Post
anterior
Siguiente
Post

Mindful nature atención plena en la naturaleza

Jorge Urrea Yin yang del desarrollo personal y profesional
9 Feb. 2017 0 comentarios

blogs_image_post_detail

Lo que más debo a los bosques donde me he recogido, es la intimidad del contacto conmigo mismo, la calidad del aire (energía o chi en chino) y la baja vibración, que tienen en comparación con las ciudades. La calma, junto con el paisaje y su influencia energética, que nos cobija, nutriendo a todos los que se ponen bajo su paraguas, debería ser fiel imagen para las empresas y familias. Un sitio donde no solo vivir o ir a trabajar, aguantando en apnea, sino donde querer crecer, como un árbol que aprovecha la fuerza del bosque para resistir vientos, lluvias, tierras erosionadas…

Sin embargo no debes pensar que hace falta viajar muy lejos, como en la película “Into the Wild”, para disfrutar de esto. Viajando yo también por Canadá de costa a costa, pude disfrutar de rincones donde la naturaleza pertenece solo a la naturaleza, donde la presencia del ser humano es tan pequeña, que es difícilmente perceptible, y sin embargo mi sensación fue parecida a la que tengo en bosques en Galicia o Gredos. La naturaleza es siempre naturaleza, allá donde estés. Incluso si no puedes acceder más que a un pequeño parque con cuatro árboles cerca de casa, acércate a ellos, contémplalos hasta comprender su historia, su naturaleza, su expresión… Cerca de nuestra casa en Madrid hay un eucalipto aisalado en un paseo, con unos 20 metros de alto, absolutamente majestuoso, pero la mayor parte de la gente pasa por debajo sin contemplarlo, mirando el suelo en vez del suelo. Yo me paro todos los días a saludas al “abuelo” como le llamo ante mis hijos, para que se paren, para que miren, para que le tomen cariño. Decía Flaubert que “para que una cosa sea importante basta con mirarla largo tiempo”. Verás muchas cosas alrededor de los árboles, y te ayudarán tanto como ayudaba el neurótico que en la película Caos Calmo, se retiró a un parque a decidir qué hacía con su vida, y una vez allí, parado, todos sus amigos iban a él a buscar verdad. Los árboles tiene mucha, solo hay que saber escucharlos, si quieres entrenarte en ese arte,vente con nosotros a trabajar la atención plena en la naturaleza http://www.psico-tao.com/?cat=3

Publicidad
Publicidad