Cómo afrontar y superar el miedo laboral

Viernes, 31 Mayo 2019

0519-crp-miedos-laborales

El miedo laboral no es un mito, existe realmente. En general, patologías al margen, las causas más habituales del miedo son la falta de experiencia, la falta de preparación y unos pésimos antecedentes.

Desde Womenalia queremos evitar que sufras miedo en el trabajo y, lo primero, es tener muy claro cómo y por qué se produce. Así que, sin temor, vamos a adentrarnos en el inquietante escenario del miedo laboral.

Causas del miedo laboral

Publicidad

En realidad, sentir temor en el ámbito profesional es bastante más frecuente de lo que te imaginas. Si te ha ocurrido alguna vez, o te está pasando ahora, no debes considerarte un bicho raro. Es habitual.

Lo primero que debes hacer es analizar y comprender cuál es el origen del problema. ¿Es alguno de estos?

Cuadro depresivo

Después de una baja por depresión de duración prolongada, suele resultar difícil retomar la actividad laboral. Falta confianza y nos domina la sensación de ser incapaces de poder hacerlo bien. El apoyo de un profesional, una vez superada la depresión, es determinante.

Jefe tóxico

Algunos líderes solo tienen de ello el nombre. No felicitan a sus subordinados, no valoran a sus empleados, no comunican con eficacia y los machacan con sus mensajes ofensivos. En realidad, sentirse incómodo es una lógica y comprensible consecuencia. Pero no suele resultar fácil cambiar al jefe...

Incompetencia

Si no estás preparada para desempeñar tu trabajo, es normal que tengas dificultades. La formación es la salida: sal de tu zona de confort y apúntate a los cursos necesarios para desarrollar las competencias que precisas. Poder, puedes; es cuestión de que tú quieras.

Autoexigencia

El exceso de celo, el perfeccionismo descontrolado es insaciable. No tiene fin y alimenta la culpa. Y de la culpa al miedo hay un camino muy corto. Ahora bien, depende de ti solucionar este problema: ajusta tus expectativas a la realidad.

Ansiedad por conservar el puesto

¿No puedes perder tu empleo? La tensión emocional que produce genera una ansiedad difícil de sobrellevar. Relájate y enfócate a lo positivo. Y, en lo posible, busca alternativas y amplía tu círculo de contactos por si pudiera hacerte falta.

Pasado traumático

Si viviste una mala experiencia laboral en el pasado, no es extraño que puedas revivirla en el presente. Quizás necesites el apoyo de un psicólogo para solucionarlo.

Síndrome del impostor

Se trata de una percepción personal que genera ansiedad, inseguridad y temores. Consiste en la creencia de no estar cualificado para el puesto -lo cual no es cierto en realidad-. Quien lo padece se ve obligado a vivir en permanente tensión porque teme ser descubierto en cualquier momento.

Mal rollo

El mal clima empresarial, las rencillas o malos modos entre compañeros, el derrotismo generalizado, los resultados corporativos negativos y la irritabilidad ambiental pueden provocar miedo laboral. Si te ocurre, quizás lo más inteligente es cambiar de empleo y buscar un clima profesional más saludable. Si no puedes permitírtelo, asume que lo que no te mata te hace más fuerte.

Cómo superar tu miedo en el trabajo

Nadie dijo que fuera fácil. Lo principal es que no pierdas la brújula, quieras de verdad y perseveres. Entre las estrategias que te ayudarán se incluyen normalizar y desdramatizar tus miedos, rodearte de gente positiva, encontrar apoyo emocional, hacer voluntariado o desarrollar aficiones que te hagan sentir bien, contextualizar en el tiempo lo que te está pasando e, insistimos, no obcecarse: recuerda que hay otras empresas, organizaciones y sectores en los que quizás serás mucho más feliz.

En conclusión, el miedo laboral no es algo excepcional o una maldición que solo te sucede a ti. Es cada vez más habitual y está en tus manos superarlo. Comprende bien las causas del problema y esfuérzate en poner los medios para resolverlo. Tú puedes hacerlo. Atrévete a lograrlo.

 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí