Cómo cambiar de departamento dentro de tu empresa

Viernes, 07 Octubre 2016

1406-cp-cambiar-departamento-empresaLlevar bastantes años en una oficina sin asumir nuevos proyectos, o experimentar la inquietud de crecer en otras áreas, son situaciones que detonan un cambio laboral, ganas de crecer y mejorar tu carrera profesional. Sin embargo, antes de comenzar a gestionarlo debes reflexionar en ciertos puntos, por ejemplo, identificar que tu decisión no se basa en querer simplemente 'huir' del actual ambiente de trabajo, sino más bien de una movilidad dentro de la empresa.

La movilidad interna es una herramienta necesaria para el desarrollo profesional de cualquier empresa. Aunque el desarrollo profesional depende de uno mismo, el departamento de Recursos Humanos debe asesorarte y ayudarte a que cambies de departamento. Es por ello necesario que desde RRHH se facilite la movilidad interna para que los empleados puedan acceder, por iniciativa propia y mediante un proceso de selección interna, a nuevos puestos que surjan dentro de la Compañía.

Publicidad

A la hora de puntualizar un giro profesional intervienen varios factores. Uno de ellos es el mercado laboral cambiante, donde los trabajos que antes duraban años hoy en día existen cada vez menos. Esto ocasiona que muchas veces al llegar a un determinado punto de nuestra trayectoria, sintamos la necesidad de realizar un cambio e irrumpir en actividades diferentes.

A veces el nuevo empleo con el que se sueña está en el mismo lugar en el que se está trabajando. Puede parecer más difícil de lo que pensamos, pero hacerlo conlleva algunas ventajas:

A la empresa ya le gustas, y es por eso que te contrataron. Cuando dentro de la misma requieres un cambio, debes de convencerlos de que cuentas con las habilidades necesarias para que el nuevo puesto que vayas a ejercer funcione sobre ruedas.

Conoces cómo funciona la empresa y las cualidades que se valoran. A la hora de pensar en realizar un cambio de departamento, debes de tener la idea clara de qué habilidades se necesitan para el nuevo puesto.

Contacta y conoce bien a quienes toman este tipo de decisiones. Es una gran ventaja frente a una persona de afuera de la empresa que busca el mismo trabajo. Si tu jefe valora tus capacidades y considera que ejercerás mejor tus habilidades y tu desempeño en otro departamento, es más probable que, en lugar de elegir a alguien externo con destrezas similares a las tuyas, prefieran promocionarte a ti dentro del puesto.

La oportunidad, por lo tanto, puede surgir en el mismo departamento o localización geográfica pero también implica un cambio en estos sentidos. El empleado debe saber a dónde quiere crecer, qué desea hacer y por qué. También es importante conocer tus limitaciones, por ejemplo, si una persona ha estado toda su vida en marketing y de pronto quiere crecer en finanzas, probablemente sea un proceso más complicado.

Aún conociendo los retos que implica el cambio, si decides dar un giro a tu desempeño, la recomendación es intentar moverte en tu empresa actual. Es posible que la organización tenga actualmente ciertas vacantes que pueden ajustarse a lo que estás buscando. De ser así, hay que analizar si existe la oportunidad de hacer otro tipo de cambio que te genere experiencia y retos en otros proyectos.

Lo valioso es empezar y sobre eso ir tomando diferentes estrategias o caminos para crecer dentro de la organización.

La labor del jefe en la movilidad interna

La realidad apunta a que no todas las organizaciones cuentan con esas iniciativas. De ser así, el jefe necesita apoyarse en varias herramientas para fundamentar tu decisión, como las pruebas de aptitudes, las evaluaciones de talento y la opinión de recursos humanos y del área a la que buscas trasladarte.

1406-cp-hablar-supervisor-empresaEs importante reunir el mayor número de argumentos posibles antes de aprobar una transformación laboral de ese tipo, por los resultados que pueden surgir de esa decisión.

Un hecho que puede propiciar a un empleado el deseo de pasar a otro departamento es la confusión que tienen los colaboradores respecto a sus tareas. A veces, los empleados no tienen muy claro lo que se espera de ellos, ni cómo se reconoce su desempeño; otras sin embargo, no son la persona idónea para desempeñar ese puesto, pudiéndole sacar partido más en otro departamento.

Es indispensable a la hora de hacer esta valoración, la capacitación para involucrarse con las demandas y las tareas laborales de la nueva área. Hay que saber hacia dónde se "mueven las aguas" en el sector, así cómo ver lo que está ocurriendo en dicho entorno. El giro laboral puede darse a través de otros recursos, como empezar una carrera académica o un máster que dé herramientas para agregar otros valores a tu desempeño, con miras a un ascenso o aumento de sueldo. O bien, sacar provecho para iniciar un negocio en un futuro próximo.

En cualquier caso, la experiencia de aquellos que ya se han beneficiado de esta facilidad suele ser muy positiva y recomendable. Al final, es un nuevo empleo sin cambiar de empresa.

Cómo presentar tu candidatura a la empresa

Traza un plan de acción hacia el nuevo puesto. ¿Sabes si la compañía ha trasladado a otras personas desde tu puesto u otro similar? Habla con ellos para indagar cómo lo hicieron o incluso pedirles consejo. Investiga si tuvieron que aprender nuevas habilidades o si tuvieron que establecer otro tipo de relaciones antes de obtener el nuevo puesto de trabajo.

Comunícale a tu jefe que deseas cambiar de puesto. Si el empleo que quieres está en otro departamento, entonces es buena idea que tu actual jefe hable con el supervisor del departamento en el que deseas trabajar. Pregunta qué es lo que necesitas hacer para obtener el puesto y juntos establezcan unos objetivos y cualidades para establecer que eres la persona idónea para el puesto y que trabajarás duro para lograrlo.

Revisa tu currículum vitae. Asegúrate de que tu currículum está actualizado: resalta tus habilidades y experiencia que el nuevo puesto requiere, y sobre todo, asegúrate de que tu empresa tenga esta versión de ti, así como tu visión de futuro dentro de la compañía.

Una vez que hayas logrado los objetivos planteados con tu supervisor, reúnete con él nuevamente y exprésale, de forma concisa, cómo has hecho para lograrlos. No te desanimes si él cree que aún no te has esforzado lo suficiente para cambiar de puesto. Ya sabes que, como dice el refrán, "el que la sigue la consigue" y el éxito llegará pronto. Establece nuevos objetivos y continúa, ahora no sólo trabajando para alcanzarlos, sino para superarlos. Deja constancia de que no pararás hasta lograr tu objetivo final: cambiar de departamento y de puesto.


Si te ha interesado este artículo, te recomendamos:

 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí