Diferentes formas de motivar a los empleados

Viernes, 29 Marzo 2019

0319-emp-motivar-empleados

¿No se te ocurre otra forma de incentivar a tus empleados que no sea económica?

Te damos algunas posibilidades diferentes...

No lo dudes, los buenos empleados no solo son los que venden más productos o servicios de tu empresa, sino aquellos que, además, interactúan activamente con los clientes de manera agradable, acuden contentos al trabajo, no se les hace eterno el tiempo que pasan en el trabajo y actúan como embajadores de la marca, aunque no estén en horario laboral. Conservar a este tipo de empleados es una necesidad de primera línea para cualquier empresa.

Publicidad

Posiblemente se nos venga a la cabeza que la mejor forma de motivarlos es con un aumento de sueldo, con un plus extra, pero lo cierto es que no a todos nos motiva un incremento económico.

Para los dueños de los negocios no siempre es fácil inspirar y mantener motivados a sus empleados. A cada uno de ellos le motiva cosas diferentes, y en ocasiones no es fácil averiguar qué motiva a cada uno. Creo que hay dos cosas que no desagrada a ninguno: el crecimiento profesional y el reconocimiento público.
Si tienes empleados a los que quieres mantener, te comento algunos de los incentivos más "valorados" y que puedes ofrecer -aunque te aseguro que hay cientos de ellos más-. Son:

  • Formación, que les ayuda a estar actualizados, a mejorar sus capacidades y destrezas, a desarrollarse profesionalmente y, si la empresa tiene un organigrama amplio, a poder ascender internamente.
  • Con la creación de proyectos, productos... a partir de las ideas que aportan los empleados.
  • Premios, como unas entradas para el teatro, el fútbol, los toros, etc. (si sabes que le gusta, claro), una invitación a una comida para dos personas, un viaje para que pueda realizarlo con quien elija, etc.

Otros incentivos menos frecuentes en las empresas, pero que también agradan a muchos son:

  • Día de la marmota. Si sabes que alguno de ellos le cuesta madrugar, puedes ofrecerle un día en el que entre a trabajar más tarde y aproveche para dormir.
  • Te ayudo con tus recados. Esta fórmula está instaurada en muchas empresas grandes en las que disponen de un servicio para que los empleados puedan hacer peticiones domesticas (que le lleven la ropa a la tintorería, que le compren un libro que quiere leerse, que le recojan el pedido de la farmacia, etc.).
  • Fijamos un día para hacer un desayuno todos juntos o tomarnos unas cañas al mediodía y charlar de otras cosas que no sean trabajo.
  • Una hora de gimnasio semanal en horario laboral.

Y, si nada de lo expuesto encaja con tus empleados, lo mejor que puedes hacer es poner un buzón de sugerencias en el que indiquen qué necesitan o qué les gustaría y poder satisfacerlos en la medida de lo posible.

Si pones en marcha un programa de incentivos, no te olvides de dar seguimiento a los niveles de satisfacción de los empleados mediante reuniones individuales, y de atender cualquier situación que quieran comentarte espontáneamente.

maria-oriza-cedrunPor María Oriza, Responsable de Comunicación en Spain Business School
Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí