PREVIOUS_POST

Qué hacer cuando te sientes perdido

Begoña Martín Sin miedo a comunicar
6 May 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

¿Quién no se ha sentido alguna vez desorientado, sin saber qué rumbo tomar ni cuál va a ser el próximo paso que dar, ya sea en el ámbito laboral o personal. Aunque pueda parecer algo lejano, es un sentimiento más habitual de lo aparente. La clave no es "hacerse el fuerte" e intentar no darle importancia, pues es algo que es incontrolable. La clave es saber qué hacer cuando nos sentimos perdidos, a quién recurrir o cómo actuar con los demás. Y lo principal es tener claro que esa desorientación es pasajera, no permanente.

Tomarse unos días de descanso: el relax es muy importante para reducir el estrés y el agobio emocional al que nos vemos sometidos muchas veces. Por ello es conveniente desconectar por completo unos días, en compañía o solos, y no atender ni el móvil, ni el ordenador, ni ninguna herramienta de nuestro día a día. Los spas, balnearios o casas rurales son lugares perfectos para relajarse.

Separar los pros y los contras: cuando estamos atravesando un momento emocionalmente turbio, suele ayudar hacerse una "lista" con lo positivo y lo negativo de cada situación. Aunque pueda parecer una tontería, resulta ser una forma muy útil de ver con mayor perspectiva nuestra situación, y poder pensar de forma más objetiva.

Dejarse aconsejar por los familiares: muchas personas tienden a guardarse sus sentimientos y a no compartirlos con su familia. Eso es un gran error. La familia es quien más nos conoce y quieren lo mejor para nosotros, por lo que serán los que mejor nos puedan aconsejar. Probablemente, cuando estamos pasando un mal momento, la familia prefiera saberlo directamente y ayudarnos que vivir ajeno a ello. Además, cuando tendemos a callarnos los sentimientos, terminan explotando de una manera u otra, y se vuelven más incontrolables.

Aficionarse a algún hobby: si tenemos una mala situación laboral o personal ayuda mucho tener una afición que nos satisfaga. En este caso, los hobbies cumplen dos funciones: por un lado, nos ayuda a evadirnos haciendo algo que nos gusta; por otro lado, es una manera de animarnos y hacernos ver que podemos salir adelante.

Ordenar nuestras prioridades: en algunos casos el problema radica en que no tenemos claras nuestras prioridades en la vida, lo que nos hace oscilar y ser más inestables emocionalmente. Cuando sabemos qué es lo que más nos importa somos capaces de rechazar aquello que no tiene cabida en nuestra vida, y seleccionar lo que sí nos hace felices.

Evidentemente, todos estos consejos suenan muy fáciles al leerlos o al escribirlos, pero todos tenemos la voluntad suficiente si realmente queremos para ponerlos en práctica. No pasar momentos de sufrimiento es imposible, pero sí podemos mitigarlos para que el sufrimiento sea lo menor posible.

¡Hasta la próxima semana!

Foto: mujeres.es

Publicidad
None None
Este resumen de acciones para solucionar una situación complicada, me ha parecido muy interesante.
Publicidad