4 tips para averiguar si has encontrado el trabajo de tus sueños

Jueves, 25 Mayo 2017

Página 1 de 2

1401-not-trabajo-sueños

Hay momentos a lo largo de nuestra carrera profesional en los que deberíamos pararnos a reflexionar. Muchas veces, parece que nuestra vida laboral va fluyendo sin un rumbo claro y, de repente, nos encontramos en un puesto de cierta responsabilidad, tomando decisiones y con gente a nuestro cargo. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Es esta la realidad que nos imaginábamos cuando terminamos la carrera o simplemente hemos ido siguiendo el camino que la vida nos ha marcado? ¿Estamos haciendo realmente lo que nos gusta?

Publicidad

Confucio decía: "encuentra un trabajo que te guste y no volverás a trabajar ni un sólo día de tu vida". Y es que la relación que existe entre nuestras aptitudes y nuestros gustos e intereses es realmente estrecha. Jane Rodríguez del Tronco, Talent Coach y formadora, utiliza de forma habitual el test de personalidad MBTI para ayudar a identificar el talento y las preferencias de cada persona. Y asegura que "es curioso el nivel de coincidencia que en ocasiones tiene el tipo de personalidad MBTI con la profesión de la persona, así como con su nivel de desempeño y satisfacción en determinadas funciones.

Confucio decía: "encuentra un trabajo que te guste y no volverás a trabajar ni un sólo día de tu vida"

Esto quiere decir, que cuanto más nos apasione lo que hacemos y más claro tengamos a dónde queremos llegar, mejor desempeñaremos nuestro trabajo y más aportaremos a la organización y a nosotros mismos. Por eso, todas deberíamos hacernos las siguientes preguntas: ¿Es este el trabajo de mis sueños? Y si no lo es ¿Es este el camino correcto para alcanzar el trabajo de mis sueños?

Javier Carril, conferenciante experto en motivación y liderazgo y miembro del Consejo de Expertos de Womenalia, nos da las claves para responder a estas preguntas:

  1. Aprendizaje diario. ¿Siento que estoy aprendiendo cosas nuevas cada día? Muchas veces nos estancamos y nos acomodamos en un puesto de trabajo que ya controlamos al dedillo. Cuando llevamos varios años de experiencia en un cargo y no nos embarcamos en nuevos retos, nuestro día a día está casi hecho. Esto puede parecer algo positivo a primera vista, ya que nos libera de complicaciones. Sin embargo, también puede llevarnos al aburrimiento o a la frustración. Cuando no salimos del trabajo mecánico y no avanzamos hacia adelante, es probable que algo falle.
Publicidad