¿Cómo generar una cultura basada en la confianza?

Jueves, 05 Diciembre 2019

1219-generar-confianza

En español, la confianza es la acción de tener total seguridad de algo o alguien. Sus componentes principales son: con- (junto, todo) y fides (fe).
En inglés "TRUST" viene también de las raíces de "seguridad" y "confort" o "comodidad" y "fuerte".

Por lo tanto, la confianza es una hipótesis que tengo de alguien o algo. Es una decisión que tiene que ver con el futuro y que requiere que yo decida suspender la incertidumbre y me anticipe a lo que va a pasar.

Publicidad

La confianza no es un hecho que aparece de manera espontánea. Así que si queremos que el otro tenga confianza en nosotros deberé modificar mis conductas de interacción. Tendré que suspender ciertos hábitos que no favorecen la confianza e integrar otros hábitos que sí la favorecen, y esperar a que aparezca la reciprocidad.

Para la comunicación estratégica es fundamental generar confianza. Aikiskills es un método eficaz para que la comunicación en las empresas sea efectiva en todas las direcciones. Después de muchos años de trabajo preparando a líderes de empresas, tenemos dos criterios y 5 fundamentos de comunicación Aikiskills, que se basan en las ideas del arte marcial "Aikido", que son la mejor herramienta para generar confianza:

1. Cambio mi paradigma del interesarme y atender a las personas y practico el aprecio auténtico de ellas.

2. Decido influir positivamente en la gente y cultivo confianza con las personas a mi alrededor cambiando mis hábitos de interacción para lograrlo:

Me esfuerzo en escuchar para comprender

Para eso repito y parafraseo. Es decir, prestar atención a las personas, para lo cual hay que hacer un esfuerzo por escuchar bien. Todos los estudios sobre atención prueban que los humanos escuchamos muy poco.

  • Si quiero ser escuchado, debo repetir lo que quiero decir muchas veces, sin molestarme y de forma creativa.
  • Si quiero escuchar más al otro, debo parafrasear, agradeciendo y celebrando las intervenciones del otro.

Me cuido de los prejuicios y pregunto más

Todos queremos evitar suponer y no queremos ser prejuiciosos, pero no lo podemos impedir porque el cerebro constantemente interpreta patrones y emite juicios. Sin embargo, siempre puedo validar mis juicios y para ello desarrollo el hábito de preguntar más.
Eso sí, aprendiendo a hacer preguntas que no suenen como un interrogatorio policial, sino preguntas gentiles y humildes que le hagan saber al otro que estoy interesado en entender su punto de vista y no en juzgarle.

Yo creo la realidad que quiero que exista

Y para eso explico los por qué, para qué, cómo, cuándo y los beneficios. Debo aprender a explicar los criterios.
Mis percepciones de la realidad me parecen obvias a mí, más si quiero que el otro vea la realidad como yo, debo invertir el tiempo necesario para que el otro entienda los criterios y los beneficios de eso que yo quiero que haga o que entienda. El otro, cuando ve que yo me tomo tiempo en explicarme, confía más en mí.

Encuentro oportunidades para agradecer, de inmediato y de forma específica

Tenemos que desarrollar el hábito de estar atentos para encontrar razones para agradecer, celebrar y decir "que bien, qué maravilloso eso que estás haciendo" "qué bueno esto que estás haciendo"
Este acto de agradecer y celebrar hay que hacerlo de inmediato y hacerlo de forma específica. Para crear una cultura de confianza donde las personas luego quieran recibir feedback sobre lo que no está bien, primero hay que invertir tiempo en agradecer y celebrar acciones específicas y hacerlo justo en el mismo momento que las percibimos.

Uso el nombre con frecuencia

Es necesario usar con frecuencia el nombre de pila de las personas a las que quiero influir. Puede parecer un poco simple, pero hemos perdido el uso del nombre de las personas y nos referimos a ellos con genéricos como "querida", "tío", "chaval"... Cada vez que oímos nuestro nombre en un proceso de comunicación sentimos que esa persona se está dirigiendo de manera específica a nosotros, que nos está dando valor como persona, que nos considera de manera específica y directa.

Estas conductas, que a priori parecen muy simples, tendrán un enorme impacto en generar confianza en las personas. Sin embargo, es importante practicarlas a menudo (al principio siempre cuesta) y adquirirlas como un hábito comunicacional.

sbs-patxi-andres
 
Por Patxi Andrés Aldazoro, Emprendedor y profesor en Spain Business School
 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí