NEXT_POST

Qué son realmente los filtros solares

Globalpharma . The Beauty Inspector
22 Jul 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Estamos cansados de leer que los filtros solares que componen nuestras cremas para el sol son importantes y necesarios para proteger de una forma correcta nuestra piel de los efectos nocivos de las radiaciones. Pero, ¿sabemos qué son realmente, qué tipos hay y de qué forma actúan? Desde The Beauty Inspector te contamos las claves de su funcionamiento y te proponemos los mejores del mercado que podrás encontrar en tu farmacia de confianza.

Lo primero que hay que saber, es que existen dos tipos de fotoprotectores que se diferencian según la manera que tienen de proteger del sol. Ambos llevan en su fórmula los famosos filtros solares.

Por un lado tenemos los preparados antisolares, que bloquean por completo las radiaciones solares impidiendo que lleguen a nuestra piel. El problema es que tampoco permiten que aparezca el tono bronceado tan característico del verano. 

El segundo tipo son los preparados solares. De éste tipo son los que comunmente conocemos como cremas solares. Permiten la llegada de las radiaciones solares que producen el bronceado, pero "bloquean" de forma selectiva las que causan el eritema solar. 

Una vez que conocemos esto, tenemos que diferenciar los tipos de filtros según su naturaleza: físicos, químicos o biológicos. 

Físicos: Están compuestos principalmente por partículas minerales, y actúan como una "pantalla" que bloquea las radiaciones que provocan las quemaduras y las que ponen morena la piel. No se absorben por la piel pero tienen el problema de dejar la superficie blanquecina, a pesar de que han mejorado mucho los procesos de producción, y cada vez dejan menos residuos sobre la piel. 

Químicos: son moléculas orgánicas que al recibir las radiaciones del sol, los absorben provocando reacciones fotoquímicas que transforman los rayos solares haciéndolos menos nocivos para la piel. La desventaja es que estos son los que provocan más intolerancias sobre la piel ya que en parte se absorben. Tardan unos 30 minutos en actuar, por eso es importante aplicarlos al menos media hora antes de la exposición al sol. 

Biológicos: se trata de moléculas antioxidantes que captan los radicales libres debidos a los rayos solares, que son los causantes del envejecimiento prematuro de la piel y de algunos tipos de cáncer de piel inducidos por el sol. Algunos de los más conocidos son la vitamina A (betacarotenos) y las del grupo C o E. Se utilizan sobre todo en complementos alimenticios destinados a prolongar el bronceado. 

Lo ideal es que se combinen los filtros químicos con los complementos alimenticios, ya que con éstos últimos conseguimos la acción antioxidante. 

Si todavía no te has hecho con tus cremas para el sol para este verano, en Globalpharma encontrarás las adecuadas para tí: desde sprays, lociones, brumas (¡lo último! muy frescas y ligeras), hasta las pantallas físicas más innovadoras y los complementos alimenticios de última generación. Todo ello con la confianza de tu parafarmacia de siempre. 

Publicidad
Almudena Martínez Alcón
Gracias por el artículo! Una explicación muy clara y bien definida de cada cosa, por fin entiendo las diferencias. Por cierto, ¿cuál me recomiendas?
Publicidad