Post
anterior
Siguiente
Post

El misterio de la conciencia

María Carreto Figueras TuHop, impulsa tu salto, crea tu vida
12 Oct. 2017 2 comentarios

blogs_image_post_detail

Nada representa para la ciencia un problema tan indescifrable como la conciencia. No hay nada más íntimo que la experiencia consciente, ni nada más difícil de explicar. Muchos han tratado de explicar lo que es, pero las explicaciones parecen fallar al blanco. Hay quienes han llegado a la conclusión de que es un problema intratable, y de que no hay manera humana de dar una explicación plausible. La experiencia consciente es un completo misterio.

 

El auténtico problema que plantea la conciencia es el problema de la experiencia. Cuando pensamos y percibimos, existe por una parte el ronroneo que produce el procesamiento de la información, pero hay además un aspecto subjetivo. Ese aspecto subjetivo es la experiencia. Cuando vemos, por ejemplo, experimentamos sensaciones visuales. Después están las sensaciones corporales, desde el dolor hasta el orgasmo; las imágenes mentales que ideamos en nuestro interior; la cualidad conmovedora de la emoción, y la experiencia de un flujo de pensamiento consciente. Pero el hecho de que estos sistemas sean sujetos de la experiencia nos deja perplejos. Está generalmente aceptado que la experiencia tiene una base física, pero no somos capaces de dar una explicación plausible de por qué o cómo surge. ¿Qué razón puede haber para que un procesamiento físico haga surgir una rica vida interior? Desde un punto de vista objetivo, no parece que tenga razón de ser, y sin embargo eso es lo que ocurre.

El problema sigue existiendo incluso aunque se explique la ejecución de todas las funciones relevantes. Explicar cómo se discierne, integra y comunica la información neuronal no explica cómo se experimenta. Hay cuestiones que la ciencia del comportamiento no puede resolver. ¿Qué es la conciencia?¿Por qué existe?

Las herramientas de la neurociencia – escribe Chalmers- no pueden proporcionarnos el relato completo de la experiencia consciente, por mucho que tengan que ofrecer. Está claro que es un misterio.

 

Como teorías, los resultados realizados en el último cuarto de siglo reflejan una parte del importante progreso que se está haciendo en el campo de la neurociencia y la psicología. El problema es que se trata sólo de teorías  de estructura y función; no nos dicen nada sobre cómo es que la ejecución de esas funciones va acompañada de una experiencia consciente, cuando la inmensa dificultad que tenemos para comprender la conciencia reside precisamente aquí. En esa brecha, en entender cómo es posible que nazca una experiencia subjetiva de un proceso físico. Incluso el premio Nobel de física Steven Weinberg admite que conciencia plantea un serio problema, y que, aunque tal vez tenga algún correlato neuronal, no parece que su existencia pueda derivarse de las leyes físicas. Como dijo Emerson, contradice a toda experiencia: “En este caso, nos encontramos de repente, no en medio de una especulación crítica, sino en un lugar sagrado, y deberíamos avanzar con mucho cuidado y reverencia. Estamos ante el gran enigma del mundo, allí donde el Ser adopta Apariencia y la Unidad adopta Variedad".

El mundo de la multiplicidad de vistas, olores y emociones; un sentimiento subjetivo del ser, de estar vivos, que todos albergamos tan continuamente que muy pocos le dedican siquiera un instante de pensamiento. No hay ningún principio de la ciencia en ninguna de sus disciplinas que insinúe o explique cómo es posible que, de aquello, obtengamos esto.  

Muchos físicos aseguran que una “teoría del todo” está justo ahí, a la vuelta de la esquina; sin embargo, no dudarán en admitir que no tienen ni idea de cómo elucidar lo que Paul Hoffman, calificó como “el mayor misterio de todos”. La física ha intentado entrar en este terreno, pero ha decidido que no está a su alcance. No puede dar ninguna respuesta.

Saber qué partes del cerebro controlan el olfato, por ejemplo, no ayuda a desvelar la experiencia subjetiva del olfato – por qué un buen fuego tiene un aroma revelador.  “Deja que el hombre – dijo Emerson- encuentre la revelación de toda naturaleza y todo el pensamiento en su corazón; esto es: que lo Supremo reside en él; que los orígenes de la naturaleza están en su propia mente”.

En realidad, para ser sinceros en lo que a la ciencia se refiere, debemos admitir que no tenemos ni idea de cómo puede surgir la conciencia – ni en un individuo, ni colectivamente, ni, por supuesto, cómo puede surgir de simples moléculas y electromagnetismo- La pregunta, en realidad, es: ¿Puede decirse que la conciencia surja?

 

Aunque a la mayoría de la gente le gusta imaginar que el universo existía sin ella, si reflexionamos seriamente sobre eso, no tiene sentido. El universo cobra existencia gracias a la vida, y no a la inversa. O, lo que quizá sea más fácil de entender, existe una correlación eterna entre la naturaleza y la conciencia. Nuestras mentes son tan diestras en la creación de un universo tridimensional que rara vez nos preguntamos si el cosmos es otra cosa que lo que imaginamos que es. Las visiones, las experiencias táctiles, los olores…, todas estas sensaciones se experimentan solo dentro de la mente; ninguna de ellas está “fuera”, excepto la convención del lenguaje. Todo lo que observamos es la interacción  directa de energía y mente, mientras que todo aquello que no observamos directamente existe sólo como potencial, o, mas matemáticamente hablando, como nube de probabilidad. “Nada – decía Wheeler- existe hasta que es observado".

Fuente: Robert Lanza. Biocentrismo

Publicidad
María Carreto Figueras

María Carreto Figueras

Directora Comunnicación, TuHop

Gracias Jocelyne :-)
Jocelyne Orta Granados

Jocelyne Orta Granados

Licenciada en Acupuntura y Terápias Naturales, Centro Gayatri

Muy interesante el concepto de Conciencia , María. Si quieres más información sobre este maravilloso tema, lo puedes encontrar en la Filosofía Hinduísta y Budista y además en los estudios de Rupert Sheldrake ( con sus campos morfogenéticos) Donde se permite ver el desarrollo primordial y esencial de la Vida o Voluntad, la cual actuando sobre la Materia Primaria produce el Movimiento, es decir, la CONCIENCIA. Referencia: Filosofía Sankhia
Publicidad
  • Con la colaboración de:
  •  logo-evo
  • Descarga nuestra APP:
  • App Womenalia IOs en Apple Store
  • App Womenalia Android en Google play