PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Nunca digas nunca

Begoña Martín Sin miedo a comunicar
2 Dec 2014 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

"Nunca digas nunca". Todos hemos escuchado alguna vez en nuestra vida esta famosa frase. Pues bien, creo que este es el principio que deberían aplicarse los partidos políticos hoy en día. Los ciudadanos no confían en prácticamente ninguna formación actualmente. El objetivo, por tanto, de cualquier partido, es recuperar la confianza de los votantes, en vez de preocuparse por echarse más basura en cara unos a otros. No estamos en un partido de tenis, en el que la pelota pasa de un lado a otro de la pista. Estamos ante una situación en la que la gente necesita respuestas verdaderas y coherentes. Ni excesivo pesimismo ni demasiada utopía.

Quedan seis meses para las próximas elecciones municipales y un año para las generales. Por lo tanto, durante los siguientes meses vamos a estar hartos de ver a políticos en los medios para convencer a la gente de que ellos son los mejores. El problema es que entre ellos utilizan la desacreditación de sus rivales, en lugar del ensalzamiento de sus virtudes. ¿Será porque ni ellos mismos se las creen?

El caso es que las próximas elecciones necesitan un cambio. Personalmente, no creo que Podemos sea la alternativa más adecuada, ni creo que haya que votarles para castigar a PP y PSOE, sino por convencimiento propio. Sin embargo, me inclino más a pensar que, de aquí a un año, se dará una situación novedosa en España: el Gobierno de coalición.

Tal y como está la situación de convulsa, no creo que ningún partido vaya a obtener una mayoría absoluta para poder gobernar de forma exclusiva. Por lo tanto, llegamos a una situación tan temida como expectante: el pacto. ¿Quién pactaría con quién? Ese es el "quid" de la cuestión.

Parece que hablar de pacto entre los partidos políticos es símbolo de ser poco menos que un hereje. Casi ningún partido está dispuesto a pactar, y los que lo hacen pretenden imponer prácticamente la totalidad de sus convicciones. Todos están convencidos de que sus programas y sus proyectos son los mejores para "el buen desarrollo de España". ¿Nunca les han enseñado que el trabajo en equipo enriquece? Y más, cuando se trata de gobernar a un país en el que la gente tiene ideas muy diferentes.

Llamadme loca, pero estoy convencida de que si en España se hubiera gobernado en coalición mucho antes, habríamos evitado muchos de los conflictos que actualmente tenemos. El poder es muy peligroso, pero más peligroso es dejarlo en manos de un único partido. Nunca se sabe si, aunque se gobernase en coalición, seguiría habiendo tanta corrupción, o tan poca democracia en la toma de ciertas decisiones, como la votación de leyes o decretos. Pero, por lo menos, los dos partidos gobernantes tendrían que llegar a un acuerdo en igualdad de condiciones. No se aceptarían las propuestas con tanta ligereza, sino que se estudiarían y se cuestionarían, dos acciones clave para tomar decisiones mínimamente inteligentes.

El problema es que la mayoría de partidos se han cerrado en banda al pacto. Si ahora Podemos, PSOE o PP declararan abiertamente que quieren pactar, sus simpatizantes se les echarían encima. De hecho, ya está pasando con el PSOE, que empieza a abrir la puerta a un posible pacto. Por esto viene a colación el título del post, "nunca digas nunca". En un debate escolar, por ejemplo, enseñan a los niños que escuchar opiniones contrarias a la tuya no solo no te perjudica, sino que enriquece tu criterio. Si los niños de 10 años aceptan y entienden esta máxima, ¿no lo pueden hacer igual los gobernantes?

Espero que el próximo mes de noviembre podamos escribir los periodistas acerca de un gobierno de coalición en España. Si sigue saliendo un único partido, de la rama ideológica que sea, creo que no avanzaríamos nunca, aunque queramos creer que sí. Como en la vida, todo es cosa de dos.

Publicidad
Paula Guerrero Tapia

Paula Guerrero Tapia

Periodista, Madrid Actual, Pozuelo Radio

Totalmente de acuerdo, Cristina. A veces los políticos se olvidan de que quienes realmente deciden son los ciudadanos, y que deben ser ellos quienes se amolden a nosotros y no al revés.
Cristina Lanz-Azcarate

Cristina Lanz-Azcarate

Directora y Co-Fundadora, atelier EURA

Paula
Personalmente siento que cualquier voto a modo de castigo es una oportunidad perdida.
Con relación a la coalición, en el Reino Unido todos los partidos decían que no iban a formar coalición. Sin embargo, no dependió de ellos. Las urnas hablaron y tuvieron que reconsiderar sus posiciones. La democracia es así. Digan lo que digan los politicos.
Publicidad