PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Entrega de donaciones excepcionales para los 10 años de “Enfants du désert”

Monica Castaneda Trophée des Roses
16 Oct 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Momento fuerte del Trophée Roses des Sables, la ceremonia de entrega de las donaciones se desarrolló el pasado sábado 10 de octubre en el pueblo de Haroun. Organizada por la asociación "Enfants du désert", la cual cumple 10 años. Fue la ocasión de un encuentro privilegiado con las familias que abrieron las puertas de sus casas a las participantes.

Accedemos a Haroun por una pequeña carretera que se extiende hacia un horizonte sin fin. Alrededor del pueblo, el vacío de un desierto de arena, de rocas y de polvo. A lo largo de estos 10 años de acción en el gran sur marroquí, la asociación "Enfant du désert", bajo el impulso de Laetitia Chevallier su presidenta, ha establecido vínculos muy importantes con este pueblo, lo que ha permitido a las Rosas vivir una tarde conmovedora de encuentros, de solidaridad y llena de sorpresas. Una vez las donaciones entregadas, los equipos aparcaron sus vehículos y se dejaron guiar por los niños por las calles de Haroun. Las mujeres del pueblo las esperan en sus casas para compartir un cuscús hecho por ellas con todo su cariño. Si muchas de las veces la comunicación era difícil, solo se necesitaba de un gesto o de una foto para contar un fragmento de la vida de sus hijos, maridos, la escuela, las penas, y las esperanzas cotidianas. "Estas mujeres estaban emocionadas en poder recibiros, explico Laetitia Chevalier. Para ellas, representa mucho. Acogeros en sus casas es su manera de agradeceros todo lo que hacéis por sus hijos"

DSC 3556

Tras el almuerzo, las Rosas se dirigieron al patio del colegio. Allí empezó un improbable y divertido partido de rugby con los niños antes de descubrir las clases. Las Rosas eran guiadas en todo momento por los niños orgullosos de su escuela. A la víspera del día internacional de la niña, las Rosas, las mujeres marroquíes y los niños llevaron una banderola pintada conjuntamente con este mensaje "Todas las niñas al colegio". Una tarde que concluyo con un "Standing ovation" para sus anfitrionas marroquíes. Sin embargo algo poco previsible fue cuando, Jean Jacques Rey, el creador del rally, confeso con un suspiro: "Nunca había visto nada igual". Una pequeña niña de dos años operada de corazón gracias a las donaciones de las Rosas.

El esfuerzo de las Rosas no solo se limita en traer el material hacia el gran sur marroquí. Los equipos apoyan así a la asociación "Enfant du désert" a través de donaciones financieras que permiten la puesta en marcha de diferentes acciones. Este año, gracias a los 6000 euros recolectados, una pequeña niña de dos años, Fatima Zahra va poder operarse del corazón.

Publicidad
Publicidad