Propósitos profesionales

Miércoles, 03 Enero 2018

retos profesionales

¿Con qué nuevos retos profesionales recibes el nuevo año?

 

Publicidad

Cambiar de trabajo, conseguir un ascenso, aprender un idioma, mejorar tu relación con tu jefe o con tus compañeros, organizarte mejor, ser más productivo, compatibilizar mejor tu vida profesional y personal… sea cual sea tu deseo, desde aquí te animamos a que lo conviertas en tu objetivo para este año. Y como ya sabemos que casi todos nuestros buenos propósitos del 1 de enero terminan por venirse abajo antes de que termine el mes, aquí te damos algunas ideas para avanzar sin desanimarte por el camino que deseas y perseverar hasta convertirlos en realidad.

1. ¿Cuál es tu objetivo? Márcate uno, máximo dos. Afinar el tiro y ser realistas aumenta nuestras posibilidades de éxito. Por muchas ganas que tengas, cambiar de hábitos o hacer espacio para algo nuevo en tu vida requiere esfuerzo y concentración: no vas a poder con todo si pretendes abarcar demasiado. Así pues, prioriza y elige. Y cuando lo hayas hecho, anótalo y colócalo en algún lugar donde lo veas a diario, para que te sirva de recordatorio.

2. ¿Cuál es tu plan? Intenta definir las etapas que te llevarán a alcanzar lo que deseas. Reflexiona y anota sobre los pasos que tendrás que dar, los factores que necesitas contemplar. Esto se ve más claro cuando tu objetivo es, por ejemplo, cambiar de trabajo: puedes empezar pensando en las empresas que te atraen, en las redes sociales profesionales que te proporcionarán contactos, en actualizar tu currículum… Sin embargo, si tu objetivo es algo más difuso (algo como “ser más productivo” o “conciliar mejor mi vida profesional y personal”) también necesitas un plan. ¿Qué es, para ti, ser más productivo? ¿Se trata de hacer más en menos tiempo, de regular mejor tus energías, de dedicarlas a las tareas que realmente son más importantes, de aprovechar más las horas en las que rindes mejor…? Aterriza tu objetivo, desmenúzalo, concrétalo tanto como te sea posible. Hasta que lo hagas, te será difícil visualizar los palillos concretos que tienes que tocar para ponerte en el camino de lograrlo; las etapas, fases, o pilares de tu plan.

3. ¿Cómo se concreta tu plan cada semana? Sí, cada semana. Porque cualquier cambio en nuestras vidas que sea importante, o que tenga vocación de convertirse en permanente, es algo que solamente alcanzarás dando pequeños pasos cada día. Por tanto, resérvate un tiempo cada semana para dos cosas:

a. Reflexionar sobre qué acciones concretas has tomado esa semana, si has hecho lo que te habías propuesto o no, y por qué: es importante identificar tus obstáculos y tus frenos, ver si son puntuales o sistemáticos, externos o internos…
b. Plantearte acciones específicas para la semana siguiente.

4. ¿De qué medios dispones, y cuáles te faltan? Quizá necesites formación, o el asesoramiento de algún experto en algún campo, o hablar con tu familia para conseguir crear los espacios que necesitas para dedicarlos a tu objetivo o proyecto, delegar o renunciar a algunas actividades para tener más tiempo y energías que puedas emplear en llevar a cabo tu plan… Planifica tus recursos actuales, identifica qué otras cosas puedes necesitar; busca y pide sin miedo lo que necesites.

5. Regula tu actitud y tus energías. Te lo adelanto ya: vas a tener semanas en las que los contratiempos de la vida diaria den al traste con tu plan, en las que estarás muy cansado, en las que experimentarás reveses, sentirás que estás fracasando y tendrás la tentación de tirar la toalla. Cuando te ocurra, acéptalo y dite a ti mismo: “De acuerdo, ahora me toca pasar una de estas fases.” Si lo ves como una fase, como un altibajo puntual, como una parte natural del proceso (nada en la vida va siempre en línea recta hacia arriba), seguirás adelante. Ten paciencia contigo mismo, vigila tus reservas de energía y recarga pilas cuando lo necesites. Y recuerda periódicamente por qué empezaste: por qué quieres conseguir lo que pretendes conseguir.

6. Desafíate y automotívate. Proponte retos que puedas ir alcanzando, mira atrás de vez en cuando para ver todo el camino que has recorrido y mantente positivo: si no disfrutas un poco por el camino, mantener el esfuerzo se te hará muy costoso. Encuentra formas de premiarte por los avances que realices, incluso por el esfuerzo que estás dedicando, aunque todavía no veas los frutos.

Sea cual sea tu propósito, es el tuyo, así que ve a por él. Te dejo dos frases muy inspiradoras que te ayudarán a mantener la motivación cuando lo necesites. Ninguna de las dos es mía, pero yo las utilizo a diario:

Haz lo que más quieres hacer, incluso cuando no te apetece hacerlo.


Márcate objetivos que ahora mismo no puedas alcanzar, y dibuja el plan que te permitirá convertirte en la persona que sí puede alcanzarlos.

¡Feliz año nuevo! 

 

maria-traver-andujarPor María Traver, Senior Researcher en TNS
Linkedin: María Tráver

Publicidad
2 Comentarios
  • Sonia Amoedo
    ¿qué hacer cuando estas en una encrucijada y no sabes que camino elegir? quieres la inmediatez pero sabes que cualquiera de las elecciones solo darán sus frutos a mediano plazo. Cuando la bola mágica no existe pero tu necesitas contestarte a la pregunta, ¿dónde me veo en 5 años más?
    Jueves, May 24 2018 5:59:12pm
  • SARA CONTRERAS
    Hola Maria, gracias por este articulo llega justo cuando necesitaba leer algo que me motivara a seguir hacienda con amor mi trabajo.
    Miércoles, Mar 28 2018 8:23:09pm
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí