Filtros por los que debe pasar una Compañía para que los inversores decidan invertir

Martes, 24 Mayo 2016

1312-act-inversoresLas decisiones de inversión son una de las grandes soluciones de los negocios. Para tomar la correcta, el ejecutivo financiero debe tener en cuenta elementos y criterios de evaluación, así como analizar los flujos de fondos asociados a las inversiones, el riesgo que conllevan y la tasa de retorno requerida. La determinación de invertir debe tomarse con precaución y prudencia: los números son siempre necesarios, pero éstos son interpretables, y desde luego los resultados de las previsiones tienen mucho que ver con las hipótesis de trabajo que se hayan manejado previamente. Por ello, sólo se debe decidir inversiones de importancia cuando exista un convencimiento pleno y bien fundamentado de su rentabilidad y viabilidad.

Un ejecutivo hoy, de una manera rápida y uniforme, en dos años puede quedar fuera de órbita, por no entender las transformaciones imprescindibles en las tomas de decisiones. El objetivo fundamental, aunque no único, de un presupuesto de inversión es ayudar a que se utilicen los recursos disponibles combinando adecuadamente las fuentes internas con las externas.

Publicidad

La intuición no asegura la mejor decisión, a menos que vaya acompañada de una buena dosis de conocimiento, criterio, experiencia y visión general del negocio, así como del entorno donde se encuentra.

Son cualidades necesarias para tomar las decisiones idóneas de inversión:

1. El dominio de técnica y el control.
2. Afán de servicio, investigación de necesidades y tratar de satisfacerlas.
3. Orientación a obtener resultados.
4. Emprender negocios, enfoques novedosos, iniciativa y creatividad.

"La clave, como en el caso de Womenalia, es que al inversor le guste el espacio, le convenza el equipo emprendedor y crea que se puede crear una gran empresa a su alrededor", nos contaba Rodolfo Carpintier, Presidente y CEO en Digital Assets Deployment.

Llega la hora de decidir
Seleccionadas las oportunidades de la inversión, se realizan las evaluaciones según los criterios establecidos para las estrategias de comercialización, producción, de crecimiento, rentabilidad, calidad, servicios... Posteriormente se clasifican dándole prioridades a los de mayor rentabilidad. El proceso de inversión se apoya en proyecciones y suposiciones detalladas en escenarios futuros que observan mayores utilidades, de acuerdo con desembolsos de los fondos. La labor critica de la dirección sigue siendo el establecimiento de objetivos generales y específicos que serán los que den la orientación clave a la hora de decidir.

Se requiere una buena dosis de criterio para utilizar los datos significativos en la selección de los proyectos. Para Rodolfo Carpintier, "Los procesos de selección son muy exigentes, nosotros vemos unos 80 emprendedores de casi mil peticiones y solo invertimos en 10 al año. Por lo tanto, lo importante es que el emprendedor se "curre" el tipo de inversor que busca, sepa en qué proyectos invierte y se convenza de que su proyecto le va a interesar antes de ir a verle."

Una de las formas para adquirir ese criterio es prepararse ante situaciones prácticas, sin embargo, con relativa frecuencia se selecciona personal con conocimientos teóricos, aunque sin experiencia, para encargarse de los proyectos de inversión, o bien, profesionales cuya característica fundamental es la de ser muy ordenados, sistemáticos y buenos supervisores.

En las empresas grandes participan en el proceso normalmente muchas personas, y son más las ideas que se descartan o retrasan que las que son aprobadas. Muchas empresas fracasan mas por invertir los recursos de manera tardía que por adelantarse al momento oportuno.

Es recomendable que los que toman las decisiones de inversión conozcan con amplitud la definición del negocio, el campo de acción actual y futuro que deberán ser razonables, y considerar las limitaciones impuestas por la propia realidad.

La red de contactos es clave para que el inversor se fije en una empresa. Cuando decide arriesgar su dinero e invertirlo en un proyecto, el 80% se basa en que el mismo se fíe del talento. Hace diez años, en Silicon Valley se invertía en ideas o en productos tecnológicamente avanzados. Hoy en día, se hace en proyectos que realmente han demostrado que hay gente dispuesta a pagar o a darse de alta. Al final, el inversor por quien apuesta es por una persona emprendedora y la capacidad que él cree que tiene esa persona de ejecutar la idea, que aún es intangible. Interfiere mucho la confianza. Si esa persona tiene una gran red de contactos y viene recomendada, o incluso tiene la confianza de otros que forman parte también de las redes del inversor, evidentemente hace inclinar la balanza para que ponga su dinero ahí.

1312-act-consejo administración womenaliaEntre los filtros por los que debe pasar una Compañía para que los inversores decidan invertir en sus empresas, se realizan 3 cribas:

• En la primera criba se elimina gran parte de los proyectos, bien porque no gusta el espacio, hay demasiados competidores, no gusta el equipo que presenta el proyecto o por el hecho de haber invertido en un competidor.

• En la segunda criba se tiene en cuenta que se defina en una primera página por qué van a tener éxito. Ahí se cae una gran cantidad de proyectos porque necesitan "20 páginas" para demostrar que no saben cómo lo van a hacer).

• En la tercera criba se les pide un Plan de Negocio en detalle. Lo examinan los analistas y de ahí pasa al Comité de Inversiones, quién recomienda al Consejo de Administración de 5 a 7 operaciones al año.

Una vez que los inversores han invertido en la empresa, desde el Consejo de Administración se le ayuda a la Compañía a llevar a cabo el proceso de Internacionalización. "Si el Consejo es bueno -no todos lo son- cada uno ayuda a su manera. Los hay que conocen países concretos y le pueden ayudar con contactos allí, otros son expertos en tecnología y les pueden decir cómo preparar entornos informáticos multilingües o abaratar costes de implantación; y otros pueden ser financieros y ayudan a conseguir el dinero que se necesita para dicha expansión internacional.", según Rodolfo Carpintier.

La empresa deberá tener en cuenta la fase del ciclo económico donde se encuentra la economía en el momento de entrar en funcionamiento la inversión, y muy especialmente si la financiación de la misma va a depender de los ingresos que la inversión realizada genere en el futuro próximo.


 

Publicidad