PREVIOUS_POST
NEXT_POST

¿Cómo dejar de autosabotearte?

Isabel Gómez López Talento en acción
8 Apr 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

1404-ta-como-dejar-de-autosabotearte¿Alguna vez te has descubierto diciéndote "Soy mi peor enemiga"?

¿Sabes qué te gustaría conseguir en tu vida pero por alguna razón, algo está impidiendo que lo logres e incluso te hace retroceder?
Tal vez estés saboteándote.

¿Qué es el autosabotaje?

Para lograr lo que queremos debemos enfrentarnos a retos y obstáculos externos que son relativamente fáciles de identificar y solucionar. Sin embargo, existen otros obstáculos que son muy difíciles de descubrir y resolver.

Son los frenos que nosotros mismos nos ponemos, nuestros autosabotajes, pensamientos conscientes o inconscientes que nos impiden actuar de acuerdo con nuestros deseos, que nos limitan y nos alejan de nuestro bienestar.

Los seres humanos podemos vivir "contándonos mentiras y dándonos excusas" a nosotros mismos y así, saboteamos relaciones personales y laborales mientras perdemos las posibilidades de éxito que a menudo se nos presentan en el camino.

Podemos decir que el autosabotaje es básicamente aquél estado indeseable en el que nuestra mente se empeña en evitar que logremos nuestros sueños, es un sistema de autodefensa que nos protege del fracaso, de ser dañados, juzgados, de hacer el ridículo, y de todos nuestros miedos. Pero también tiene un alto precio.

Uno de los principales problemas es que, aunque a todos nos afecta en algún momento, pocas personas saben que existe, con lo que cuando el autosabotaje se manifiesta, buscamos todo tipo de racionalizaciones y justificaciones para el freno que nos acabamos de poner. Es decir, excusas.

Una de sus principales consecuencias es que mina nuestra autoconfianza, cuando sistemáticamente no conseguimos lo que queremos, podemos llegar a pensar que no somos capaces, cuando en realidad lo que está ocurriendo es que nosotros mismos nos lo estamos impidiendo.

Algunos de los autosabotajes mas frecuentes son el mentirnos a nosotros mismos (decirnos que queremos algo que realmente no queremos) aplazar tareas (lo haré mas tarde), el no terminar lo que empezamos, el exceso de perfeccionismo, y las excusas sin fin (no tengo tiempo, soy demasiado mayor/joven, se me da mal...)

¿De donde proviene?

Es un mecanismo complejo con diferentes orígenes, algunos de ellos son:

  • Miedo al fracaso. Si ya no lo intentamos, es imposible que fracasemos, el no intentarlo nos inmuniza y nos evita frustraciones.
  • Pensar que en el fondo no merecemos lo que deseamos. Luchas por conseguir algo, por ejemplo, una posición profesional pero

¿Realmente te ves en el puesto?

Nos han educado con frases como "no está bien hablar de tus logros" o "se siempre discreta", muchas veces nos cuesta aceptar nuestro valor personal. No es de extrañar que cuando estamos cerca de obtener un logro, inmediatamente demos un paso atrás y literalmente lo rechacemos, ya que una parte de nosotros siente que puede estar "traicionando" algo.

- Nos da miedo lograr lo que queremos.

Debido a nuestro sistema creencias podemos asociar éxito con la idea de exposición al juicio de otros, a que nuestras personas queridas se alejen, a contraer nuevas y engorrosas obligaciones... cada uno tiene sus ideas (conscientes o inconscientes) que vale la pena revisar.

Ganancias ocultas.

Es curioso, pero cuando nos aferramos a una creencia que nos limita, es porque algo obtenemos a cambio, aunque no nos demos cuenta de ello desde un punto de vista racional. Se trata de ser conscientes de qué es lo que obtenemos con la situación actual, descubriremos los "beneficios" que nos aporta, unos reales y otros no tanto. Luego toca decidir si realmente vale la pena.

¿Qué podemos hacer para desactivar el autosabotaje?

Aquí te dejo algunas consideraciones.

1.- Analiza
¿Cómo es tu conversación contigo misma? ¿Qué te dices y qué te respondes?
Presta atención a tu diálogo interno para identificar qué es lo que está pasando por tu cabeza, muchas veces te sorprenderás.
Algunas preguntas a responder (vale la pena hacerlo por escrito) son:

  • ¿Qué me está pasando?
  • ¿Cómo lo estoy sintiendo?
  • ¿En qué otras situaciones me ocurre?

Reconoce y descubre tus pensamientos y actitudes para entender como están influyendo en tus comportamientos. Muchas veces la falta de análisis nos hace pensar que los problemas son más grandes de lo que en realidad son.

2.- Acéptalo y descubre tu "ganancia oculta".
¿Qué gano con pensar así? E incluso ¿De donde procede esta idea?
Como decía antes, aunque parezca difícil de creer, siempre hay un beneficio detrás de un autosabotaje. Es muy importante que lo identifiques.

3.- Acción
¿Qué es lo que necesitas solucionar hoy? Tal vez antes de dar nuevos pasos necesites profundizar en algún aspecto que te está frenando.
Si identificas cómo funciona dentro de ti el autosabotaje podrás actuar y elegir qué pensamientos y acciones te ayudarán más.

4.- Tu visión y tus necesidades.
Averigua qué es lo que verdaderamente deseas, cuales son tus sueños y cuáles son tus necesidades reales.
Ten siempre presente los beneficios de tus objetivos. Nunca olvides aquello que te motiva y mucho menos el "para qué". La claridad te ayudará a mantenerte fiel a tu visión y tus deseos.

Recuerda que eres dueñ@ de tu vida, convierte tu libertad en valor.


Si te ha interesado este post te recomendamos:


Isabel Gómez, mentora y coach ejecutiva y profesional, autora de Éxito en Femenino.

*Los post de la sección de Blogs de Womenalia van firmados por sus respectivos autores, que son los responsables exclusivos de las opiniones allí vertidas. Womenalia no tiene por qué suscribirlas.

Publicidad
Publicidad