Competencias clave en la etapa Junior

Lunes, 10 Febrero 2014

La etapa Junior que se desarrolla entre los 18 y los 30 años, es una fase trascendental en cualquier carrera profesional. Y es que durante la misma lograremos avanzar en cuestiones vitales que terminarán influyendo directamente en el resto de nuestro desempeño a lo largo del tiempo.
Publicidad
 
Muchos especialistas coinciden en que una etapa Junior aprovechada a fondo puede marcar la diferencia en la carrera de cualquier profesional. En otras palabras, sostienen que esa condición puede transformarse en un plus de valor capaz de lograr que una profesional con buenas aptitudes pase a convertirse en una líder en su sector.
 
¿Qué competencias previas se requieren antes de esta etapa? Lógicamente, aquí lo importante es haber completado un buen proceso formativo que como sabemos se extiende durante toda la vida, pero que antes del comienzo de la etapa Junior y durante su desarrollo necesita de la obtención de unos conocimientos básicos para poder desenvolverse con soltura en cada especialidad.
 
- Conocimiento de nuestro potencial
Ya durante la propia etapa es posible identificar distintas competencias que se necesita trabajar y afianzar antes de pasar a la próxima fase de nuestra carrera profesional. Una de ellas es el descubrimiento de nuestro potencial real, es decir, de aquellas actividades o áreas en las que logramos explotar al máximo nuestras virtudes.
 
Esto debería relacionarse directamente con nuestros gustos e intereses, ya que difícilmente alcancemos un nivel superlativo en tareas que no nos apasionan. Por otra parte, tendremos que vivir las experiencias necesarias para poder descubrir aquellos aspectos que realmente nos cautivan y a los cuales deberemos dedicar nuestra energía.
 
De esta forma, durante la etapa Junior se aconseja no tener miedo al cambio cuando se siente como una necesidad para poder probar distintos puestos, ambientes de trabajo o empresas. Además de facilitarnos la tarea de búsqueda interna de nuestro potencial, la acumulación de experiencias también será vital para adquirir otra de las competencias necesarias en esta etapa.
 Durante la etapa Junior se aconseja no tener miedo al cambio
 
 - Experiencia
Hablamos del enriquecimiento de nuestra hoja de vida. Hay que recordar que al comenzar la etapa de la promesa acabamos de concluir nuestra educación formal, por lo tanto necesitamos engrosar la experiencia profesional para poder aspirar a nuevos desafíos en las próximas fases de nuestro crecimiento laboral.
 
- Conocimiento del entorno profesional
Podemos contar con experiencia pero no haber adquirido un conocimiento global de nuestro entorno profesional. Entendemos por tal, el conocer el sector en el que trabajas, sus principales jugadores, cómo se estructura la industria en la que opera nuestra compañía, etc.

El siguiente nivel sería la empresa o empresas en las que has trabajado, sus departamentos, los centros de toma de decisión, los distintos tipos de estructura organizativa. Qué tipo de decisiones se toman en cada nivel jerárquico y por qué.
El conocimiento del entorno en el que estamos trabajando es fundamental a la hora de afrontar con éxito cualquier movimiento dentro del mismo.

Dentro del conocimiento del entorno incluiríamos el conocimiento, comprensión y uso de los "Códigos de empresa". Entendemos por códigos de empresa una especie de protocolo empresarial o de buena educación empresarial. Aunque es un tema amplio e incluso subjetivo y cambiante en función del país, del sector o incluso de la empresa, lo cierto es que hay comportamientos como, "no saltarte a tu jefe a la hora de comunicar determinados asuntos" que se han convertido en "normas o pautas" de uso generalizado. Estas normas o códigos deben aprenderse en esta etapa pues forman parte de una estructura sólida sobre la que continuar construyendo nuestra carrera profesional.
 
- Gestión de relaciones 360º
Muy relacionado con el conocimiento del entorno, está la competencia de la gestión de las relaciones en el entorno laboral desde una perspectiva 360º. Al final de la etapa de la promesa debemos ser capaces de comunicarnos con soltura y gestionar adecuadamente las relaciones con nuestros superiores, nuestros pares y la personas que dependen de nosotros.
Dependerá mucho de nuestra profesión o empresa, pero al final de la etapa de la promesa sería adecuado haber comenzado a gestionar equipos de trabajo, tal vez a veces de perfil junior y de reducido tamaño. Por pequeña que sea nuestra área de delegación y gestión, no la debemos menospreciar: será una plataforma de aprendizaje inmensa que nos preparará para afrontar adecuadamente la gestión de equipos a a otros niveles.
 
- Trabajo en equipo y Liderazgo
Una vez que somos capaces de gestionar nuestras relaciones 360º seremos capaces de afrontar con éxito el trabajo en equipo y de comenzar a desarrollar nuestra capacidad de liderazgo. Aprender a trabajar con personas y mantener buenas relaciones interpersonales es una habilidad social importante. La gestión de liderazgo se desempeña en todos los escenarios, ya sea en la oficina, en el colegio, en la universidad, en tu empresa, con socios, familia o inversionistas y se da tanto de forma verbal como no verbal
 
En resumen, la etapa de la promesa nos debe brindar el conocimiento de nuestras fortalezas y debilidades, descubriendo puntos fuertes y flaquezas en la propia práctica profesional cotidiana. Si la sabemos manejar con inteligencia, esta etapa puede ser el comienzo de una larga y fructífera carrera profesional.
 
 

 
COMPETENCIAS CLAVE
 
Qué es una competencia
Competencias Clave en la etapa Junior
Lecturas y Links de interés
 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí