jQuery.noConflict();

Cómo salir de tu zona de confort y afrontar nuevos cambios

Viernes, 22 Julio 2016

Página 1 de 2
1601-not-zona-confort

Resulta habitual cuando llevamos un periodo de tiempo en la misma empresa o puesto de trabajo, que nos hayamos acostumbrado, e incluso acomodado, en nuestras tareas y responsabilidades, sin asumir nuevos riesgos. Es lo que denominamos zona de confort, se trata de un estado mental en el que estamos seguras, controlamos lo que sucede a nuestro alrededor y podemos predecir prácticamente al 100% los siguientes movimientos. Con el paso de los años, hemos ido aprendiendo lo que necesitábamos saber en nuestro puesto de trabajo y lo hemos superado con éxito.

Esta zona, que representa seguridad y estabilidad, y que a priori, son elementos que buscamos para alcanzar la felicidad laboral, nos aporta un cierto grado de conformismo que nos puede llegar a confundir, esto es, nos conformamos tanto con lo bueno como con lo malo. Cuando nos conformamos con lo negativo, por ejemplo, condiciones laborales que no nos llenan, reparto de tareas y responsabilidades insatisfactoria, etc. pasa a denominarse zona de incomodidad.

Publicidad

Como decíamos, esta seguridad nos hace autoconvencernos de que optar por otro empleo nuevo representaría un futuro incierto, en el que asumir nuevos retos es sinónimo de peligro o fracaso.

No obstante, permanecer en una empresa o puesto de trabajo en el que hemos dejado de aprender o que no nos ilusiona el futuro del proyecto, conlleva a mermar nuestra productividad y eficacia, así como disminuir nuestra motivación. Y es que vivir nuevas experiencias siempre fue enriquecedor, tanto en la vida personal como en la profesional. Lo desconocido entabla nuevas oportunidades e ilusiones que nos devolverán de nuevo a la zona de aprendizaje.

Aceptar dejar atrás tu zona de confort para adentrarte en la zona de aprendizaje significa que serás capaz de eliminar obstáculos, de continuar tu crecimiento personal, de desarrollar tu conocimiento, de aprender de tus emociones y en definitiva: evolucionar y mejorar como persona.

Publicidad