No te enamores de tu primera idea y ten a mano un plan B

Lunes, 04 Enero 2016

No te enamores de tu primera idea y ten a mano un plan B¿Tienes una idea de negocio y estás pensando en ponerla en marcha? Antes de emprender debes tener claro que no puedes enamorarte de la primera idea que se te haya ocurrido porque puede que no sea la adecuada.

No existe una fórmula mágica para saber si una idea tendrá éxito, pero lo que sí puedes hacer es investigar y analizar tu idea, ¿cómo? Mediante un lienzo de modelos de negocio o Business Model Canvas que te ayudará a analizarlo desde un punto de vista visual.

Publicidad

El modelo Canvas se compone de nueve bloques que cubren las cuatro áreas principales de un negocio: clientes, oferta, infraestructuras y viabilidad económica:

  • Segmento de clientes. Analiza quiénes son los clientes a quienes quieres vender tu propuesta de valor, cuáles son los segmentos de clientes a los que quieres dirigirte y qué necesidades tienen.
  • Propuesta de valor. Se diseña en función a las necesidades del cliente y cómo se les das respuesta. Es la razón por la que el cliente compra y lo que otorga ventaja competitiva.
  • Canal. Cómo entregar la propuesta de valor a cada segmento de clientes y a través de qué canales interactuar con ellos.
  • Relación. ¿Qué relación mantendremos con nuestros clientes?, ¿qué va a inspirar la marca en ellos? Este bloque es uno de los pasos más complejos de llevar a cabo. El diseño de los servicios es fundamental para la imagen de marca.
  • Flujos de ingresos. ¿Cómo es el flujo de ingresos? ¿Diario, mensual, fijo, variable, estacional? No siempre conviene optar por la venta directa, también existen otras vías más innovadoras para recibir esos ingresos como suscripción, freemium...
  • Recursos clave. Aquí se engloban los bienes tangibles como las maquinarias, local, tecnologías, know-how, recursos humanos. Cuantificarlos te permitrá conocer la inversión necesaria para contar con ellos.
  • Actividades clave. Para entregar la propuesta de valor debes llevar a cabo una serie de actividades clave internas: procesos de producción, marketing, distribución... que te permiten entregar al cliente la propuesta de valor y generar ingresos.
  • Socios clave. Es necesario recurrir a aliados o socios que potencien la propuesta de valor. No podemos pensar que nuestra empresa es autosuficiente. Los contactos te ayudarán a ejecutar el modelo de negocio con garantías.
  • Estructura de costes. Una vez definido lo anterior, es imprescindible fijar una estructura de costes. ¿Cómo? Calculando los costes de inversión y la rentabilidad de la propuesta aprovechando los beneficios, en el menor tiempo posible, y con unos costes mínimos.

Otra fórmula para saber si tu idea es la adecuada, es aprendiendo de los errores más comunes de los emprendedores. Como ya señalamos en un artículo anterior, algunos fracasos se pueden convertir en una oportunidad para empezar de nuevo, pero si quieres hacerlo bien desde el principio, te recomendamos que tomes nota de los principales errores de los emprendedores:

  • Elegir mal a socios y equipo.
  • Creer que nuestra idea es la mejor.
  • Emprender en un momento de inestabilidad personal.
  • Falta de experiencia y formación.
  • Apostar por un solo mercado y no tener escalabilidad.
  • Empezar a lo grande.
  • Falta de planificación.

Las causas por las que un proyecto fracasa son muchas y muy variadas, pero si tienes en cuenta estas recomendaciones tendrás más posibilidades de que tu idea pueda convertirse en un negocio rentable.

Que todo salga tal y como nos lo imaginamos y que se cumplan nuestras expectativas es algo casi imposible. ¿Qué hacer si surgen contratiempos o mi idea fracasa? Ten siempre a mano un Plan B con posibles escenarios y alternativas viables.

El peor error que puedes cometer al emprender es seguir al pie de la letra el plan de empresa. Tu negocio debe ser capaz de adaptarse a los cambios que exige el mercado y para ello debes tener elaboradas alternativas que te ayuden a adelantarte a los posibles problemas.


Si te ha interesado este artículo te recomendamos:

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí