La importancia de nuestras Actitudes en la vida.

Alexandra Mestre sociedaddiaria
26 Feb 2019 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

LA IMPORTANCIA DE NUESTRAS ACTITUDES Y DE CÓMO INFLUYEN EN NUESTRAS VIDAS.

ES DIFÍCIL VOLAR CON LAS ÁGUILAS CUANDO SE TIENE QUE VIVIR CON LAS GALLINAS.

Lo que nos rodea controla nuestro vuelo. Pensar como gallinas + hablar como gallinas = caminar como gallinas. Nos mezclamos rápidamente con el color que nos rodea. Sin lugar a dudas, el ambiente circundante nos ayuda también a construir nuestras actitudes.La palabra «elección» se coloca al otro lado de «ambiente», al formar actitudes. Hablando más lógica que emocionalmente, esta palabra nos dice: «Somos libres para escoger nuestras actitudes». Esta lógica se vuelve más convincente en la voz de Victor Frankl, sobreviviente de un campo de concentración Nazi, que dijo: «La última de las libertades humanas es escoger la actitud de uno en cualquier clase de circunstancias dada».

En nuestros primeros años nuestras actitudes están determinadas principalmente por nuestras condiciones. Un bebé no escoge su familia ni su ambiente, pero a medida que crece también crecen sus opciones.

Hace meses me encontraba en un taller de liderazgo y escuche el relato de esta persona que nos cuenta lo siguiente:

Desde que tengo memoria, no recuerdo haber oído un cumplido o un estímulo de parte de mi padre. Su padre había pensado que era un poco afeminado expresar afecto o siquiera aprecio. Mi abuelo era un perfeccionista que trabajaba mucho y esperaba que todos hicieran lo mismo, sin ningún apoyo. Y puesto que no era positivo ni comunicativo había tenido constantes cambios de empleados.

Por causa de mi formación, me ha sido difícil estimular a mi familia. Esta actitud crítica y negativa ha estorbado mi trabajo. Crié cinco hijos y viví ante ellos una vida cristiana. Lamentablemente, es más fácil para ellos ver mi amor hacia Dios que mi amor hacia ellos. Están hambrientos de estímulo y aprecio. Lo trágico es que han recibido la herencia de la mala actitud y ahora veo que están pasándola a mis preciosos nietos.

Nunca antes me he dado tanta cuenta de cómo se «capta una actitud» de las condiciones circundantes. Obviamente, esta actitud equivocada ha pasado a lo largo de cinco generaciones. ¡Ahora es el momento de detenerla! Hoy hice una decisión consciente de cambiar. No sucederá de la noche a la mañana, pero sucederá. No será fácil realizarla pero se realizará.

En esta historia notamos tanto las condiciones que moldean nuestro pensamiento como la decisión de cambiarlo. Ambas cosas desempeñan un importante papel en la formación de nuestra actitud. Ninguna de estas cosas puede, por sí sola, ser responsable de formar nuestra manera de pensar.

Publicidad
Publicidad