Gestión de las emociones: cómo dirigirlas a nuestro favor

Viernes, 16 Septiembre 2016

Página 1 de 2
1609-not-gestionaremociones

Si nos ponemos a pensar, todos podemos recordar una situación en la que no hemos sido capaces de controlar nuestras emociones, viviendo situaciones de ansiedad o de miedo extremo. Incluso esto nos ha podido ocurrir con una sensación de extrema alegría que no hemos sabido dominar y nos ha generado situaciones algo comprometidas. ¿Te has preguntado alguna vez por qué hay gente que puede hablar en público con total tranquilidad mientras que otra persona es incapaz? Aquel que se enfrenta con éxito a una situación aparentemente complicada sabe gestionar sus emociones, dominándolas y no dejándose llevar por ellas. Es posible que tanto el que se enfrenta a una presentación con éxito como el que lo hace con miedo sientan nerviosismo. La diferencia es que uno es capaz de interpretar ese nerviosismo como algo positivo, mientras que el otro lo hace como algo negativo, transformándolo en miedo y generando un posible fracaso. Cuando somos capaces de gestionar nuestras emociones, nuestras posibilidades, tanto personales como profesionales, crecen rápidamente. Por tanto, es fundamental calibrar cómo respondemos ante ciertas situaciones.

¿Qué dice la ciencia sobre las emociones?

Publicidad

Hay muchas teorías sobre el tema. Mientras que algunos psicólogos opinan que podemos tener el control total de nuestras emociones, otros piensan que es algo imposible. "Yo no produzco los pensamientos que quiero y cuando quiero. Más bien el pensamiento me desborda y se impone a mí cuando él quiere, irrumpe", decía el filósofo Friedrich Nietzsche. Precisamente, el control de pensamientos y emociones es uno de los principales retos de la ciencia que estudia el cerebro humano. La teoría más reciente es que existen cuatro tipos de emociones básicas, que han ido evolucionando hacia el resto de emociones. Son la ira, el miedo, la alegría y la tristeza. La película infantil "Del Revés" hablaba de estas cuatro emociones y de la interacción entre ellas. Salvando que es una película de dibujos destinada a los niños, en muchas escuelas de psicología ha sido utilizada para hablar del estudio de las emociones. Pero, ¿cómo funcionan las emociones? La amígdala es la parte del cerebro encargada de producirlas de forma automática. Esto es lo que provoca que sea tan difícil controlarlas. Según estudios, el hemisferio derecho es el que gestiona las emociones. Frente a él estaría el izquierdo, el de la razón, el analítico, que es el que nos ayuda a resolver los conflictos y a enfrentarnos a situaciones de tensión. Por tanto, aunque tu cuerpo es el que reacciona, tú puedes elegir cómo gestionar la energía producida.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí