Post
anterior
Siguiente
Post

¿Sé quién cosió mi ropa?

Lourdes Delgado Luque Tu look habla, en Womenalia
3 Nov. 2014 5 comentarios

blogs_image_post_detail

Es una pregunta que no nos hacemos nunca. A duras penas miramos las etiquetas. Y los fabricante,s como saben que nuestra sensibilidad es poco fina, tampoco se preocupan mucho.
Pero a nosotros sí que nos tiene que preocupar. ¿Quién, dónde y cómo se han elaborado las prendas que consumimos?

Esta es una historia que ilustra lo anterior:

"Daniela, una de las chicas españolas del último viaje, se anima a probar la técnica katha. Pero Geeta, por más que observa la tela, no parece muy convencida con ese pespunte. Controlar la calidad de los pañuelos que tejen 16 mujeres en su aldea de la India le ha vuelto muy exigente".

El objetivo de Geeta y de las otras 15 mujeres, además del de dejar exactamente el mismo espacio entre puntada y puntada, es el de obtener unos ingresos extra. Cada una de las 16 protagonistas de Anoothi ("The Creative Tribe of India"), reciben 290 rupias (casi 4 euros) por cada pañuelo finalizado.

Los fabrican a mano a partir del algodón que extraen reciclando saris (prenda tradicional en la India) y los adornan con estampados étnicos de diferentes colores. Algunos son reversibles y todos llevan cosida la firma de la mujer que los elaboró.


También te puede interesar...


Quién hay detrás de todo esto. Empujan esta iniciativa Anoothi y Open Eyes Project, una empresa social española de Turismo Responsable. Con ella, ofrecen una oportunidad al pequeño artesano (excluido de las reglas del comercio internacional) y fomentan el empoderamiento de la mujer con pocos recursos. Además de pagar a las mujeres lo que les corresponde por su trabajo, de cada pañuelo vendido se destina un porcentaje al centro de acogida Vatsalya´s, que cobija y forma académica y profesionalmente a menores que vivían en la calle hasta ser atendidos allí.

Un proyecto de moda ética en el que premiar directamente al artesano y a su vez colaborar con la educación de los más pequeños del país y su posterior formación e inserción laboral (Del proyecto Open Eyes).

Por alago se empieza, toda gran historia comenzó con un primer paso, se suele decir. El primer paso es ser sensibles al tema. Pero no solo con países del tercer mundo. Si no con nuestro entorno. Hace unas semanas conocí a tres emprendedoras en Xátiva, dicen de ellas mismas "El tiempo avanza, somos jóvenes con estudios que buscamos un hueco en el mundo laboral donde poderse desarrollar profesionalmente y decidimos emprender este negocio contando con la experiencia profesional de cada uno de los miembros de este equipo.

Esto es "Tomate de mar" una moda hecha en España con las mismas intenciones que busca el proyecto Open Eyes.

"...Vimos que la moda necesita un cambio: echábamos de menos el optimismo... Pensamos en mujeres de verdad y creemos que la mayoría de las mujeres están cansadas de no poder lograr el sueño de verse bellas y diferentes. Los anuncios, cómo se venden las marcas, la imagen de la mujer sensual y ociosa... la mujer ahora mismo ya no sueña con ser así, en los tiempos que corren, la mujer tiene que buscarse la vida, ser independiente... y sin embargo a todas les gusta verse "monas", ser diferentes sin dejar de ser femeninas" (Tomate de mar).

Ropa bien hecha por mujeres "jóvenes con estudios que buscamos un hueco en el mundo laboral donde poderse desarrollar profesionalmente y decidimos emprender este negocio contando con la experiencia profesional de cada uno de los miembros de este equipo" (Tomate de Mar).

Te vuelvo a preguntar, ¿mirarás a partir de ahora, quién cosió tu ropa?


Lee otras publicaciones anteriores de este blog:

Publicidad
Cristina Lanz-Azcarate

Cristina Lanz-Azcarate

Directora y Co-Fundadora, atelier EURA

Proyectos como los que mencionas , demuestran que el Comercio Justo o Fair Trade tiene un espacio, y a menudo me pregunto porque no aplicar la misma energia a todo el comercio .
Cristina Lanz-Azcarate

Cristina Lanz-Azcarate

Directora y Co-Fundadora, atelier EURA

Lourdes, el tema que propones es muy serio.

El coste real de los productos que consumimos, y las implicaciones que las condiciones de trabajo de l@s emplead@s tienen en las comunidades que las rodean deberian ser consideraciones embedidas en nuestra naturaleza.
Lourdes Delgado Luque

Lourdes Delgado Luque

Emprendedora-Editora, Tu look habla

Beatriz, ¿qué opinas acerca de esta forma de consumir moda?
Gracias
Publicidad