7 errores que cometes al escribir tus mails de ventas

Jueves, 12 Abril 2018

errores-mails-ventas

Una de las tareas más necesarias de un negocio, pero también más pesada, son los mails de prospección para conseguir nuevos clientes.

No es tarea fácil. Y no ayuda que exista una saturación brutal de mails en cualquier bandeja de entrada.

Publicidad

Conseguir que nuestro potencial cliente lea o abra nuestro mail es complicado pero no imposible. Eso sí, tienes que dedicar tiempo a redactar tus correos electrónicos, primando la calidad y no la cantidad. Para lograrlo, evita cometer los siguientes errores:

1. No conectar;

Cada día tienes que escribir infinidad de mails para conseguir que alguien te conteste, y eso supone, en la mayoría de los casos, escribir en piloto automático, repitiendo lo mismo en cada correo, haciendo un copiar y pegar. En cada uno explicas a qué te dedicas, los servicios que ofreces, haces una oferta y pones el link a tu web para que conozcan mejor tu proyecto, y ya está.

Pues este es tu principal error, porque para despertar el interés de tu destinatario lo primero que tienes que conseguir es conectar con él. Así que necesitas escribir un correo distinto, dirigido exclusivamente a él.

Tienes que demostrar a tu destinatario que le conoces, que te has tomado tiempo en investigarle a él y a su empresa. Aprovecha la tecnología que tenemos hoy en día a nuestra mano y mediante redes sociales (linkedin, facebook, twitter....), búsquedas en google, prensa online, etc. descubre qué hace la empresa, cuáles son sus últimos logros, si ha tenido algún problemilla en el desarrollo de su negocio, sus asociados, ayudas que ha buscado.... También investiga a la persona que te diriges, su trayectoria profesional, que ha conseguido para dicha empresa, incluso busca algún aspecto personal con el que a lo mejor puedes conectar, tiene hijos, le gusta la lectura, es fan de un escritor concreto....

Con toda la información que recojas busca el punto de conexión y a partir de él escribe tu correo electrónico.

2. Hablar de las cosas buenas de tu empresa;

Has puesto en marcha una empresa o eres la directora del departamento comercial, la cuestión es que te ha costado mucho esfuerzo llegar aquí y estás muy orgullosa de ello. Y no es para menos. Pero que eso no te haga perder de vista tu objetivo.

No enfoques tu mail en describir los logros de la empresa, lo bien que lo hace, los premios que ha conseguido o los beneficios cosechados en el último año. Muchas veces cometemos este error.

Habla de tu empresa pero desde la humildad, centrándote en cómo puedes ayudar a quién te diriges y no en cómo es tu empresa y lo bien que lo hace.

3. No escribir pensando en su punto de dolor;

Siguiendo con el punto anterior llegamos al tercer error. Como te comentaba antes, no tienes que hablar de los logros de tu empresa. Al contrario. Tienes que centrarte en la empresa a la que te diriges. Párate un momento a pensar cuáles son sus problemas, qué le quita tiempo productivo en su día a día, qué tareas no le gusta hacer, qué dificultades tiene su negocio, qué necesita de ti para trabajar de forma más tranquila o lo que es lo mismo, piensa en su punto de dolor y escribe demostrándole que tu puedes ser la solución a sus problemas.

Incluso, depende cuál sea tu sector, en el mismo mail puedes darle alguna solución, un sencillo consejo, con el qué le demuestres que eres la persona que está buscando, que sin pedirte nada ya la ayudas y tu propuesta es buena.

4.-Recoger varias ideas en un mismo mail;

A veces, tenemos tantas ganas de vender que queremos contar todo lo que sabemos hacer y todo lo que podemos ofrecer en un solo mail, y lo único que estamos haciendo es dispersarnos. El exceso de información, la mayoría de la veces, lo que consigue es desinformar.

Así pues, un mail, una idea. Nada más. Una idea bien explicada, de forma sencilla, concisa y clara. Que el destinatario del mail, en una sola lectura entienda que le ofreces y los beneficios que puede conseguir si decide trabajar contigo.

Además, piensa que si tienes más aspectos sobre los que hablar, más adelante, puedes aprovechar para mandarle otro mail con información nueva y diferente, que te puede servir para captar o fidelizar tu relación con él, si aún no se ha decidido a comprarte.

5. No incluir links;

Sí, tienes razón. Es una mail, no es el artículo del blog ni una publicación en redes sociales, pero igualmente puedes incluir links. El destinatario ya decidirá si quiere acceder a ellos o no, pero le das la oportunidad de poder obtener más información de ti, al mismo tiempo que consigues resumir el texto de tu mail, condensar su contenido porque se puede ampliar a través de los links.

A la hora de escoger los links que vas a poner, dependerá mucho del objetivo del mail, de la idea que quieres hacer llegar. Pero ten en cuenta que la página de servicios de tu web debe ser un imprescindible, y el acceso directo algún testimonio que ha trabajado contigo o a un artículo del blog que explique un caso de éxito que hayas llevado a cabo, puede darte mucho valor.

6. Poner en el asunto cualquier eslogan comercial.

Vamos a hacer un ejercicio de reflexión. Piensa en todos los mails que recibes al día en tu bandeja de entrada y cuál es tu reacción. ¿Qué mails eliminas primero? Seguro que un gran porcentaje de los que envías a la papelera contienen un asunto de carácter muy comercial, lo que hace que los asocies directamente con publicidad, y por lo tanto, los elimines. ¿Cierto?

Pues entonces ya sabes lo que tienes que hacer. Nada de asuntos comerciales. Piensa en el punto de dolor que comentábamos antes y en base a este, escribe un asunto más informativo, que busque conectar con tu interlocutor.

7. Despedirte de cualquier manera

Y este es el último error que muchas cometéis. Despediros con una frase cordial y vuestra firma.
Después de haberte trabajado todo el cuerpo del mail, no caigas en el fallo de no trabajar también tu despedida. Destina las últimas líneas de tu correo electrónico a intentar a hacer reaccionar a tu destinatario. Interpélalo a consultarte si tiene dudas, a darte su opinión sobre tu proyecto porque lo tendrás en cuenta para mejorar (a la gente le encanta pensar que te puede enseñar algo), etc. Invítalo a hacer algo.

Y luego en tu firma, ya sé que es muy obvio, pero no olvides poner tus datos de contacto, tu web para que puedan investigar sobre ti, tus redes sociales para que vean cuál es tu actividad diaria.

 

Si crees que cometes alguno de estos errores al escribir tus mails de prospección, intenta corregirlos y cambiar el estilo de tus correos electrónicos. Es cuestión de poner en práctica estos consejos, dedicarle un poco más tiempo y darle más calidad a los mails. Pruébalo y cuéntame aquí abajo cómo te ha ido.

 

lorena-herreroPor Lorena Herrero, Directora de Comunicación en Ajuntament de Cornellà de Llobregat
Linkedin: Lorena Herrero

Publicidad
3 Comentarios
  • Silvia Pousa
    Muy útil, muchas gracias
    Lunes, May 7 2018 1:08:05pm
  • Kika Evia
    Muchas gracias. Me ha gustado mucho
    Lunes, Abr 16 2018 4:19:58pm
  • Joan Carles González
    Totalmente de acuerdo en todo lo que apuntas, un gran articulo.
    Lunes, Abr 16 2018 2:21:35pm
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí