jQuery.noConflict();

Consejos para prevenir y evitar el Síndrome del Burnout

Lunes, 18 Abril 2016

Página 1 de 2
1507-not-burnout

¿Sufres del síndrome del burnout?

Fatiga, estrés laboral, falta de energía y motivación, agotamiento mental, si estos síntomas te resultan familiares en los últimos meses es muy probable que puedas estar padeciendo el denominado Síndrome del Burnout, también conocido como el síndrome de estar quemado.

Publicidad

Esta patología es característica del siglo XX y sucede a nivel profesional, especialmente en pacientes que están largos periodos de tiempo expuestos a clientes y usuarios. En 1969 se acuñó por primera vez como staff burnout y se presentó en oficiales de policía de libertad condicional de la época. Fue en 1974 cuando el psicólogo estadounidense Herbert Freudenberger dio a conocer esta patología, después de una investigación en el ámbito sanitario donde se describen en profundidad los síntomas de este síndrome.

La población más proclive a sufrir este tipo de síntomas son profesionales que en su día a día están en continua interacción con otras personas, por ejemplo profesionales del ámbito sanitario, como psicólogos, nutricionistas, médicos, enfermeros, etc. También del tipo docentes y personal administrativo, deportistas, ingenieros, etc. En cuanto a géneros, este cuadro se presenta en un amplio porcentaje en mujeres.

Consecuencias y síntomas del Síndrome del Burnout
El Síndrome de Burnout se manifiesta tanto física como mentalmente y se define a través de tres dimensiones:

  • Agotamiento de no ser capaz de dar más de sí mismo a nivel emocional.
  • Suspicacia/escepticismo: se manifiesta como una actitud de distancia hacia el trabajo en sí, hacia los clientes y hacia los compañeros de trabajo.
  • Ineficacia: sentimiento de incompetencia en las tareas y funciones a desarrollar en el trabajo.

El síndrome del burnout aparece como un tipo de estrés laboral a gran escala debido en gran parte a la sobrecarga de trabajo, horarios de trabajo excesivos y cuando la remuneración no es la adecuada. Aparece también muy frecuentemente ante climas laborales viciados, esto es cuando se produce un trato con la persona de manera incorrecta por parte de compañeros y superiores, provocando aislamiento laboral en quien lo padece.

Es la sensación y sentimiento de que el trabajo "nunca acaba", de hecho, el tener siempre tareas pendientes origina una sensación de ansiedad y estrés continua que impide desarrollar nuestras responsabilidades de manera productiva y eficaz. Lo que antes era una motivación, se convierte en una lacra para el empleado que la vive.

En cuanto a síntomas corporales, el paciente suele sufrir dolores de cabeza y musculares, insomnio y/o mareos, trastornos digestivos, infecciones, manchas en la piel, trastornos respiratorios y circulatorios.

En cuanto a los síntomas mentales se manifiesta depresión, insatisfacción, irritación y sensibilidad. Algunas pruebas evidentes de que el trabajador padece burnout son cambios en el humor, en el estado de ánimo, pérdida de la ilusión por trabajar, etc.

Publicidad