Vende tu proyecto en 5 minutos

Miércoles, 20 Febrero 2019

1404-act-venderte-cinco-minutos¿Conoces la mejor forma de vender ideas de negocio? Elaborar una síntesis vendedora de tu propuesta de valor para clientes, inversores, prensa u otros destinatarios muchas veces se nos hace cuesta arriba. Son muchas las situaciones en la que tenemos que presentar un proyecto y una propuesta en un tiempo breve para vender proyectos.

Todos intentamos contar mucho en poco tiempo, y en ocasiones, la persona que tenemos delante no dispone del tiempo suficiente para poder valorar esa propuesta, o lo peor aún, convencerle o intrigarle para sentarnos con él en un futuro muy próximo. La clave es la preparación de un discurso sintético y, sobre todo, vendedor.

Publicidad

¿Un encuentro casual con un inversor? ¿Unos minutos para presentarse en una ronda de negocios? ¿Un potencial cliente en una feria o exposición te pide que le cuentes qué haces? Cuando el tiempo y la atención de tus interlocutores son limitados es esencial tener preparado un discurso acerca de tu negocio.

A continuación, os proponemos unas recomendaciones para hacer de esos 5 minutos una oportunidad para tu negocio:

• Aunque la presentación tal vez sea casual y seguramente breve, es esencial tener un discurso bien preparado, estudiado y ensayado, para asegurarse de transmitir todo lo necesario. Escribe los conceptos centrales de tu propuesta de valor y dedica tiempo a refinar el texto y practicar cómo decirlo.

• Asegúrate de no vender exclusivamente el concepto genérico de tu actividad, sino de destacar lo que entre tú y la empresa tienen de particular. Es un error habitual, sobre todo en quienes están al frente de emprendimientos novedosos que requieren explicación. Es fundamental reforzar no sólo lo que haces sino cómo te diferencias del resto de competidores en el mercado.

• No olvides presentarte personalmente y explicitar tu rol en el proyecto. ¿Eres el fundador? ¿Un vendedor? ¿Parte del equipo?

• Si dispones de imágenes, folletos, tarjetas, productos u otros elementos para dar soporte a tu charla, ten en cuenta que, por un lado, tienen un alto impacto, pero, por otro, pueden distraer la atención de lo que dices. Asegúrate de dosificarlos.

• Ten en cuanta quién es el destinatario. No es lo mismo contarle tu negocio a un potencial inversor, a quien quieres mostrar las oportunidades de crecimiento económico, que a un periodista en busca de una novedad, o bien a un potencial cliente a quien debes explicar de qué forma puedes satisfacer sus necesidades.

Promueve el diálogo. Si te lanzas a recitar tu discurso sin generar una verdadera interacción, es probable que tu interlocutor no te escuche con atención. Establece contacto visual y anima a la otra parte a realizar preguntas.

• Termina siempre ofreciéndote a ampliar, pidiendo sus datos de contacto y dando los tuyos, en forma de tarjeta comercial, folleto, dirección web o la forma de buscarte en redes sociales.

¿Aún no tienes bien perfeccionado tu discurso de ventas? Tres minutos son suficientes para exponer las claves principales de un proyecto, lo importante es la estrategia de presentación que se utiliza.

Por ejemplo, ¿cómo harías si tuvieras que exponer un proyecto de negocio a un posible accionista o inversor y tuvieras el tiempo justo? En tan solo minutos se puede conseguir el capital necesario para la puesta en marcha de una empresa, sobre todo en el caso de los emprendedores. Lo difícil es saber vender la idea. Hay que tener claro que los inversores buscan rentabilidad, el retorno de su inversión con los máximos beneficios, conocido como ROI.

Por ello, para presentar una idea con éxito, hay que demostrar:

- Que es un negocio viable, que existe un mercado donde hay una necesidad sin cubrir y en el que se pueden obtener clientes potenciales.

- Explicar muy bien la idea, mostrar claramente la propuesta: qué has desarrollado, para qué y por qué es una idea atractiva para un inversor.

- Mostrar un elemento diferenciador, algo que lo haga único e innovador.

1404-act-elevator-pitch-ascensorCualquier situación u ocasión que aprovechemos puede ser un momento decisorio en nuestra vida. Así lo hizo un emprendedor cuando aprovechó en un ascensor para contar su proyecto empresarial a Bill Gates, y de cómo fue capaz de ganarse la atención de éste en el tiempo que duraba su viaje en ascensor. Eso es el Elevator Pitch, ser capaces de concretar lo relevante de una propuesta, hacerla atractiva, convencer al interlocutor, y hacerlo en un breve período de tiempo. Exige conocer el modelo de negocio, capacidad de síntesis y talento para comunicar claves. Y aunque siempre hablamos de "vender proyectos empresariales" el ámbito de aplicación es más amplio porque se pueden vender ideas, planes o incluso, marcas personales.

El elevator pitch es, por lo tanto, la perfecta maquinaria para vender un producto de forma sencilla y rápida, mostrando las claves principales de la una idea y potenciando sus elementos diferenciales. No deja de ser una herramienta de marketing estratégico que permite acercarnos tanto a inversores como a posibles clientes.

Intentar explicar verbalmente una visión en una sala llena de gente siempre es muy difícil. Pero como decía un proverbio japonés, Visión sin acción es un sueño, acción sin visión es una pesadilla. El pitch es la presentación pública de un proyecto ante un grupo de personas que tiene la capacidad de financiar, participar o colaborar de alguna forma en un proyecto. Habitualmente se trata de un acto público, con una duración concreta de tiempo. Se muestra una idea, un proyecto o un plan de negocio, de forma verbal y corporal. No se trata de contar, sino de despertar interés y curiosidad para vender posteriormente.

No hay una fórmula mágica, cada pitch es diferente y dependerá sobre todo de la personalidad de quien lo hace y del grado de preparación que le ha dedicado. Eso sí, todos deben realizarse con pasión y entusiasmo.

Recuerda que la gente compra por la emoción, no por la lógica, y se hace una primera impresión durante los primeros segundos del encuentro. Por eso hay que "vender" emoción con pasión para el mundo del entretenimiento y de la cultura.

Debes aprender a ser breve. Es muy importante dar una explicación exacta de lo que tu proyecto ofrece: "Éste es el proyecto que quiero hacer, tengo esto hasta el momento y necesito esto". Céntrate en lo importante. Aprende a describir tu empresa de forma rápida y concisa. Muy a menudo, las personas con el pitch más breve despiertan más interés, ya que dejan a los interlocutores con ganas de saber más u obtener más información.

Si hay interés, habrá reuniones de seguimiento para abordar los detalles.

¿Aún tienes dudas de cómo hacerlo? María Gómez del Pozuelo te lo explica en el siguiente vídeo.


Si te ha interesado este artículo, te recomendamos, además:


Artículo escrito por Cristina Ureña, Social Media Manager en Womenalia.

Publicidad
4 Comentarios
  • Jessica Garibay Romero
    hola tengo una idea para fundas de celular no saben con quien me puedo comunicar?
    Martes, May 23 2017 9:34:38pm
  • Hafsa Oukal
    Hola tengo una idea para una app pero nose con quien ponerme en contacto...
    Viernes, Ene 20 2017 10:54:46am
  • Esther Roche Polo
    Muy bueno Cristina. Gracias por compartir tu expertise con nosotrs. Esther
    Viernes, Ene 8 2016 2:32:50pm
  • Alicia Retamar Rico
    Interesantísimo Cristina! Yo esto lo tengo que aplicar a diario!!
    Jueves, Jun 18 2015 1:13:26pm
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí