Los 9 primeros pasos para construir tu marca "persofesional"

Martes, 09 Junio 2020

marca-personal-profesional

Partimos de la base de que absolutamente todas las personas tenemos ya generada nuestra propia marca; la diferencia está en quién la gestiona correctamente y quién no.

Probablemente, muchas de nosotras contemos con amplia formación, diversa experiencia profesional, multitud de habilidades y aptitudes, habremos realizado diversas colaboraciones, escrito algunas publicaciones y elaborado contenido de interés.  Pero si no lo comunicamos, si todo nuestro trabajo, si nuestras aportaciones, si nuestro conocimiento no lo hacemos visible, ¿cómo esperamos que nuestro público objetivo nos identifique o, incluso mejor, nos recuerde por ello? ¿Cómo podemos generar y reforzar esa huella que quede en la mente y corazón de quienes nos conocen para construir relaciones profesionales y sinergias a futuro?

Publicidad

La respuesta es sencilla: mostrándonos, dejándonos ver, comunicando lo que somos y lo que hacemos. Pero no de un día para otro, sin organización y sin estrategia; de esa manera, muy probablemente, lo que consigamos sea trasladar una imagen, sí, pero quizás no tan beneficiosa como nos gustaría.

Nuestra marca debe ser nuestra radiografía. No se trata solo de serlo, sino de parecerlo y, sobre todo, demostrarlo.

Y como el movimiento se demuestra andando y en Womenalia somos fans de trazar caminos profesionales y dar pasos para alcanzar metas, aquí van los 9 primeros que deberás seguir para empezar a construir tu marca persofesional; "persofesional", sí, porque nuestro yo personal y nuestro yo profesional deben estar alineados. Aquí tienes el primer consejo.

1. Eres única, pero ¿por qué? Elabora tu DAFO

Construir nuestra marca persofesional viene a ser como elaborar nuestra tarjeta de presentación que nos ayudará a encontrar nuevos retos profesionales, buscar una nueva posición en nuestra actual compañía, posicionar nuestros productos o servicios, encontrar nuevos clientes, o proyectos donde invertir o incluso crear nuestra propia empresa. Todo lo que nos propongamos es posible si tenemos claro el objetivo y si sabemos comunicar dónde estamos, qué hacemos, cómo lo hacemos y cuál es nuestro valor diferencial.

Y para eso necesitamos conocernos bien, saber potenciar y explotar nuestras habilidades y fortalezas, así como trabajar para corregir y/o reconducir nuestras debilidades y amenazas. 

Toca pensar y analizar. ¿Qué habilidades tengo? ¿Qué me hace falta? Elaborar nuestro DAFO puede resultarnos algo complicado, no estamos acostumbradas a pensar en primera persona, a ponernos en el foco y autoanalizarnos y, en ocasiones, no nos atrevemos a poner en valor todo el potencial que tenemos. Por eso es bueno, contar con terceras personas. Ayúdate de ellas. Su punto de vista te ayudará a poner algo de claridad sobre tus debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades.

2. Búscate. ¿Qué se dice de ti?

En ocasiones, tendemos a pensar que si no somos muy activas en redes, nadie hablará de nosotras, así que estamos libres de correr riesgos. Error. Todos, de una u otra manera, somos visibles, bien por una foto que se haya compartido y en la que nos han etiquetado, bien por una colaboración que hayamos hecho y sobre la que otras personas han comentado o incluso porque en su día nos presentamos a algun concurso, premio u oposición. Las posibilidades son infinitas y deberemos conocer exáctamente cómo está la situación, de dónde partimos y si lo que se está "hablando" de nosotras encaja con la imagen que queremos transmitir.

Así que no te cortes, haz lo que se llama una búsqueda vanidosa. En tu buscador habitual, sin estar logada en tu sesión o con una sesión de incógnito, escribe tu nombre y apellido y analiza los resultados que devuelve.

Si todas las publicaciones van en una línea más lúdica y menos profesional y ese no es el objetivo que te habías planteado, es hora de que te actives y comiences a incrementar las publicaciones que aporten de ti la imagen que quieres trasladar.

Esta radiografía digital nos da mucha información orientativa sobre los pasos que debemos seguir. Aprovéchala.

3. Activa tu perfil en redes profesionales

perfil  redesObvio, ¿no? Debes estar donde se encuentre tu público objetivo y tú como profesional que eres en tu sector deberás estar donde se encuentren las empresas y contactos con quienes podrás establecer relaciones y sinergias. 

Tu perfil es tu tarjeta de presentación. Debes cuidarlo y hacerlo atractivo. No se trata de seguir la misma línea de un curriculum tradicional, se trata de que captes la atención desde tu esencia, que te hagas cercana, que te hagas visible pero humanizando tu marca. Cuenta lo que te gusta, cuáles son tus pasiones, tus logros, metas y objetivos. Hazte cercana y capta la atención de tu audencia, engánchales; de manera que cuando envíes una solicitud para contactar con esa persona que tanto te interesa, acepte tu invitación.

4. Trabaja tu presentación

Debes trabajar tu marca constantemente. No se trata solo de abrir un perfil en una red profesional y dejarlo ahí, sin más. Hacerte visible es compartir contenido de interés, pero también moverte. Acudir a eventos, charlas, conferencias, networking, etc. Son una magnífica oportunidad para darte a conocer, para presentarte y para ello deberás tener claro el mensaje que quieres trasladar. Cómo quieres que te recuerden.

Así que, es momento de que ensayes tu propio elevator pitch. Probalemente las primeras veces te resulte complicado, por lo que te tocará ensayar. ¿La mejor opción? Grabarte e ir puliendo errores. Cuando lo consigas, descubrirás que nadie mejor que tú para hablar de tus proyectos y aspiraciones con esa pasión que engancha y que hará que tu público quiera seguir descubriendo más de ti.

5. Conoce a tu público objetivo

¿Tienes claro a quién quieres que llegue tu mensaje? Y si lo tienes claro, ¿sabés dónde encontrarlos? No hagas esfuerzos de más. Antes de ponerte a trabajar tus publicaciones y las diversas acciones que tengas preparadas para hacerte visible, analiza y ten claro el perfil de a quién te quieres dirigir, qué tipo de contenidos e información puede serle relevante y, sobre todo, en qué canal están. ¿Tendría sentido acaso que te desgastaras en Twitter, por ejemplo, hablando sobre el cuidado de mascotas, si nadie en esa red tuviera interés alguno en ese tema?

6. Elabora tu mapa de identidad digital

Y llegados a este punto seguro que te estarás preguntado, ¿y de qué hablo? ¿Comparto solo contenido profesional?, ¿no puedo compartir nada de mi vida personal? Por supuesto que puedes y en la medida y cantidad que tú decidas hacerlo, siempre que lo que publiques no vaya a perjudicar a tu marca profesional y esté acorde a los objetivos que te has planteado.

No somos robots y todas las personas, además de tener vocación profesional, también tenemos familia, amigos, vida en general y, desde luego, tampoco nos pasamos 24 horas al día trabajando, ¿no? Compartir ese aspecto de ti, te hace ser más real, aproximarte a los intereses e inquietudes de otras personas. Eso sí, nuestra recomendación es que, como todo lo que publiques en redes, lo hagas con coherencia y sentido y, sobre todo, que lo hagas tras responderte a una pregunta: lo que voy a compartir, ¿va a tener consecuencias en la imagen que doy de mí misma? ¿me beneficiará o no? A partir de ahí, tú decides.

Por tanto, en este punto es importante que decidas:

  • Temas de lo que vas a hablar
  • En qué canales
  • Tono de los mensajes
  • Frecuencia con la que vas a publicar

Importante. No se trata de estar en todos los canales, ni estar por estar. Si vas a abrir una cuenta en la red que has decidido que más te conviene, hazlo porque la vas a trabajar y no la vas a dejar abandonada. Dejar un perfil inactivo es lanzarle un mensaje a la persona que te sigue o que pudiera seguirte de que ya no estás, que ya no eres de interés. Y ahí habrás desaparecido para ella.

7. Amplifica tu marca

Ya tenemos claro que a través de las nuevas tecnologías tenemos una interesante posibilidad de darnos a conocer como profesionales. Y esto va más allá de abrir un perfil en redes y ya. Mira todo lo que puedes hacer:

  • Crea tu propio blog
  • Participa en otros blogs de tu interés
  • Colabora con publicaciones, revistas y medios de comunicación del sector
  • Sé activa en redes sociales compartiendo contenido de valor, tanto propio como de terceros.
  • Particia en charlas, conferencias, mesas redondas y máxime si te invitan a asistir como ponente. ¡Fuera miedos!
  • Escribe un libro, ¿por qué no?
  • Y, de manera transversal a lo anterior, fomenta siempre el networking.

8. Analiza y mide

¿De qué sirve todo lo anterior si no sabemos si todos los esfuerzos que estamos haciendo dan resultado? Cualquier estrategia que lleves a cabo en tu vida profesional debe incluir un punto de análisis, medición de resultados y cumplimiento de objetivos.

¿Te planteaste como objetivo incrementar tu número de seguidores? Comprueba si lo has logrado.

¿Te planteaste como objetivo conseguir una entrevista al mes en un medio para hablar de tu proyecto? ¿Ya las has cerrado?

¿Te planteaste como objetivo posicionarte como referente en tu sector? Repasa cuántas consultas profesionales has recibido. 

Medir es la clave de todo. Solo aquello que puede ser medido, podrá ser mejorado.

9. Humaniza tu marca y sé fiel a ti misma

Construir una marca es hacerlo desde tu propia verdad; no finjas ser quien no eres en realidad. Demuestra tus valores, habilidades y hazlo con pasión y sinceridad.

Agradece, ayuda y comparte.

Mantén siempre la credibilidad, coherencia, constancia en cada una de tus acciones y publicaciones.

Y recuerda, lo que te hace diferente ahora; te hará destacar más adelante.

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí