La relación de los brokers y los inversores

Vanessa Martín Sobre brokers en Bolsa
2 Aug 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

La Bolsa es un mundo apasionante. Miles y miles de empresas cotizan en Bolsa a lo largo y ancho del mundo. El precio de sus acciones cambia a cada instante, mostándose una luz de color rojo cuando la cotización de las acciones baja, y una luz verde cuando ésta sube. Este continuo movimiento de precios supone una continua excitación para mucha gente, que hace que la atracción por el mundo de las inversiones sea muy grande para mucha gente.

La emoción que supone la Bolsa de valores y otros mercados financieros similares como el Forex, es aprovechada por los brokers que, continuamente, ofrecen señales de compra y venta en base a los movimientos del mercado. Eso sí, no siempre las recomendaciones de los brokers son apropiadas para todos los inversores. Por eso, los inversores y las inversoras deben ser conscientes de su responsabilidad a la hora de invertir.

Quizá, que las recomendaciones de los brokers sean continuas y no siempre apropiadas, pueda deberse a la falta de mujeres en el sector. Lamentablemente, las mujeres no han tenido espacio en las empresas de brokeraje y compañías de inversión hasta hace muy poco tiempo. Por suerte, esto se está corrigiendo, y cada vez hay más brokers online éticos y con precios bajos, que no sólo buscan su beneficio, sino que se basan en una relación win-win.

Las relaciones win-win son beneficiosas para todos, como bien indica su nombre. Para los brokers, el nuevo enfoque debe ser ganar dinero haciendo ganar dinero a sus clientes, ya sea comprando o vendiendo acciones en Bolsa o en el mercado de divisas negociacion en Forex. El número de inversores es limitado, y la antigua idea de sacar el máximo provecho de cada inversor sin importar su resultado está muerta. Ahora, muchos brokers tratan de ayudar a sus clientes a ganar dinero, de forma que se ha pasado de un modelo en el que el broker trata de aprovecharse rápido de sus clientes, a tratar de tener una relación larga y duradera más rentable a largo plazo, a cambio de no serlo tanto a corto.

Publicidad
Publicidad