jQuery.noConflict();

El 29% de las ofertas de empleo van dirigidas a personas entre 36 y 45 años

Lunes, 18 Abril 2016

1511-not-empleo

 

La edad y los años de experiencia de un trabajador se han convertido en los últimos tiempos en uno de los factores a valorar en los candidatos a cubrir vacantes de empleo por las empresas. Según un estudio llevado a cabo por Adecco e Infoempleo, en el que se han analizado más de 720.000 ofertas de empleo, las empresas valoran de forma muy positiva que los candidatos tengan conocimientos sobre el puesto a desempeñar, así como, cierto tipo de habilidades y competencias que se van adquiriendo con los años de trabajo.

Publicidad

No obstante, este tipo de competencias o soft skills indispensables hoy en día, no están "homologadas", por así decirlo, como sucede con la formación y estudios con títulos o certificados. Es por ello que las empresas en el momento de dar a conocer las ofertas de empleo, establecen ciertos márgenes de edad y experiencia que les permita afinar la búsqueda del candidato ideal, suponiendo así, que el candidato ha desarrollado este tipo de habilidades anteriormente. Así en 3 de cada 4 ofertas de empleo, la edad se ha convertido en un requisito indispensable.

A pesar de que en anteriores ocasiones hemos hablado de que la edad no debe ser un factor determinante para encontrar empleo, sino que es la actitud la que puede marcar la diferencia y el valor añadido de un posible candidato, nos encontramos que en el 31,2% de las ofertas publicadas, se recomienda la edad de la persona a incorporar como un filtro de descarte del candidato, sin tener en cuenta otros rasgos.

Atendiendo a los datos de este estudio, la edad media para cubrir ofertas de empleo se sitúa en torno a los 34 años, descendiendo respecto al curso anterior, que la situaba en los 35 años. De modo que, por franjas de edad, los perfiles que tienen más fácil el acceso al mercado laboral es la que abarca desde los 31 a los 35 años, con el 28% de las vacantes de empleo, seguida de la que va de los 26 a los 30 años, con un 25,1%; en total más del 55% de las ofertas de empleo. Mientras que el segmento de 36 a 45 años desciende su participación hasta el 29%.

El 55% de las ofertas de empleo van dirigidas a perfiles entre 26 y 35 años

Aunque parezca contradictorio, nuevamente los candidatos con mayor experiencia en el mercado, situados en los mayores de 45 años son los profesionales que más complejo lo tienen para aplicar a ofertas de empleo, en el que solamente el 6,2% de las vacantes van destinadas a este rango. Junto a ellos, los jóvenes menores de 25 años solo pueden optar al 8,9% de las ofertas publicadas, por lo que la formación continuada se convierte en una baza para seguir buscando empleo.

En palabras de Encarna Maroño, directora de Recursos Humanos de Adecco: "la motivación para incorporarse a un equipo de trabajo, la capacidad para aprender cosas nuevas, la creatividad, el compromiso con los objetivos de la organización, las ganas de crecer dentro de la compañía, etc. son algunas de las características que más valoramos dentro de los procesos de selección y que nos permiten ver la adecuación del candidato más allá de la experiencia previa en el puesto de trabajo o la edad que tenga".

Por su parte, Jorge Guelbenzu, director general de Infoempleo, añade que "Elegir a la persona correcta para el puesto debe ser la máxima que rija en los procesos de selección y no la edad. Las personas mayores de 45 años son un gran activo para las compañías gracias a su prolongada experiencia porque cuentan con muchos conocimientos para aportar y compartir".

El 6,2% de las ofertas de empleo se dirige a mayores de 45 años

En cuanto a los puestos directivos y de mayor categoría, la edad de los profesionales es superior a la media de edad que se establece en las ofertas de empleo, situándola entre los 36 y los 38 años de edad.

En la era de transformación digital que estamos viviendo, la convivencia de diversas generaciones serán realmente los ingredientes que darán a las empresas una productividad y competitividad por encima del resto, por lo que la actitud con la que se afrontan los trabajos son la clave para seleccionar y potenciar el talento dentro de las organizaciones.

 

Publicidad