Coaching coactivo

Lunes, 10 Febrero 2014

El término co-activo hace referencia a la naturaleza fundamental de la relación de coaching, en la que el coach y el cliente son colaboradores activos. En el coaching co-activo esta relación es una alianza entre dos personas iguales y equivalentes, creada para satisfacer las necesidades del clientes, y que permite crear un espacio seguro y valiente en el que trabajar en un plano de corresponsabilidad y respeto para lograr los objetivos planteados.
Publicidad
 
Por Francisco Giménez Plano, CEO de Augere para Womenalia

Esta fórmula de relación, cuyo objetivo es acompañar a personas en su desarrollo, nos permite transformar nuestra vida personal y profesional, y desarrollar nuevas habilidades. En Coaching Co-Activo se tiene la convicción de que las personas somos seres completos y que disponemos de una creatividad natural y de todos los recursos necesarios para encontrar las soluciones a todos los retos que se nos presentan en la vida.

Es una experiencia vital que lleva al coachee a un camino hacia la toma de decisiones conscientes que le permitirán vivir en plenitud y equilibrio cada momento de su vida, lo que aumenta las habilidades que todos necesitamos para desarrollar nuestro potencial para liderar nuestra vida.

El compromiso de un coach Co-Activo es hacer preguntas adecuadas, escuchar y ayudar al coachee a que haga emerger todas sus capacidades y alcanzar objetivos con sentido. No se trata de instruir o aconsejar, sino de acompañar.
Los cuatro pilares del coaching coactivo:

Cuatro pilares constituyen los cimientos del coaching coactivo:
  • El cliente es una persona por naturaleza completa, creativa y llena de recursos,
  • El cliente establece la agenda a seguir,
  • El coach danza en el momento,
  • El coaching co-activo tiene en cuenta y se dirige a todos los aspectos de la vida del cliente.
 
Una persona es por naturaleza completa, creativa y llena de recursos

La primera piedra de todo coaching co-activo es la siguiente: los clientes tienen las respuestas, o pueden encontrarlas. No hay nada equivocado o roto, no es necesario arreglar nada relacionado con el cliente. El coach no ofrece respuestas, sólo hace preguntas e invita al descubrimiento.

A veces los clientes no se creen que tengan las respuestas. Más bien tienden a creer que es otra persona – experta – quien las tiene, por ello en muchas ocasiones la gente acaba con una respuesta estándar que nos e adapta a sus necesidades únicas e individuales.

En muchos casos la persona tiene una poderosa voz saboteadora, que la juzga, a lo que que denominamos saboteador, que le dice que no tenemos la respuesta. El coaching coactivo se basa en la convicción de que los clientes son personas por naturaleza completas, creativas y llenas de recursos, personas plenas, capaces de encontrar por sí mismas las respuestas que necesitan.

La Agenda del cliente

Uno de los rasgos distintivos más importantes del coaching coactivo es que la agenda la establece el cliente, no el coach. El coach sólo ha de garantizar que la agenda se siga. Mientras los clientes se centran en los cambios permanentes que están acometiendo en sus vidas, el coach se encarga de sostener la agenda, garantizar que los clientes siempre estén avanzando hacia la plenitud y el equilibrio, y que sean capaces de adentrarse en el proceso de sus vidas.

Danzar en el momento

Durante la sesión, el coach está constantemente eligiendo. Cada respuesta del cliente proporciona información acerca de hacia donde orientar el siguiente paso del coaching. Se trata del arte de danzar en el momento. Consiste en la escucha a un nivel muy profundo – más allá de las palabras y de la historia, más allá del contenido o de la lógica del tema del que se hable , en escuchar con la intuición activada al máximo.

Percibir y ajustar de esta manera requiere gran flexibilidad, estar dispuesto a cambiar instantáneamente de rumbo, aceptar la paradoja o la aparente contradicción y seguir adelante. Esta agilidad del coaching la denominamos "danzar en el momento"

Tener en cuenta todos los aspectos de la vida del cliente y dirigirse a ellos

El coaching coactivo reconoce lo que tal vez parezca obvio: las decisiones que tomamos están interrelacionadas. Prácticamente cualquier opción existe dentro de un sistema de posibles opciones que se extienden a otras áreas de la vida.

La flexibilidad es una de las fortalezas del modelo coactivo. Los principios y contextos subyacentes permiten a los coaches co-activos trabajar con clientes en cualquier aspecto y virtualmente en cualquier rincón de su vida.
 
 

 
COACHING
 
 

 
 
Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí