Claves del éxito en la expansión comercial al exterior

Martes, 04 Agosto 2015

Página 2 de 5

En primer lugar, ANALIZANDO EL ENTORNO. Existe una serie de amenazas y oportunidades a detectar tanto en el macroentorno (político, económico, socio-demográfico, legal, tecnológico, ecológico...) como en el microentorno (clientes, competidores, proveedores, redes de distribución, administración...) de cada mercado o país.
La empresa debe adaptar sus factores internos a la coyuntura del entorno para intentar alcanzar la mejor situación competitiva posible. Para tener éxito, la empresa debe además elaborar una oferta adaptada a las particularidades de dicho mercado, adecuando su estrategia a la situación particular de ese nuevo entorno para mantener su capacidad competitiva. Las diferencias en los entornos de negocio de los diferentes mercados fuerzan a la empresa a preparar ofertas adaptadas a cada uno de ellos.

Los principales obstáculos a los que se enfrenta la empresa en un nuevo mercado son:

Publicidad

Distancias lingüísticas y culturales: idiomas, forma de pensar, cultura empresarial y de negocios, gustos de los consumidores, comunicación con el mercado...
Distancia geográfica: se incrementa el tiempo de entrega de las mercancías y se encarece el transporte del producto. La distancia también dificulta la comunicación directa de la empresa con los distribuidores y consumidores.
Situación socio-económica del mercado de destino: influye en la capacidad de adquisición de los productos que comercializa la empresa. La situación social, política y económica puede ser una fuente de inestabilidad y provocar situaciones de riesgo ('riesgo país') que conviene anticipar y eludir en lo posible.
Barreras arancelarias: las establecen los Gobiernos de los países de destino sobre los productos importados, para restarles competitividad frente a los artículos nacionales y así proteger la industria doméstica. Las barreras más comunes son los denominados derechos arancelarios, que consisten en la aplicación de tarifas que incrementan el precio de los productos extranjeros. Otros instrumentos proteccionistas con similares efectos son los contingentes, los cupos, las cuotas a la importación, etc...
Normas técnicas: aunque su objetivo aparente es la protección de los consumidores del mercado nacional, de los animales o del medioambiente, su verdadero fin suele ser entorpecer y hacer más costosa la exportación, a veces incluso inviable.

Sin embargo, las tendencias del entorno internacional de los últimos años propician el acceso a los mercados internacionales por parte de las empresas debido principalmente a la homogeneización de los contextos de negocio de los diferentes países, dando lugar a nuevas oportunidades para la exportación.

1311-act-internacionalizacion-iii-mundoEntre las principales tendencias se pueden señalar:

Entorno político-institucional: auge de los organismos e instituciones multilaterales (GATT-OMC, FMI, BM, etc.) y procesos de integración económica regional (UE, MERCOSUR, ASEAN, etc.) que promueven la liberalización de los mercados y la eliminación de las trabas al comercio entre los países que los conforman.
Entorno económico: casi todos los países se rigen por un sistema económico de mercado, incentivando la liberalización del comercio, la desregulación de los mercados y el fomento de la libre competencia.
Entorno tecnológico: existe una tendencia al acercamiento tecnológico entre los distintos países que hace posible la deslocalización de las actividades productivas a cualquier lugar del mundo.
Entorno físico: se ha producido una intensificación regulatoria derivada del fenómeno 'eco' que se ha propagado a nivel mundial por la creciente sensibilidad de los agentes políticos, sociales y económicos.
Entorno sociocultural: por una parte se ha producido una cierta uniformización de las pautas de comportamiento y preferencias de los consumidores en algunos sectores (por causas como la homogeneización de los sistemas educativos, el surgimiento de los medios de comunicación globales, más cantidad y frecuencia de viajes y estancias en el exterior), y por otra se observa el auge de las posiciones que defienden el reconocimiento de las diferencias culturales. En ese equilibrio se encuentra parte de la fórmula de éxito: aprovechamiento de la globalización de la demanda incorporando los valores de las especificidades locales.

En segundo lugar, el ANÁLISIS INTERNO: la capacidad exportadora de la empresa. La Internacionalización conlleva un alto nivel de exigencia. Para poder afrontarlo de manera óptima, es necesario que las empresas cuenten con alguna capacidad o aspecto diferencial sobre su competencia, y que dicha ventaja competitiva pueda ser explotada en los mercados exteriores a los que la empresa se quiere dirigir.
Lógicamente, estas características diferenciales deben ser trasladables a los mercados exteriores y no deben verse afectadas por los obstáculos propios de la actividad exportadora.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí