Digitalización y Talento femenino

Jueves, 18 Octubre 2018

crp-digitalizacion-talento-femenino

De puertas para fuera, la digitalización es un reto inaplazable para cualquier empresa, sea cual
sea su tamaño o sector de actividad. "Sin digitalización no hay mercado" podría ser el lema de cualquier negocio que quiera resultar rentable. De hecho, según el informe Informe Minsait sobre Madurez Digital, elaborado por Indra junto la Universidad Carlos III: "Desde 2015 la digitalización ha sido responsable directa de hasta un 30% del crecimiento de la economía española". Y el potencial de crecimiento es aún mayor: "La economía española será capaz de obtener los máximos beneficios de la digitalización en la medida en que el capital tradicional sea reemplazado por el tecnológico, el capital humano siga optimizándose y se mantenga la inversión en I+D".

Pero, ¿Cómo afecta la digitalización de puertas para adentro? ¿Cuál es su impacto en nuestra forma de relacionarnos dentro de la empresa? ¿Cómo podemos mantener viva la conexión y el sentimiento de pertenencia, o las bases de la cultura corporativa en entornos cada vez más deslocalizados y distantes? ¿Es posible mantener el sentido de la pertenencia a un equipo?

Publicidad

Definitivamente no es solo posible, sino que es uno de los grandes retos para los responsables de la gestión de Personas en el S XXI: El concepto "fluidez digital" que se define como "el alcance que tiene en las personas el buen uso y aprovechamiento de las tecnologías para adquirir conocimiento, ser más efectivos y estar mejor conectados en sus tareas diarias" parece que juega a favor de las mujeres. Según todos los estudios, las mujeres poseen de manera innata algunas de las cualidades que resultan esenciales para asegurar el éxito y la cohesión de los equipos de trabajo en la era de la digitalización.

Entre estas cualidades destacan cuatro por encima del resto:

La primera es nuestra capacidad de organización: las mujeres son capaces de organizar mejor su tiempo, establecer con claridad prioridades y coordinar sus actividades, sin disparar sus niveles de estrés, y, por tanto, siendo más afectivas.

La segunda cualidad vital son las habilidades de comunicación: las mujeres, en general, son por naturaleza sociables, tienen facilidad para compartir información y se sienten cómodas en entornos abiertos y colaborativos.

Del mismo modo, los perfiles femeninos suelen estar preparados para realizar funciones
multitarea. Precisamente por esa mayor capacidad para organizar el tiempo y establecer prioridades.

Y, por último el sentido de compromiso y pertenencia: Un reciente estudio, mostraba
recientemente que, una vez superada la brecha salarial, las mujeres estaban más dispuestas a comprometerse con organizaciones a largo plazo, siempre que se sintiesen identificadas con sus valores y cultura corporativa.

Para Manuel Rodríguez Aseijas, ex Director de RRHH de Inditex o Coca-Cola España, entre otros y Gestor de Equipos Internacionales y Estrategias de Negocio:

"En entornos de trabajo cada vez más automatizados , físicamente distantes y menos intensivos en la interacciónsocial, el desafío de compartir principios y valores que den cohesión al grupo deviene aun mayor. Capacidades como la creatividad, la resolución de problemas complejos, la coordinación con otros y la flexibilidad intelectual serán más necesarias que nunca, y en este sentido, el talento femenino supone un activo vital para las organizaciones. La Cultura de la organización habrá de responder a nuevos perfiles personales, que traen consigo nuevas necesidades, nuevas expectativas y nuevas formas de comprometerse. Los perfiles con más alto nivel de flexibilidad y capacidad de aprender y reinventarse serán los de mayores posibilidades de éxito"

En la misma línea, señala también que las propias organizaciones necesitarán adaptarse y fomentar estos nuevos perfiles para sobrevivir con éxito a los retos de la digitalización: "En las organizaciones del futuro aquellas que sean capaces de desarrollar culturas más flexibles y enfocadas al aprendizaje tendrán mayores posibilidades de éxito. Las organizaciones ganadoras en un mundo digital no serán las que hoy son más fuertes, sino las que cuenten con culturas que fomenten la agilidad, el cambio y la adaptabilidad".

Parece claro, por tanto, que la digitalización supone una oportunidad excelente para fomentar, de una vez por todas, el desarrollo del talento femenino dentro de las organizaciones, no ya por una cuestión de paridad, sino por una cuestión práctica fundamental: El impulso del talento femenino será uno de los pilares básicos en los que se sostenga el éxito de las organizaciones del futuro.

 

Publicidad
Comentarios
  • No hay comentarios
Es necesario ser usuari@ de Womenalia para comentar. Regístrate aquí