• ¿Estás pensando en lanzar tu proyecto?  ¡Estamos a tu lado en cada paso para ayudarte e inspirarte!  Te ofrecemos las mejores herramientas y consejos profesionales para orientarte en tu futuro como emprendedora

    Slider-Emp-1
  • Te acompañamos en cada paso, informándote de los requisitos legales y todo lo que necesitas: Presupuesto, Financiación, Plan de Negocio,  Internacionalización  ¡Y mucho más!

    Slider-Emp-2
  • Crecer es tan importante como arrancar, pero puede llegar un momento en el que no tengas claros los siguientes pasos. Te damos pistas para reinventarte. No tires la toalla, hay muchas fórmulas para alcanzar el éxito.

    Slider-Emp-3

"Los drones tendrán un papel fundamental en la gestión de información tras desastres naturales ", Sara Ramos.

Miércoles, 13 Marzo 2019

sara-ramos-II-355x250Sara Ramos, sostiene el premio en la entrega del Premio Emprendedoras 2018.

 

Publicidad

Sara Ramos es ingeniera aeroespacial, y lidera junto a Andrés Prada, el proyecto FRAME, galardonado en la VIII Edición de los Premios Emprendedoras 2018, que entrega el Ayuntamiento de Madrid y del que Womenalia forma parte como jurado.

Este reconocimiento se suma a los numerosos premios con los que ya cuenta el proyecto FRAME, que facilita la obtención de información tras un desastre natural, mediante el uso de drones.

WOMENALIA.- Has sido una de las galardonadas de la VIII edición del Premio Emprendedoras 2018. ¿Qué ha supuesto para ti el premio?
SARA RAMOS.- La parte más importante del premio ha sido la validación y reconocimiento que conlleva. Por un lado, la validación que supone que un jurado compuesto por gente con experiencia en distintos ámbitos haya elegido una idea de emprendimiento enfocada al impacto social es incalculable. Pero, por otro lado, esta validación también es a nivel personal, ya que emprender en el contexto humanitario es muy difícil y el Premio Emprendedoras es esa inercia que necesitamos para seguir creyendo en nuestras ideas. Por último, aprovecho para agradecer a los partners por la difusión que nos han dado, esto siempre es fundamental para una startup en sus inicios.

W.- Tu proyecto "FRAME" fue una de las ideas galardonadas, ¿a quién va dirigido este proyecto?
S.R.- En 2017, en el Huracán María, un tercio de las víctimas perdieron la vida por que la ayuda humanitaria se retrasó demasiado. Más de 2000 personas murieron por una causa que podría haber sido evitada con la tecnología adecuada. Este proyecto está dirigido a esas personas que están en riesgo en zonas donde el sector social no ha avanzado en paralelo con los grandes desarrollos tecnológicos de las últimas décadas. Hoy parece que sólo ocurre lejos de nosotros, pero con el cambio climático siendo cada vez una realidad más palpable, no podemos predecir cuándo necesitaremos medidas similares.

W.- ¿Por qué FRAME?
S.R.- Frame es un sistema de drones equipados con inteligencia artificial listos para desplegarse inmediatamente después de cualquier tipo de catástrofe. El enjambre sobrevuela la zona autónomamente y proporciona a los servicios de rescate un mapa en el que pueden entender qué vías terrestres siguen siendo transitables para la evacuación o qué puentes y edificios se han derrumbado. Gracias a Frame, podemos conocer quienes necesitan la ayuda más urgentemente y cómo llegar a ellos de la manera más segura y eficaz. Frame es necesario porque la búsqueda mediante helicópteros está desfasada: una sola hora de un único helicóptero cuesta más de 3000 euros, se necesita mucho tiempo para movilizar una flota de helicópteros y el personal a bordo vuela en condiciones de riesgo. La peor consecuencia de esto es que se acumulan grandes retrasos y los retrasos significan vidas.

W.- ¿Qué cualidades te han destacado para poder sacar adelante el proyecto?
S.R.- Creo que la mayor cualidad ha sido las ganas de hacer este proyecto realidad. Hace cuatro años estaba en Grecia visitando unos amigos y sobre las cinco de la mañana nos despertó un ruido muy fuerte. No sabíamos que pasaba por que las películas no enseñan los terremotos como en realidad son. Mientras nos pusimos a salvo debajo de una mesa mi mayor miedo era no saber qué iba a pasar porque estábamos a 300 metros de la costa, y un tsunami podría haber ocurrido. Ese fue el momento que decidí que usaría mi trabajo de fin de grado de ingeniería aeroespacial para desarrollar una solución para catástrofes. Sin embargo, no fue fácil, pregunté a más de 50 profesores sí podrían dirigir este proyecto, pero o no tenían conocimientos relevantes, o ya dirigían otros trabajos. Así que me fui al archivo de la biblioteca a buscar profesores en otros departamentos de ingeniería que hayan dirigido tesis humanitarias y así encontré a Javier y Jesús, del departamento de Informática. Lo que era un gran reto por los conocimientos tan distintos que teníamos, se convirtió en la oportunidad de unirlos y aprender a aplicar inteligencia artificial a drones.

W.- ¿Cuál ha sido el momento más difícil por el que has tenido que pasar en FRAME hasta el día de hoy?
S.R.- Una parte bastante difícil fue el desarrollo técnico. Aunque sonaba muy prometedor unir IA con drones, tuve que aprender un nuevo lenguaje de programación y una nueva estructura. El proyecto era tan interdisciplinar, que mi jurado tenía todo tipo de ingenieros. Pero quizás otro momento más difícil fue descubrir que por mucho que una tecnología sea necesaria, alguien tiene que pagar por ello. Como ingeniera había subestimado la importancia de tener un buen plan de negocio y lo complejo que es el contexto humanitario. Si una persona se queda sin Facebook un día, no pasa nada, pero si la red de drones falla, es un grave error. Por ello, cualquier nueva tecnología social necesita funcionar casi a la perfección desde el primer momento, y esto significa entre otras cosas una inversión inicial muy fuerte y un gran equipo.

sara-ramos-355x250Sara Ramos.W.- ¿Cuáles son los próximos pasos?
S.R.- Actualmente me he mudado a Londres, donde recibí una beca de excelencia para estudiar el Master in Management en London Business School. Es una de las mejores escuelas de negocios del mundo, donde aspiro a aprender cómo crear una empresa viable y expandirla tanto técnicamente como desde el punto de vista económico. Esta experiencia me ha aportado grandes oportunidades y confianza en mí misma para defender cualquier idea delante de todo el mundo. Con una vida tan cambiante, hace seis meses vivía en Toulouse y ahora aquí, es difícil predecir qué pasará después de que me gradúe, pero estoy convencida de que seguiré mi pasión, que es el emprendimiento con impacto social a través de las tecnologías espaciales

W.- ¿Qué consejos le darías a una womenalia que está pensando en emprender?
S.R.- Intentarlo. Si miro dos años atrás, nunca me imaginaría que podría llegar a estar aquí. Suena a tópico, pero es verdad; yo me empeñé en hacer mi trabajo de fin de grado basado en Frame porque sentía que cuando acabara ingeniería aeroespacial me tocaba adaptarme a la vida corporativa y lo de emprender, era casi imposible. Para mí la tesis era la última oportunidad de hacer lo que me apasionaba. Puse tanta energía y tantas ganas que al final compensó. Cuando gané el primer premio no me lo podía ni creer, por eso también destaco el atreverse a presentarte a convocatorias como el Premio Emprendedoras. Aunque no se gane, dan una sensación de realidad en lo que te gusta y conocerás a gente que te apoya y te anima a intentarlo. Las oportunidades están ahí, pero muchas veces sólo hay que salir a buscarlas. El otro consejo que daría es no tener miedo a pedir ayuda, contactad a todas las personas que necesitéis. Linkedin es un milagro para eso y la gente está dispuesta a ayudar mucho si demuestras esfuerzo e interés.

W.- ¿Qué errores no volverías a cometer?
S.R.- Puede que el error más grande fuera centrarme tanto en la tecnología que no pedí opinión a nadie con experiencia en negocio. En una empresa tenemos que aprender que el equipo y la ejecución de la idea, muchas veces es más importante que la idea. De hecho, en emprendimiento se pivota muchas veces de idea, se cambia, se repiensa... por lo que cuanto más se escuche al exterior, mejor.

W.- Según el Instituto de la Mujer, solo el 31,4% de los matriculados en STEM son mujeres. Como ingeniera aeroespacial, ¿cuáles crees que pueden ser los principales motivos?
S.R.- Es complicado para mi responder a esta pregunta, porque yo siempre tuve claro que quería ser ingeniera aeroespacial. No sé hasta qué punto tienen una influencia en otras chicas el hecho de que haya más hombres o los tópicos de ingeniera bajita, con gafas y pelo sucio, aunque desde luego no ayudan. Sin embargo, una posible explicación es que elegimos las carreras muy pronto y con muy poca información. A los 16 años elegimos entre ciencias tecnológicas, biología o letras, y a los 18 el grado. A esa edad, mucha gente no sabe que va aprender en una ingeniería más allá de física y matemáticas y resultan menos atractivas. Por eso puede que muchas chicas, opten más por ciencias de la salud, ya que curiosamente en ingeniería biomédica sí que hay un porcentaje mucho más alto de chicas.

W.- ¿Has tenido algún referente femenino o mentor en el que te hayas apoyado a la hora de emprender?
S.R.- Sí, bastantes. Mi madre es enfermera y habla con todo el mundo. Si ahora le piden que aparezca en China en 10 horas lo conseguiría convenciendo y hablando con la gente. Ahí aprendí la importancia de comunicarse de manera efectiva. Mi hermana y mi tía Rosa, se lo toman (casi) todo con humor y filosofía y eso, hace que los baches del emprendimiento se pasen mucho mejor. Paloma Domingo, actual directora del FECYT, fue de las primeras que conoció mi proyecto y como es apasionada de la tecnología y del espacio me dio mucho apoyo para atreverme con el emprendimiento. También, las chicas que se acercan después de una charla a hablar conmigo, o las mujeres que conozco en eventos como la gala del Premio Emprendedoras. Siempre tienen un ambiente que inspira y me recuerda a por qué hay que atreverse a seguir tus sueños. Y por último, no es una mujer pero tengo que decirlo, mi padre, que me enseñó el valor de la exigencia.

W.- ¿Cuál es el horizonte de FRAME?
S.R.- Estoy convencida de que los drones van a tener un papel fundamental en la gestión de información tras desastres naturales, entre otros muchos sectores. Personalmente, me encantaría estar liderando esta revolución tecnológica con FRAME, ya que es un sueño que poco a poco se ha ido materializando. Pero comentaba antes, hay todavía muchas barreras de entrada en emprendimiento humanitario, desde grandes inversiones iniciales hasta la gran distancia que hay entre el sector público, que regula la mayoría de actividades sociales, y el privado. El horizonte de FRAME estará marcado por cómo entendamos el valor de las tecnologías aeroespaciales y cómo fomentemos el emprendimiento en este contexto; además, de que nos atrevamos a seguir desarrollando propuestas que vayan más allá de esas barreras.

 


¿Te ha parecido interesante este contenido? ¡Descubre el resto de Women at Technology!

boton inicio

 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí

Biblioteca de Womenalia

Inteligencia Comercial Inteligencia Comercial A lo largo de sus páginas, descubrirermos que la inteligencia comerci ...
Cómo encontrar un nuevo empleo Cómo encontrar un nuevo empleo A lo largo de esta guía se exponen y analizan numerosos casos reales ...
Reinventarse Reinventarse El Dr. Mario Alonso Puig nos ofrece un mapa con el que conocernos mejo ...