PREVIOUS_POST
NEXT_POST

La realidad sobre la aromaterapia

Globalpharma . The Beauty Inspector
4 Mar 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

¿Realmente funciona la aromaterapia? ¿En qué consiste y cómo se utiliza? Descubre las terapias naturales y alternativas que cada día se utilizan más.

La aromaterapia consiste en utilizar aceites esenciales que proceden de las plantas para proporcionar bienestar a través de su inhalación.

Pero este tipo de terapia no es una novedad. Los egipcios, chinos y griegos ya la utilizaban hace miles de años; por ejemplo en baños, masajes o embalsamando cuerpos. Pero no fue hasta el siglo pasado cuando se definió lo que hoy conocemos como aromaterapia. Fue René-Maurice Gattefossé quien estudió los efectos de los aceites esenciales sobre ciertas enfermedades.

La aromaterapia actualmente se utiliza en la medicina alternativa, pero no tiene evidencias científicas de curar ninguna patología. Aún así, los aceites esenciales ayudan a mejorar nuestro bienestar, que acaba repercutiendo en una buena salud.

A través del olfato, los distintos aromas pueden estimular nuestro sistema nervioso ejerciendo diferentes acciones como relajarnos, estimularnos, reducir el estrés y la ansiedad, mejorar el sueño o mejorar nuestro estado de ánimo. Todo depende de qué aceite esencial se utilice, ya que cada uno tiene unas propiedades diferentes. Otra de las aplicaciones de la aromaterapia es como complemento en acupuntura o en masajes, buscando potenciar la relajación.

Los aceites esenciales se extraen de distintas partes de las plantas: semillas, frutos, hojas, flores o raíces. Son sustancias volátiles que desprenden olor al evaporarse. Pueden utilizarse por inhalación, pero también vía tópica o ingerirlos. Suelen utilizarse diluidos porque son encuentran muy concentrados.

En la aromaterapia utilizamos los aceites esenciales por inhalación. Se vierten unas gotas de un aceite esencial o una mezcla de varios sobre un difusor. Los difusores eléctricos se conectan a la corriente para que el agua de su interior se caliente y poder inhalar el vapor que contiene el aroma.

Si queremos aprovechar los beneficios de los aceites esenciales sobre nuestra piel, se recomienda diluirlos previamente en un aceite vegetal, como por ejemplo en aceite de oliva o aceite de almendras. Si lo aplicas con un masaje relajante, el aroma se irá desprendiendo aumentando tu relax y bienestar.

Al aplicarlo por vía tópica es importante que no se haga directamente sin diluir porque podría provocar quemaduras o irritación.

Algunos de los aceites esenciales más conocidos y sus propiedades son:

  • Aceites esenciales con efectos relajantes: aceite esencial de lavanda o aceite esencial de mandarina. Son ideales para el estrés, la ansiedad o insomnio.
  • Aceites esenciales estimulantes: el aceite esencial de ravintsara ayuda a estimular el sistema inmune.

Aunque los aceites esenciales son naturales no significa que sean inocuos, pueden producir efectos adversos:

  • Irritación o alergia sobre la piel
  • Fotosensibilidad con el sol por vía tópica
  • Nauseas, vómitos, mareos y dolor de cabeza por vía inhalatoria
  • Contraindicados en embarazadas y en niños
  • No se recomienda utilizar en personas con alguna enfermedad respiratoria

Algunos aceites esenciales pueden ingerirse, siempre diluido en agua, azúcar o alguna otra base. En este caso el riesgo de utilizar los aceites esenciales incorrectamente aumenta, porque hay que vigilar que la dosis sea la adecuada y que el aceite elegido sea el adecuado. Algunos aceites esenciales podrían causar toxicidad en nuestro organismo.

Te recomendamos que si quieres probar los beneficios de esta terapia natural y alternativa consultes siempre con tu médico y tu farmacéutico.

Si te ha gustado este post, no te pierdas el próximo en The Beauty Inspector.

Publicidad
Publicidad