Dejar un trabajo: ¿Cómo comunicarlo?

Martes, 07 Marzo 2017

dejar-un-trabajo-como-decirlo

Dejar un trabajo puede llegar a ser una de las decisiones más difíciles de comunicar para una mujer profesional en su carrera profesional. ¿Cómo avisar a tu jefe? ¿Cómo trasladarlo a tu empresa? ¿Qué decir a tus compañeros?


Te vas. Has tomado la decisión. Vas a dejar tu puesto de trabajo para aceptar una oferta de otra empresa o emprender otro proyecto. El paso siguiente es: ¿cómo comunicarlo internamente?

Avisar antes de dejar un trabajo

Publicidad

1. En primer lugar, tiene que haber algún motivo para tu marcha y en tu empresa querrán conocerlo. Al dejar un trabajo es bueno que seas honesta (si no lo eres se notará), pero haz más hincapié en los elementos atractivos de tu nuevo proyecto que en los aspectos fallidos de tu puesto actual. No tanto porque esté prohibido ser crítico como por la imagen que transmite de ti: ¿prefieres ser vista como alguien que se atreve a emprender proyectos nuevos, o como alguien que huye?

2. Al igual que tus motivos, formula tus críticas en positivo. Puedes citar alguna cosa que te hubiera gustado que fuera distinta, pero evita a toda costa entrar en la crítica personal o apuntar culpables. Formula tus frases desde ti (“me hubiera gustado crecer en este área”, “entiendo que las circunstancias quizá no han permitido que…”) y enfocándolas como sugerencias. Si lo haces con delicadeza, te hará parecer honesta y dispuesta a ayudar y te dará credibilidad sin dañar tu imagen. A tu empresa o a tu jefe les puede interesar sinceramente saber por qué te vas y valorarán tu feedback. Pero todo depende del estilo de tu empresa: si la comunicación no es cordial, las relaciones no han sido constructivas, o si su interés por conocer tus motivos no es genuino, evita entrar en críticas.

3. Puedes mencionar el salario, pero nunca como primer ni como único motivo de dejar un trabajo. De nuevo, no querrás parecer alguien que se mueve sólo por dinero. Y si quieres evitar que tu empresa te haga una contraoferta, no lo menciones.

4. Sé abierta y correcta. Incluso aunque tu marcha se produzca como consecuencia de una situación incómoda, lima asperezas: en el futuro podrías necesitar algo de las personas que ahora mismo tienes delante: una recomendación, volver a la empresa pasado un tiempo... Y sé agradecida: es cuestión de cortesía y te ayudará a dejar una imagen positiva, que es a ti misma a quien más beneficia.

5. Cuida el proceso en sí de comunicación: avisa con antelación (el preaviso mínimo por ley son quince días, y es bueno que dejes algo más si tu puesto es de responsabilidad o si vas a tener que traspasar algún proyecto complejo) y díselo primero a tu jefe directo (después a la dirección o gerencia y por último a tus compañeros). A partir de ahí, sigue las formalidades necesarias para rescindir tu contrato (carta, documentación, finiquito, firmas…).

6. Facilita el traspaso de tareas y responsabilidades lo máximo posible hasta que te vayas. Incluso puedes mostrarte disponible para aclarar dudas que puedan surgir en los días posteriores a tu partida. La empresa agradecerá tu interés por suavizar lo más posible los efectos negativos de tu marcha.

Todo saldrá bien si cuidas la actitud con la que lo afrontas. Más allá del problema que tu partida le cause a tu empresa, tu comunicación será bien recibida si buscas dentro de ti el lugar emocional adecuado para gestionarla y abordar a esas personas con quienes tendrás que hablar. La vida devuelve lo que ponemos en ella: la mayor beneficiaria serás tú.

maria-traver-andujarPor María Traver, Senior Researcher en TNS
Linkedin: María Tráver

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí