PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Consejos para proteger las cicatrices en verano

Globalpharma . The Beauty Inspector
15 Aug 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Durante el verano pasamos muchas horas expuestos a la luz solar y a los rayos que provocan la pigmentación de la piel y que hacen que nos pongamos  morenos. Si sobre nuestra piel se está formando una cicatriz porque ha sufrido recientemente una operación, una quemadura o afecciones que suelen dejar marcas, como acné por ejemplo, esta exposición solar provoca que esa zona se oscurezca y quede la señal para siempre (a no ser que la eliminemos mediante láser). 

¿Qué es una cicatriz? Simplemente se trata del reemplazo de la piel que se ha perdido o dañado por tejido fibroso, formado principalmente por fibras de colágeno. Se forma sobre la herida para intentar cubrirla, reparar el daño y evitar que puedan entrar microorganismos patógenos a través de ella a nuestro torrente sanguíneo, causando problemas más serios. Suelen tener diferentes apariencias dependiendo de distintos factores como el tamaño y la forma, si ha habido infección durante la curación, el tipo de sutura, la cantidad de sangre que llega a la zona o si se han tomado medicamentos que hayan podido retrasar el proceso de cicatrización. A veces suelen ser más gruesas, con tonalidades que varían desde el rosado (que indica cicatrices más recientes) al blanquecino. 

Una vez que ya sabes qué es una cicatriz, tienes que saber por qué se oscurecen. Como seguramente ya hayas escuchado, el color dorado o bronceado de la piel se produce por la síntesis de melanina, un pigmento que con el sol se oscurece, actuando como defensa de la piel frente a los rayos ultravioleta que la dañan. Es por eso que las cicatrices, que son zonas de la piel dañadas que se están recuperando, necesitan la defensa de la melanina para evitar que esa zona más fina o "vulnerable" pueda verse afectada por el sol. Además, se suele producir más melanina de lo normal por los procesos inflamatorios que se dan en la cicatrización, provocando que esas zonas se oscurezcan más al exponerse al sol. 

Si este es tu caso y tienes una cicatriz que no quieres que quede de forma permanente grabada en tu piel, te damos una serie de pautas para evitar lo máximo posible que no la puedas eliminar:

1. Si se trata de una cicatriz muy reciente, lo mejor es cubrirla con apósitos o gasas. Si estás en la playa, son perfectos para evitar que se llenen de arena o se infecten. 

2. Seguro que has oído hablar de los parches que ayudan a la cicatrización y evitan que la piel quede abultada y rugosa. Suelen ser de gel y favorecen el proceso de regeneración de la piel, aparte de evitar los roces de las cicatrices con la ropa que hacen que tarden más en sanar. No van a proteger del sol, pero si además de tapar la zona los llevas, evitarás que quede esa marca que pueda pigmentarse cuando estés expuesto a los rayos solares. La ventaja: muchos no se despegan con el agua y evitan que entre arena al ir pegados sobre la piel. En Globalpharma puedes encontrar una gran selección de estos parches. 

3. Si ya la tienes desde hace algún tiempo y la piel está completamente reparada, sin costras ni sangrados, lo mejor es que utilices un fotoprotector con filtros solares físicos y protección muy alta. (si no sabes lo que son, te lo contamos en este post).

4. Al igual que parches, existen una gran variedad de cremas y geles regeneradores que favorecen la formación de colágeno y la recuperación de la piel. Eso sí, hay que aplicarlos cuando la herida ya está cerrada, y evitar que le de el sol a la zona, bien cubríendola como hemos visto antes, o con un filtro solar físico de alta protección.

5. Siguiendo con los productos para cicatrices ya creadas, puedes encontrar aceites y pomadas, como los de Rosa Mosqueta o de Centella Asiática, que tienen propiedades regenerantes que favorecen que las cicatrices se disimulen (es muy difícil que con estos productos puedas hacerlos desaparecer completamente). Aplícalos por la noche, y no olvides cubrir bien la cicatriz durante el día. Además, si has estado más tiempo al sol del que deberías y tu piel se ha quemado, te ayudan a calmarla y regenerarla.

Y recuerda, que si las cicatrices ya están asentadas y se han oscurecido, existen métodos, aunque más agresivos, para eliminarlas por completo. 

Si te ha gustado este post, no te pierdas tu próxima cita con The Beauty Inspector

Publicidad
Publicidad