3 tendencias que cambiarán el papel del Consejo de Administración

Martes, 24 Mayo 2016

Página 1 de 3

1406-cp-consejos administraciónSi hasta hace poco los consejos prácticamente renunciaban a ejercer su papel de custodios de la empresa, hoy están ayudando a recuperar la confianza de una sociedad doblemente escaldada y recelosa. Este cambio ha suscitado un debate al que diversos profesores del IESE y otros expertos han querido contribuir apuntando los elementos necesarios para que los consejos retomen su sitio en el poder corporativo, las competencias propias de sus miembros y las que distinguen al consejero delegado, el CEO.

Reaparición en escena

Publicidad

Aunque en líneas generales los consejos varían de una compañía y de un país a otro, estos son la máxima autoridad en la dirección de la empresa. Sin embargo, "en las últimas décadas, el CEO ha sido quien ha marcado el rumbo de las corporaciones, mientras que los accionistas y el consejo se mantenían en un segundo plano", explica el director general del IESE Jordi Canals, en un artículo del último número de la revista IESE Insight.

Los fraudes, las cuentas falsas, los abultados paquetes de retribución de los altos directivos y el colapso financiero de 2008 llevaron a la aprobación de leyes más estrictas, como la Sarbanes-Oxley de 2002 y la Dodd-Frank de reforma financiera y protección de los consumidores de 2010, que, a su vez, fortalecieron el gobierno corporativo. En muchos países, la nueva regulación también ha abierto la puerta a que los accionistas tengan más voz en las decisiones empresariales.

Para Canals se trata de un paso en la buena dirección, pero aún queda mucho por hacer. Aún hace falta es un viraje en la concepción que tienen las empresas de sus actividades y responsabilidades, tener presente que tanto el éxito como el fracaso dependen más que nada de las personas y de sus relaciones entre sí y con los demás grupos de interés.

Más allá de la regulación

El Consejo, claro está, no puede hacerlo todo solo. Se impone una visión más amplia de la empresa. Compañías y consejos deben reflejar la complejidad del mundo en que vivimos y trascender los aspectos financieros. Un buen gobierno corporativo no se limita a la presentación de unas cuentas claras que recojan la situación financiera de la empresa, sino que la transparencia debe extenderse al proceso de toma de decisiones. Para eso, es necesario garantizar un buen proceso de toma de decisiones imprescindible para que exista una relación fluida y de confianza entre el equipo directivo y el consejo de administración, así como entre los miembros del consejo, como afirma Jose Manuel Campa en su artículo "La transparencia, valor en auge".

Publicidad