Internacionalización en nuevos mercados I: Razones, Riesgos y Ventajas de la Internacionalización

Jueves, 25 Septiembre 2014

internacionalizacion WomenaliaLas empresas españolas han atravesado en los últimos decenios varios hitos que han actuado como palancas impulsoras de la Internacionalización: la entrada en la CEE (1986), el Mercado Único Europeo (1993), los acuerdos de liberalización GATT-OMC (1995), la entrada en la Unión Económica Monetaria (1998), el apoyo a los diferentes procesos de integración económica, política y comercial como la Unión de Naciones de América del Sur (UNASUR), el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) o el MERCOSUR y el interés de los nuevos impulsos integradores que están desarrollándose en la región como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) o la Alianza del Pacífico, la Moneda Única (2002) y la ampliación de la UE (última incorporación en 2013 con Croacia).

Por otro lado, la madurez del mercado español y el reajuste económico que se está viviendo tras más de una década de crecimiento basado en el sector de la construcción e inmobiliario, han conducido a un elevado nivel de competencia en el mercado nacional que empuja a la empresa hacia otros mercados que permitan mantener su ritmo de crecimiento.

Publicidad

Las razones que llevan a la empresa a su Internacionalización son las siguientes:

1. Seguir creciendo en su sector, dado que el mercado interno se ha quedado pequeño
2. Aprovechar la capacidad ociosa de fabricación
3. Exportar porque el mercado externo es el mercado natural por escasez de estos productos
4. Diversificar el riesgo de operar en un solo mercado
5. Ganar prestigio en el mercado interno
6. Compensar una crisis en el mercado interno
7. Acceder a un mercado más grande (mayor volumen) y así poder competir en un sector donde otras firmas obtienen economías de escala a nivel mundial
8. Ganar competitividad al luchar con competidores más eficientes
9. Por la dura competencia en el mercado interno o como reacción ante el ataque de un competidor internacional que amenaza su posición
10. Porque el mercado internacional es más rentable

Pero antes de abordar el proceso de internacionalización, es preciso ser consciente de las ventajas y riesgos que conlleva. Pedro Lalanda, Experto en Internacionalización de empresas y Miembro del Consejo Internacional de Expertos nos brinda su conocimiento en esta área:

Estos son algunos de los obstáculos que las empresas deberán de superar:

- Para salir al exterior, la empresa debe contar con una motivación clara y precisa que le lleve a actuar: el éxito del proyecto dependerá de la existencia de compromiso, motivación y convencimiento estratégico que permita superar los numerosos obstáculos y dificultades que aparecerán.

- La exportación no es un proceso a corto plazo con resultados inmediatos, sino que el esfuerzo realizado tarda en dar sus frutos.

- Exige una dedicación permanente de recursos especializados

- La lista de requisitos operativos para acceder a nuevos mercados es larga y heterogénea.

- Fuera del área Euro, las operaciones comerciales deben considerar el riesgo de tipo de cambio.

- Asimismo, existe el llamado Riesgo País que implica la posibilidad de una evolución negativa de las condiciones políticas y económicas de los mercados de destino.

Por lo tanto, nos podemos encontrar con:

1. Obstáculos financieros: Falta de adecuados créditos a la exportación y Volatilidad de los tipos de cambio.

2. Obstáculos comerciales: Desconocimiento de oportunidades comerciales, el difícil acceso a compradores potenciales en el extranjero y a la falta de contactos y de conocimiento de la forma de actuar en el mercado de destino.

3. Obstáculos logísticos: Elevados costes de los transportes, de la coordinación y del control, que se acentúan cuanto más lejos se encuentre el país elegido.

4. Obstáculos culturales como pueden ser eI idioma y los gustos, costumbres y tradiciones.

5. Restricciones legales impuestas por los gobiernos como pueden ser las barreras arancelarias (derechos aduaneros) y barreras no arancelarias (controles de calidad, sanidad, especificaciones técnicas, normas de seguridad, etc).

6. Obstáculos en la inversión directa impuestos por los gobiernos: Controles a la propiedad de la empresa, restricciones para la repatriación de beneficios, la obligación de fabricar productos con contenido local y la obligación de contratar a mano de obra del país y limitar el número de empleados extranjeros.

En general, las ventajas del proceso de internacionalización compensan holgadamente los riesgos. Estas son las más significativas:

Internacionalizacion paises- Optimizar recursos: el desarrollo de mercados (exteriores o no), es una estrategia que genera economías de escala, pues la mayor parte de las actividades de la empresa ya habrán sido desarrolladas para la adecuada cobertura de los mercados actuales.

- La Internacionalización es también una alternativa adecuada para empresas cuyo mercado nacional está saturado y donde la captación de nuevas ventas exige realizar una inversión importante que reduce la rentabilidad de sus acciones, sobre todo si se trata de mercados maduros en los que es difícil incrementar la demanda. En el caso español, además, hay que considerar que existen mercados mayores que el doméstico hacia los cuales dirigir las exportaciones o incluso con una concentración relevante en los segmentos de consumidores afines a la gama de productos de la empresa.

- Alargar el ciclo de vida de los productos: la exportación a países menos desarrollados permite a la empresa sostener e incluso impulsar el nivel de ventas de productos que en el mercado nacional están obsoletos y en declive.

- Compensar una mayor competencia: la entrada de nuevos competidores tiende a reducir la cuota de mercado de la empresa y sus beneficios. Con la exportación, la empresa puede acudir a mercados menos competidos y mantener o incluso incrementar las ventas y los beneficios.

- Mantener la actividad y diversificar riesgos: en una coyuntura de estancamiento o recesión, la actividad exportadora es una manera de dar salida a los excedentes que el mercado doméstico no es capaz de absorber, derivándolos hacia países o mercados cuyos ciclos económicos no coinciden con la situación nacional.

- Mejorar la reputación de la empresa: salir al exterior contribuye a transmitir una mejor imagen ante los diferentes agentes con los que se relaciona la empresa como clientes, proveedores, bancos, inversores, instituciones...

- Compensar la estacionalidad de la demanda o la oferta: la exportación ayuda a reducir las oscilaciones en las ventas y beneficios de las empresas, sobre todo en los sectores en los que existe una fuerte estacionalidad.

- Adquirir experiencia y conocimientos a partir de la actuación de los competidores extranjeros y de las exigencias de los consumidores de otros mercados.

- Seguir a los clientes actuales de la empresa desde el mercado nacional hasta otros mercados exteriores.

Lo normal es que la transformación de una empresa nacional en internacional se realice mediante un proceso gradual, en el cual el grado de compromiso de la empresa crece conforme se incrementa su conocimiento del mercado externo y de las variables inherentes al propio proceso.

La semana que viene podrás leer Internacionalización en Nuevos Mercados II: Decisión de Exportar


 Si te ha interesado este contenido te recomendamos:


 Artículo redactado por Cristina Ureña

curena perfil

Cristina Ureña es Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Comunicación Política y Empresarial por la Universidad Camilo José Cela. Ha trabajado en el área de Comunicación de diversos medios de comunicación, tanto en televisión, radio y gabinetes, con especial hincapié en la Com. Política y Empresarial. Actualmente es Redactora Jefe de contenidos Executive en Womenalia. Además, forma parte del departamento de Social Media de Womenalia.com. curena@womenalia.com

Puedes seguirle en Womenalia, Twitter y Linkedin.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí