¿Y si la semana laboral fuera de 4 días? Más productivos en menos tiempo

Lunes, 26 Noviembre 2018

1609-not-flexibilidadlaboral

El 80% de los encuestados por un estudio del portal FlexJobs afirma que a la hora de elegir un trabajo tienen más en cuenta la flexibilidad laboral que el salario. Un dato a tener en cuenta, dado que las jornadas laborales de 40 horas semanales con un horario fijo preestablecido están quedándose obsoletas. La necesidad de conciliar vida familiar y laboral, las nuevas tecnologías y la incursión de los millennials en las empresas están propiciando que se reclame cada vez más la flexibilidad laboral. Además, cada vez queda más en entredicho que la jornada de 40 horas sea la mejor forma de estructurar el trabajo para ser más productivos. En este mismo estudio, solo un 7% de los 3.000 encuestados cree que esa es la jornada productiva ideal.

Fines de semanas de tres días, la nueva propuesta para aumentar la flexibilidad

Publicidad

Estudios recientes consideran que las semanas laborales de cuatro días, tendría dos beneficios muy importantes. Por un lado, se aumentaría la eficiencia de los trabajadores y por otro, se reduciría la contaminación de las ciudades. Con la celebración del Día de la Movilidad, se reflejó el gran problema que tenemos en cuanto al uso del vehículo. Si los ciudadanos solo trabajaran de lunes a jueves, se reduciría notablemente la contaminación de las ciudades. Además, las empresas ahorrarían en algunos gastos, como la luz o la calefacción. En cuanto a la productividad, la investigadora Lori Wadsworth ha coordinado estudios en la Universidad Brigham que demuestran que esta medida aumentaría el rendimiento de los trabajadores. Esto, sin olvidar el importante impacto que tendría, especialmente para las mujeres, a la hora de conciliar vida familiar y laboral. Según un reciente estudio, la conciliación sigue siendo asunto de mujeres. Este tipo de medidas mejorarían su día a día y facilitarían el ascenso en su carrera profesional. En 2007, el estado de Utah, en Estados Unidos, redujo la jornada laboral de lunes a jueves. En los primeros diez meses el estado ahorró 1,8 millones de dólares en costes energéticos. Abandonaron el experimento en 2011 porque los ciudadanos se quejaron de que los viernes no podían acceder a los servicios.

Como podemos ver, esta innovadora propuesta está cargada de ventajas. Sin embargo, lo primero que tiene que cambiar son nuestras expectativas. Aunque aún nos parece inimaginable que esa jornada laboral se implante entre las empresas españolas hay otras medidas que son mucho más sencillas de ejecutar y que están siendo aprobadas por muchas compañías.

Trabajo por objetivos1609-not-flexibilidadlaboral-objetivos

Aprender a trabajar por objetivos es uno de los principales retos de nuestras empresas. Calentar la silla ya no es válido para las empresas que quieran lograr resultados. Cuando se trabaja por objetivos se puede comprobar la productividad real de los trabajadores. Dos empleados con las mismas tareas pueden tener niveles diferentes de rendimiento, pero si todo se orquesta por unos horarios, la diferencia será imperceptible. Además, aumenta la motivación y esfuerzo de los trabajadores. Si hay pocas tareas, se tiende a perder el tiempo para así dilatar la jornada hasta las 18:00. Si se trabaja por objetivos se intentará rendir al máximo, para poder ir antes a casa.

Horario flexible

Cada trabajador es un mundo. Quizá algunos rindan más a primera hora de la mañana, mientras que otros lo hacen a última hora de la tarde. También puede ser que un padre o una madre trabajadora quiera llevar a su hijo al colegio por la mañana y prefiera volver más tarde a casa. Hay que estudiar la realidad de cada empleado y permitir que los horarios se ajusten a ella. ¿Qué inconveniente hay que alguien entre a trabajar a las 7:30 si prefiere madrugar? Está comprobado que la flexibilidad horaria aumenta el compromiso de los trabajadores con la empresa y además, mejora el clima laboral. Aunque las grandes empresas suelen pioneras en implantar modos de trabajo innovadores, las pequeñas están dando grandes pasos para mejorar la productividad de sus empleados. 1609-not-flexibilidadlaboral2

Teletrabajo

Las nuevas tecnologías han propiciado este nuevo modo de trabajo, cada vez más implantado en las empresas. Incluso hay trabajadores que apenas pasan por la oficina. El teletrabajo, entre otras cosas, facilita la conciliación familiar y laboral y favorece al ahorro energético de las empresas. Por ejemplo, en L'oreal, desde que han puesto en marcha el teletrabajo, el 60% de los trabajadores lo han utilizado. Esto demuestra que los empleados valoran y acogen con positividad estas innovaciones.

Cesión de vacaciones

En algunos países está permitido ceder días de vacaciones a otros trabajadores con hijos enfermos. Por ejemplo, en Francia unos trabajadores cedieron 350 días libres a un compañero que tenía una hija enferma de cáncer. Esto es posible gracias a una reforma legal que aún no está contemplada en la normativa española. ¿No veis positivo desarrollar esta solidaridad entre compañeros?

Lo más importante a tener en cuenta es que cada persona es diferente. Quizá tú trabajes mejor desde casa y tu compañero se concentre mejor en la oficina. Las empresas y los trabajadores tienen que valorar qué es mejor para ellos y permanecer atentos a las nuevas realidades del mercado laboral.

Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo... del miedo al cambio, Octavio Paz.
Publicidad
1 Comentarios
  • Lourdes Rodríguez Afán de Ribera
    ¡ojalá! se implantaran al menos algunas de estas medidas!
    Jueves, Oct 6 2016 2:23:49pm
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí