Encuentra tu espacio de trabajo

Lunes, 13 Abril 2015

1402-not-autonomos-pin24El espacio de trabajo es fundamental para desarrollar una buena labor profesional, aunque muchas veces lo subestimamos o, al menos, le quitamos importancia y lo utilizamos como pretexto para reducir costes.
 
En casa, lo justo

Aún es muy común entre los emprendedores españoles, cuando empiezan su aventura, el uso del propio hogar como espacio de trabajo. A la comodidad indiscutible que supone ahorrar tiempo y dinero en desplazamientos se le oponen, sin embargo, numerosos obstáculos, empezando por la carencia de un espacio de trabajo adecuado y diferenciado, donde se pueda recibir a clientes y proveedores sin dar una mala imagen.
 
Además, trabajar en casa puede llevarnos a adquirir malos hábitos como trabajar en pijama y sin duchar, trabajar en el sofá y otros lugares supuestamente cómodos pero que acaban produciéndonos un problema de espalda, las fobias que puede generar pasar la mayor parte del día (o todo) entre las mismas cuatro paredes, y muchas veces sin ver a ninguna otra persona, las distracciones y las dificultades para desconectar fuera de tu horario laboral.
 
Por todo esto, aunque trabajar en el propio hogar puede ser un recurso para reducir costes al iniciar tu actividad, no es recomendable alargar esa situación, a no ser que tengas una casa de gran tamaño donde puedas separar la zona de vivienda de la de oficina, aislándolas a la vista de las visitas y tomándote muy en serio las diferencias para que tu vida personal y la laboral no interfieran la una en la otra más de lo estrictamente necesario.
 
El auge del coworking

Para ahorrar costes, el espacio de trabajo compartido es una opción que existe desde hace tiempo. Oficinas grandes donde puedes alquilar un despacho o quizá tan sólo una mesa. Lo que ocurre es que generalmente estos espacios, baratos a primera vista, van subiendo de precio a medida que sumamos teléfono, ADSL, un mueble con llave, uso de la sala de reuniones, fotocopias y otros servicios.
 
Frente a este tipo de oficinas, el coworking ha surgido con fuerza en España, como consecuencia del crecimiento del número de autónomos y emprendedores que han iniciado su actividad como medio para salir del desempleo. A diferencia de las oficinas compartidas, el coworking incluye “de serie” todos los servicios que puede necesitar un trabajador, incluso sala de reuniones, cocina y área de descanso. Además, los servicios añadidos, como puede ser la asesoría fiscal o los cursos de formación, suelen tener precios ajustados.
Gracias al coworking podrás interactuar con otros emprendedores, crear sinergias que os permitan crecer profesionalmente y alcanzar metas más fácilmente
La ventaja más importante del coworking, además de su bajo coste, es la posibilidad de interactuar con otros emprendedores de tu sector y de otros, obteniendo sinergias que os permitan a todos crecer profesionalmente y alcanzar metas que individualmente serían más complicadas. Es lo que se llama networking, que en este tipo de espacios se produce continuamente, incentivado por quienes los gestionan. Se podría decir que el coworking lo forman más las personas que el espacio en el que trabajan.
 
Como suele ocurrir con las modas, al coworking le salen imitaciones que conviene detectar, que no pasan de ser una oficina compartida con un aspecto más o menos moderno. Por eso, si buscas un coworking, asegúrate de que responde a tus expectativas:
  • Ubicación en la zona de la ciudad que te interesa.
  • Un espacio de trabajo adecuado para desarrollar tu actividad, sin apreturas.
  • Un precio adecuado que no se dispare al añadir servicios que necesitas.
  • Un ambiente de trabajo adecuado, donde haya colaboración y buena relación entre los emprendedores, sin confundirlo con una fiesta continua.
  • También tendrás que mirar hacia tu interior y asegurarte de que estás dispuesta a colaborar y no competir, a compartir ideas sin miedo a que te las roben.
Obviamente, el coworking no sirve para todas las actividades. Así, las que requieran un espacio de almacenamiento o un movimiento continuo de material, especialmente si es de grandes dimensiones, no suele encajar en este tipo de espacios. Si necesitas tenerlo en el mismo punto en el que trabajas, tendrás que plantearte tener tu propio local.
 
Viveros de empresas

Otra alternativa, que no está al alcance de todos, son los viveros de empresas. Se trata de iniciativas públicas, casi siempre puestas en marcha por ayuntamientos para fomentar el emprendimiento. Con las ventajas del coworking, ofrecen mejores precios y más espacio, pero por un tiempo limitado, pues están concebidos para apoyar el nacimiento de empresas hasta que éstas puedan levantar el vuelo para dejar espacio a otras nuevas.
 
El mayor problema de los viveros es que no suelen estar en lugares céntricos, lo que dificulta las comunicaciones, especialmente para quienes necesitan entrar y salir con frecuencia. A cambio, ofrecen servicios añadidos como formación y asesoramiento. De hecho, en los viveros se describen con frecuencia como aceleradores y como incubadoras de empresas. En grandes ciudades, como Madrid, están distribuidos por especialidades, fomentando las sinergias entre emprendedores del mismo sector.
 
 

 
DA FORMA A TU IDEA
Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí