• ¿Estás pensando en lanzar tu proyecto?  ¡Estamos a tu lado en cada paso para ayudarte e inspirarte!  Te ofrecemos las mejores herramientas y consejos profesionales para orientarte en tu futuro como emprendedora

    Slider-Emp-1
  • Te acompañamos en cada paso, informándote de los requisitos legales y todo lo que necesitas: Presupuesto, Financiación, Plan de Negocio,  Internacionalización  ¡Y mucho más!

    Slider-Emp-2
  • Crecer es tan importante como arrancar, pero puede llegar un momento en el que no tengas claros los siguientes pasos. Te damos pistas para reinventarte. No tires la toalla, hay muchas fórmulas para alcanzar el éxito.

    Slider-Emp-3

¿Tienes una idea? Estas son las fases para desarrollarla

Martes, 02 Junio 2020

validación-idea

¿Cuántas veces habrás escuchado que si tienes una idea no debes enamorarte de ella o, al menos, de la primera versión de la misma?

Y si aún no lo habías escuchado, es hora de que tomes buena nota, porque será la base sobre la que deberá sustentarse el proceso de diseño de tu producto o idea.
De entrada, podrá resultarte contradictorio si todos los mensajes que recibimos sobre las cualidades de una emprendedora van en la línea de que no debemos tirar la toalla, que tenemos que ser perseverantes y apostar por nuestro sueño, crecernos antes las adversidades, seguir, seguir... ¡Claro! Y así es, pero lo que tampoco debemos hacer es enrocarnos en una idea, nuestra primera idea, sin contemplar alternativas, transformaciones y mejoras.

Publicidad

Al emprender debemos ser constantes, pero también flexibles y estar abiertas al cambio. Debemos testar y medir durante todo el proceso de ejecución y si vemos que algo no funciona... es hora de pivotar.

Ya lo decía Charles Darwin, "no es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente; sino la que mejor responde al cambio".

Por ese motivo, queremos que tomes nota de estas fases que serán las que te ayuden a dar forma a tu idea y no solo desde una única perspectiva, la tuya, sino poniéndote en la piel de tu potencial cliente.

Comenzamos.

1. Si tienes que enamorarte de algo que sea del problema, no de la solución

A la hora de diseñar un producto quizás lo más complicado sea encontrar el para qué. Y es que tendemos a poner en marcha toda nuestra artillería emprendedora cuando creemos haber dado con una idea que consideramos revolucionaria sin pararnos a analizarla desde la perspectiva de lo que sucede a nuestro alrededor y sin ni siquiera comprobar si, efectivamente, es tan útil como pensamos, si resuelve el problema detectado.

Es necesario que abramos la mente y captemos el feedback de las comunidades que se beneficiarán de nuestra propuesta, solo así podremos modelar nuestro proyecto de manera que les sea realmente de utilidad.

2. Problem-Solution Fit

En esta fase nos centramos en descubrir y ajustar la solución al problema identificado en la fase anterior y por cuya resolución los futuros clientes deberían estar dispuestos a pagar.
Esta fase es importante porque nos ayuda a incrementar el valor de nuestra propuesta a la vez que minimizamos el riesgo.
Conviene que analices las soluciones similares globales y locales que existan en el mercado con el fin de conocer las dinámicas del mismo y aproximarte a las necesidades de tus clientes potenciales, sin perder de vista el estudio de la competencia ya que te darán una idea de posibles soluciones a incorporar en tu proyecto.
Deberás conocer a las personas que podrían vincularse con tu iniciativa de manera que puedas ajustar tu propuesta a sus necesidades reales. Para conseguir esta información, será muy útil que utilizar entrevistas, cuestionarios, módulos de prueba, encuestas, etc.

3. Mínimo Producto Viable

Una vez que hemos detectado el segmento de clientes afectados por el mismo problema y por cuya solución estarían dispuestos a pagar, debemos extraer la máxima cantidad de información, lo que se conoce como customer persona: cómo son, por qué y para qué te compran, qué les preocupa, qué piensan de la competencia, etc. y que trasladaremos a las funcionalidades del Mínimo Producto Viable y que les presentaremos para su testeo lo que, a su vez, nos permitirá la validación de hipótesis a través del feedback recibido.

Es el momento de salir al mercado con un producto que cuente con las mínimas funcionalidades para poder mejorarlo. A través de la información obtenida, podremos ir construyendo el producto definitivo que, en esta fase, todavía no sabremos con certeza cómo será. Esta fase es de vital importancia ya que nos va a permitir mantener un contacto directo con el cliente y mejorar con sus aportaciones y nos evitará el haber invertido previamente en el diseño de un producto que finalmente no estaría dispuesto a comprar.

Son muchos los miedos e inseguridades que se apoderan de nosotras en esta etapa y es que tememos defraudar a nuestros potenciales clientes, que no funcione correctamente o incluso que nos copien la idea. Es importante que desterremos todos estos frenos, ya que de nada servirá que invirtamos tiempos, esfuerzos y dinero en diseñar un producto que creemos maravilloso si finalmente, a la hora de la verdad, nadie lo va a querer adquirir, ¿verdad?

4. Product-Market Fit

Es el paso fundamental al que debemos llegar antes de empujar e impulsar nuestro producto. En este paso validamos nuestro modelo de negocio ya que nos encontramos con un número suficiente de personas que compran el producto, incluso con recurrencia, porque les aporta valor y también lo recomiendan.

5. Escalar

Los índices bajos de churn rate (ratio de bajas) y los índices altos de promoters (recomendaciones) nos demuestran que tenemos un producto potente y que funciona. Siendo así, las ventas pueden dispararse y será el momento de validarlo a mayor escala. Probamos y validamos todos los canales de captación, es el motor de crecimiento.

6. Acelerar

Y una vez que hemos validado que existe un problema, que tenemos una solución, que los clientes ven valor y que somos capaces de crecer de forma rentable y escalable nos plantearemos pisar el acelerador y buscar la inyección de ayuda que necesitamos para alcanzar otros mercados, incluso internacionales; hacerlo sin seguir los pasos previos anteriores es un error que puede conllevar el fracaso de la que creíamos íba a ser una gran idea.

No olvides que la mayor parte de los fracasos se producen por querer adelantar las horas de los éxitos.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí

Biblioteca de Womenalia

Inteligencia Comercial Inteligencia Comercial A lo largo de sus páginas, descubrirermos que la inteligencia comerci ...
Cómo encontrar un nuevo empleo Cómo encontrar un nuevo empleo A lo largo de esta guía se exponen y analizan numerosos casos reales ...
Reinventarse Reinventarse El Dr. Mario Alonso Puig nos ofrece un mapa con el que conocernos mejo ...