Ser madre y tener trabajo

Viernes, 05 Mayo 2017

"Voy a ser madre por primera vez". Si has pronunciado esta frase y tienes un trabajo, quizás necesites algunas reflexiones sobre cómo afrontar la maternidad dentro de un proyecto laboral. Existen opciones para sortear el miedo a ser madre.

Las claves:
Publicidad
1. Afrontar emocionalmente la maternidad
2. Apoyarte en la legislación vigente
3. Preparar la vuelta al trabajo
4. Contar con el apoyo de la empresa o buscar asesoramiento para negociar condicione
 
1. Afrontar emocionalmente la maternidad
 
Afrontar emocionalmente la maternidad tanto a nivel personal como profesional, te ayudará a encontrar el equilibrio. Presta atención a los consejos, recursos e información disponible para asumir desde el punto de vista emocional la maternidad sin que esta afecte (o que afecte lo mínimo) a tu carrera profesional. 
 
- Cuenta con la colaboración de tu pareja, de los miembros de tu familia y de otros familiares o amigos cercarnos. El apoyo de la gente que te rodea es fundamental para dar cualquier paso en tu vida personal y profesional 
 
- Permítete a ti misma no hacer todo, ni hacerlo a la perfección: aprende a delegar.
 
- Utiliza toda la tecnología disponible a tu alcance: teléfonos móviles, Internet... Las nuevas tecnologías son las grandes aliadas para optimizar el tiempo. Estar online con tu casa o hablar periódicamente con tus hijos, te ayudará a estar cerca de ellos aunque físicamente no estés allí. Aprovecha las utilidades de Internet para comprar a través de tiendas online, y dedica el tiempo que ahorras para pasar tiempo con los tuyos.

- El rol materno no implica pasar todo el día en casa, si no prestar la atención necesaria a tu familia y priorizar sus necesidades a las de tu trabajo.
Varias leyes avalan los derechos de la mujer embarazada y regula la situación de los padres tras la maternidad
- Reserva cada día un porcentaje de tu tiempo para tu familia. Haz una lista de prioridades y no dejes de atender sus llamadas o escuchar sus preocupaciones incluso por teléfono o correo electrónico. A ellos les hará sentirse más seguros y cercanos a ti.
 
- Lleva a tus hijos a tu lugar de trabajo. Comparte con ellos a qué te dedicas y por qué estás ausente durante una parte del día. Ellos se sentirán satisfechos de conocer más sobre aquello que haces cuando no estás con ellos y te ayudará a hacerles comprender la importancia que tu trabajo tiene para ti.
 
2. Apoyarte en la legislación vigente
 
Varias leyes avalan los derechos de la mujer embarazada y regula la situación de los padres tras la maternidad.
 
 
Algunos de los derechos más importantes son:
 
Sobre el despido: La citada Ley de Igualdad y de Conciliación de la Vida Familiar y Laboral establece por ejemplo, la nulidad de los despidos a la mujer por embarazo o lactancia natural. Asimismo, reconoce el riesgo durante el embarazo y la lactancia como causa para suspender el trabajo, además de tener derecho a recibir una prestación de hasta el 100% del salario de la base reguladora durante la incapacidad temporal.
 
- Sobre la baja por maternidad: La baja es de 16 semanas después del parto, siempre con retribución y reserva del puesto de trabajo. Si es un parto múltiple se amplía 2 semanas por cada hijo a partir del segundo. Si ambos padres trabajan, el padre también podrá coger parte de la baja, simultánea o sucesivamente. En cualquier caso, entre los dos deben sumar las 16 semanas y las 6 semanas inmediatas al parto deben ser exclusivas para la madre.
 
- Sobre la baja por maternidad en caso de adopción: En caso de adopción de niños menores de 6 años, se dispone también de 16 semanas, ampliables si la adopción es múltiple, al igual que ocurre con los hijos naturales.
Baja por maternidad, permiso por lactancia, coger una excedencia, son algunos de los derechos que tenemos cuando somos madres
- Sobre la lactancia: Tanto el padre como la madre pueden ausentarse una hora del trabajo por la lactancia de un hijo menor de 9 meses, o reducir su jornada en el mismo tiempo. Solo dispondrán de este derecho uno de los dos, salvo que la reducción sea de media hora para compartir el permiso entre los dos.
 
- Sobre la concesión de días: A los padres se les concede dos días por nacimiento de hijo.
 
- Sobre excedencias por maternidad: Se puede pedir la excedencia del puesto de trabajo para cuidar de los hijos, ya sean naturales o adoptivos hasta que tengan tres años. Durante el primer año, el padre o la madre que solicite dicha excedencia, tiene derecho a que se le reserve su puesto de trabajo. Durante los dos últimos, si no es posible conservar el puesto, le corresponde otro de igual categoría profesional. Durante el periodo de excedencia se tiene derecho a seguridad social, cuenta para antigüedad y también puede asistir a los cursos de formación profesional.
 
La mayoría de estos derechos figuran además en el Estatuto de los Trabajadores pero también conviene que consultes el convenio colectivo de tu empresa o el sector laboral al que pertenece tu actividad profesional.
 
3. La vuelta al trabajo tras la maternidad

Volver al trabajo tras los primeros meses o años de cuidado del bebé es más fácil si cuentas con ayuda para atender a tus hijos durante las horas en las que permaneces fuera de casa.
 
Confiar el cuidado de tus hijos, requiere conocer a fondo los recursos disponibles. Te sugerimos algunos servicios recomendados por nuestras usuarias.
 
- Guarderías
- Nannys
 
4. Qué hacer cuando no se cuenta con el apoyo de la empresa

No contar con el apoyo de la empresa tras la maternidad, es en la actualidad una práctica excepcional, ya que, de hecho, la mayor parte de las grandes empresas invierten en políticas de Work &Life Balance para facilitar la flexibilidad de la carrera profesional.

No obstante, si te encuentras en una situación difícil o no cuentas con el apoyo de tu empresa para hacer efectivos tus derechos, puedes solicitar apoyo profesional, a expertos en negociación sobre conciliación familiar y profesional.
Te dejamos un listado de algunos servicios recomendados por nuestras usuarias.
 
 

 
WORK & LIFE BALANCE

 
Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí