Formación para consejeros

Martes, 24 Mayo 2016

1406-not-formacion-consejerosEn la evolución de tu carrera profesional, tus responsabilidades van cambiando y se van acumulando a medida que vas ascendiendo. Aunque puedas delegar muchas de ellas en mandos inferiores, como directiva no sólo debes conocer el área desde la que empezaste en tus inicios, para la que estudiaste en la universidad.
 
Publicidad
En la evolución de tu carrera profesional, tus responsabilidades van cambiando y se van acumulando a medida que vas ascendiendo. Aunque puedas delegar muchas de ellas en mandos inferiores, como directiva no sólo debes conocer el área desde la que empezaste en tus inicios, para la que estudiaste en la universidad.
 
El directivo debe conocer cómo funcionan todos los departamentos de su empresa y estar preparado para tomar decisiones. Aunque su perfil sea, por ejemplo, más afín al laboratorio o a las ventas, si la empresa confía en él para un puesto de gran responsabilidad es porque cree que sabrá manejar con la misma soltura los recursos humanos, el plan de marketing y el departamento económico financiero.
 
Todo esto requiere de habilidades específicas. Algunas de ellas se supone que son naturales en alguien que ha llegado a un puesto directivo, como la capacidad de mando y gestión o la habilidad para hablar ante grandes auditorios, pero otras precisan un aprendizaje específico. Es por todo esto que los directivos, como cualquier otro profesional, necesitan seguir formándose para reciclar sus conocimientos y habilidades e ir adquiriendo otros nuevos.
 
El alto ejecutivo debe estar preparado para dirigir la compañía, ser un auténtico líder y negociar con trabajadores, clientes y proveedores. Y, por supuesto, sortear los dos grandes obstáculos para muchos profesionales de mayor edad: el manejo de las nuevas tecnologías y los idiomas. Uno de los cambios más grandes que han vivido las empresas en las dos últimas décadas ha sido la revolución que han experimentado las nuevas tecnologías, con la irrupción en nuestras vidas de internet y la telefonía móvil. La globalización ha sido el otro factor que ha hecho saltar por los aires las formas de trabajo habituales hasta los años noventa.
 
Es necesario que los horarios sean flexibles para que profesionales de esta categoría atiendan sus responsabilidades diarias. 
 
¿Presencial o a distancia?
 
Llegados a un puesto directivo, a la hora de mejorar la formación hay que pensar en la adecuación para el puesto mediante nuevos conocimientos y la formación continua necesaria para actualizarse. Empresas especializadas en formación, universidades y escuelas de negocios se reparten la preparación de los directivos con una variada oferta que va desde el trabajo personalizado, con encuentros entre profesor y alumno y un seguimiento continuo, hasta los cursos online que facilitan un tutor por teléfono o correo electrónico.
 
El método presencial es el más habitual para la formación en todos los niveles, y los grupos se forman en función de las necesidades, pero también de la experiencia y los conocimientos previos de los asistentes. De este modo el profesor evalúa directamente las necesidades y fomenta la comunicación entre los participantes. Por contra, la formación a distancia suele resultar más cómoda para profesionales con agendas muy ocupadas, y también es más económica. Los participantes deben hacer un mayor esfuerzo y disciplina, dado que su aprovechamiento no es supervisado. También existen métodos que combinan la formación presencial y a distancia. Lo fundamental es que los horarios tengan la flexibilidad que profesionales de esta categoría requieren para no dejar a un lado sus responsabilidades diarias.
 
Una referencia de eLearning: Bureau Veritas

Bureau Veritas Centro Universitario,junto a la Universidad Camilo José Cela, imparte el Máster en Gobierno Corporativo para Consejeros y Alta Dirección. Además de servicios online, cada participante cuenta con un Coaching Ejecutivo que le guía en la administración de una compañía de una manera responsable y sostenible, y le ayuda a adquirir las competencias necesarias para obtener la Certificación como Administrador o Consejero de Empresa.

El diploma incluye dos expertos, Experto en Administración y Dirección de Empresas y Experto en Gobierno Corporativo para Consejeros y Alta Dirección, que se compone de asignaturas especializadas para altos ejecutivos: Implementación de Buen Gobierno, Gestión de Recursos Financieros y Mercado de Valores, así como Desarrollo de Responsabilidad Social Corporativa, Comunicación Corporativa y Liderazgo Emocional para la Alta Dirección. Se trata, en definitiva, de un programa 360 ° para puestos directivos.
Publicidad