• ¿Estás pensando en lanzar tu proyecto?  ¡Estamos a tu lado en cada paso para ayudarte e inspirarte!  Te ofrecemos las mejores herramientas y consejos profesionales para orientarte en tu futuro como emprendedora

    Slider-Emp-1
  • Te acompañamos en cada paso, informándote de los requisitos legales y todo lo que necesitas: Presupuesto, Financiación, Plan de Negocio,  Internacionalización  ¡Y mucho más!

    Slider-Emp-2
  • Crecer es tan importante como arrancar, pero puede llegar un momento en el que no tengas claros los siguientes pasos. Te damos pistas para reinventarte. No tires la toalla, hay muchas fórmulas para alcanzar el éxito.

    Slider-Emp-3

Cómo formular el mensaje correcto para conquistar a tus usuarios

Miércoles, 20 Febrero 2019

emp-mapa-de-empatia

No es necesario que diga que sin clientes no hay empresa que tenga sentido. Por lo tanto, vamos a ir a buscarlos, vamos a ofrecerles lo que buscan y vamos a cuidarles para que vuelvan. Y ¿cómo se consigue esto? Pues nadie dice que sea fácil, pero ¡tenemos que intentarlo!

Tenemos que comenzar por conocernos a nosotros, saber qué hacemos, qué nos hace diferentes, quién es nuestra competencia, quién es y dónde está nuestro público objetivo. Y, una vez que tengamos definido esto, daremos el siguiente paso: definir nuestro mensaje.

Publicidad

El mensaje va a ser la vía que nos ayude a conseguir los objetivos que nos hayamos marcado. Siempre lo digo, objetivos que se puedan conseguir. De nada sirve marcarse unos objetivos utópicos por muy bonitos que sean.

Igualmente, de nada sirve lanzar un mensaje muy original y rebuscado, si nuestro público no lo va a entender.

El reto es buscar un mensaje correcto, que llegue de manera clara, sin ruidos y, lo más importante, que provoque la reacción que estamos buscando.

¿Cómo formular el mensaje correcto?

Formular el mensaje correcto es una tarea que nos va a llevar tiempo. No se trata solo de definirlo y de buscar que sea atractivo u original, sino de ponerle cara, de hablar al usuario de tú a tú. Para ello, tenemos que tratar de personalizar al detalle la imagen que tenemos de nuestro público.

Vamos a juntar todas las características que hemos reunido de nuestros usuarios para definir el target: sexo, edad, estilo de vida, poder adquisitivo, hábitos de consumo... -cuántos más parámetros podamos definir, mucho mejor-, y ponerle rostro. Con el análisis de estos datos, acabamos de saber ¿cómo es?

Las siguientes preguntas que nos debemos planear son ¿qué ve? Es el momento de analizar la oferta a la que está expuesto, qué impactos son los que recibe.
¿qué escucha? (quién de su entorno influye en él, qué medios consulta, qué canales utiliza para informarse...).

Ya le tenemos un poco más definido, pero nos falta por conocer su comportamiento ¿qué hace?, ¿qué dice?, ¿cómo reacciona ante estímulos publicitarios?...

Y no nos podemos olvidar de empatizar, de imaginar sus emociones, de percibir sus preocupaciones, sus gustos, sus objetivos... ¿qué piensa? ¿qué siente?

Una vez que tenemos la imagen es hora de plasmarla en papel y ponerle una cara real. Por ejemplo, la de un hombre de entre 35 y 43 años infoxicado de contenidos, por lo que solo está abierto a ver temas que le interesen (sin ruido alrededor), solo dedica tiempo al contenido atractivo que le ayude a estar enterado. Además, sabemos que se mantiene informado a través del smartphone y es activo en algunas redes sociales como Twitter y Facebook. Es una persona deportista y con afición por los viajes. También sabemos que toma decisiones en base al posicionamiento de marcas, a opiniones de influencers, etc.

Este mapa de empatía nos ayuda a conocer más a nuestra audiencia y a poder ofrecerle solo lo que le interesa.

Es el momento de construir nuestro discurso. Para ello:

- Salvo casos excepcionales, el tiempo corre en nuestra contra. Los usuarios están infoxicados. Apenas dedican unos segundos a ver el contenido de cada marca que le interesa, por lo que tenemos que ser capaces de mantenerlos atentos ese instante. Para ello, nuestro mensaje debe expresar nuestra esencia más profunda de forma clara y sintetizada.

- El tono empleado es también un recurso a tener en cuenta. Para definir cuál es el que vamos a usar, tendremos que tener claro el objetivo a conseguir. No utilizaremos el mismo tono para vender que para buscar engagement o para entretener.
El tono puede ser: corporativo, informativo, testimonial, informal, cercano, humorístico... y debe de mantener siempre la educación y la buena ortografía.

Y, con todos estos datos, ya solo nos queda redactar, publicar y probar. Ten en cuenta que no vas a ver resultados inmediatos, pero sí puedes ir analizando cuáles son los contenidos que funcionan, los que se comparten, los que son indiferentes... y seguir puliendo el mensaje hasta llegar al mensaje "perfecto". 

maria-oriza-cedrunPor María Oriza, Responsable de Comunicación en Spain Business School
 
Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí

Biblioteca de Womenalia

Inteligencia Comercial Inteligencia Comercial A lo largo de sus páginas, descubrirermos que la inteligencia comerci ...
Cómo encontrar un nuevo empleo Cómo encontrar un nuevo empleo A lo largo de esta guía se exponen y analizan numerosos casos reales ...
Reinventarse Reinventarse El Dr. Mario Alonso Puig nos ofrece un mapa con el que conocernos mejo ...