Fórmulas de financiación para emprendedoras

Miércoles, 07 Septiembre 2016

Página 2 de 3

1402-not-ayudas-y-subvenciones-para-dosmilcatorce-autonomosEl inversor privado que decida arriesgar su dinero en tu proyecto va a pedirte a cambio una alta rentabilidad. Todo dependerá de qué argumentos utilices para convencerlo y de las posibilidades que tu negocio tiene de prosperar. La figura del Business Angel  ha evolucionado de tal forma, que a menudo se celebran en España encuentros en los que los emprendedores pueden exponer su proyecto mediante un Elevator Pitch  ante un grupo de estos inversores, que acuden en busca de nuevas ideas que apoyar económicamente. Algunos incluso se asocian en grupos inversores, la mayoría de las veces unidos por su interés en un sector común.

Capitalizar el paro
Publicidad

Una de las cuestiones que muchos emprendedores se plantean cuando van poner en marcha un negocio es la paradoja de perder su única fuente de ingresos, la prestación por desempleo, por empezar a trabajar en un proyecto que tardará en reportarles ingresos. Para evitar que esta situación frene la creación de empleo, existe la opción de capitalizar el paro; es decir, utilizar ese dinero para darte de alta como autónomo, crear una cooperativa o sociedad laboral o incorporarte como socio.
 
Durante 2014, según la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), 71.109 trabajadores recurrieron a esta opción; en total entre nuevos beneficiados más los que siguieron bonificándose de anlos anteriores, la cifra ascendió a 154.472. Aunque la creación de una empresa no esté contemplada, siempre puedes empezar como autónoma y pasado el plazo preceptivo, crear tu sociedad. En cualquier caso, debes solicitarlo cuando ya hayas pedido la prestación y siempre antes de darte de alta como autónoma.
 
Desde que se aprobó la reforma laboral a mediados de febrero de 2012, los menores de 30 años (hasta 35 en el caso de las mujeres) pueden recibir hasta el 100% de lo que les queda por cobrar del paro en una cuota única. Los demás emprendedores pueden obtener hasta un 60%. Lo que no se necesite para la inversión inicial (hay que justificar en qué se invierte el dinero), se percibirá en cuotas de autónomos.
 
Microcréditos

Los microcréditos, esa figura que nació en Bangladesh de la mano de Muhammad Yunus y que le valió la concesión del premio Nobel de la Paz en 2006, no sólo sirve para ayudar a salir adelante a poblaciones del tercer mundo. Su aplicación a la creación de empresas comenzó en España en 1999 gracias a la Fundación Internacional de la Mujer Emprendedora (Fidem), que en 2001 creó el Programa de Microcréditos para Emprendedoras y Empresarias que hayan iniciado su actividad en un periodo inferior a un año antes de su solicitud. El programa financia hasta el 95% de la inversión necesaria, con un máximo de 15.000 euros.
Los viveros de empresas ponen a disposición de los emprendedores un espacio físico en el que desarrollar su actividad a un precio por debajo del de mercado
Incubadoras
Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí