Tus emociones venden por ti

Lunes, 20 Febrero 2017

emociones-hablan-por-ti

Una de las labores más complicadas de todo recién graduado al salir con su certificación en la mano y dispuesto a trabajar por cuenta propia es el ¿y ahora qué? Hemos aprendido todo lo posible en una determinada materia, tenemos la motivación, la ilusión y las herramientas para salir al mercado a cumplir nuestro sueño, pero, ¿sabemos cómo hacerlo? ¿Sabemos comunicar todo lo que conocemos y lo que podemos hacer? En definitiva, ¿sabemos vendernos?

La gran mayoría te dirá que no. Nos han enseñado la materia, pero normalmente no te enseñan a ser emprendedores, y mucho menos empresarios.


Publicidad

¿Cómo gestionar nuestras emociones para dirigirlas a nuestro favor?


El Marketing Emocional: cómo utilizar tus herramientas y habilidades para venderte

Utilizamos el Marketing Emocional para descubrir qué sentimientos, experiencias y emociones buscan experimentar nuestros clientes y ofrecérselas. Tiene como finalidad la creación de actitudes y acciones favorables hacia un determinado producto o servicio. No se trata de comunicar lo que haces o lo que sabes, se trata de emocionar mientras lo comunicas, de crear una sensación en tu oyente.

Se trata de llegar, no tanto a la mente del posible cliente, sino a su corazón. Estamos bombardeados constantemente de información y si no resaltas de manera emocional lo que tú quieres decir, pasarás desapercibido. Ya no se responde a la pregunta "¿Qué puedo venderle?", sino a "¿Cómo puedo ayudarle?" y es esta pregunta la que debes responder constantemente en tu discurso.

Antes que seres racionales fuimos seres emocionales y es nuestra parte emocional, nuestro sistema límbico, el que deja huella. Si sabemos llegar a él, tendremos la mitad del camino cubierto y lo habremos hecho de una manera placentera y no intrusiva para nuestro cliente potencial.

¿Cómo llegamos a saber qué es lo que quieren nuestros clientes? ¿Cómo conocemos sus emociones y sensaciones?

Tenemos numerosas herramientas y habilidades propias, como son:

- Escucha Activa: Escucha a tu cliente en lugar de contale tu vida. Escúchale y a partir de ahí crea tu argumento de venta.
- Empatía: Ponte en el lugar de tu cliente potencial y pregúntate qué es lo que le preocupa, qué es lo que más desea, cómo se siente y qué es lo que quiere sentir. Hazte preguntas y explora su mente a través de esas mismas preguntas.
- Conoce cómo te sientes cuando te vendes y genérate emociones que te sean útiles para esos momentos.
- Recuerda emocionar con tu discurso, estás hablando con personas, no con muebles. Y las personas queremos humanidad, experiencias y sensaciones, deja a un lado los discursos robóticos y estructurados al más mínimo detalle, eso solo hará que pierdas tu esencia.

En definitiva, se trata de emocionarte para emocionar y vender con esas emociones. ¿Te ves capacitada?

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí