PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Cómo empezar con tu primera tienda online

María Fernandez Servicios financieros
1 Jul 2020 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Las últimas generaciones han optado por empezar sus primeros negocios en lugar de trabajar para otros. Los resultados en general han sido bastante satisfactorios, o al menos no han terminado en fracaso. El motivo es que emprender ahora es más sencillo que nunca gracias a que el mundo digital ofrece nuevas opciones interesantes.

Entres estas alternativas está crear una tienda online como sustituto de un negocio convencional. Esta nueva modalidad es beneficiosa tanto para los emprendedores como para los clientes por diferentes motivos, razón por la cual tiene tanto impacto hoy día. De hecho, casi la mitad de las compras se hacen ahora a través de internet.

Las bases para empezar a vender por internet

Lo primero es definir qué productos se van a vender, y en realidad es la parte más difícil porque lo demás lo facilita el uso de las herramientas digitales. Esto se hace a través de un plan de mercadeo, el cual debe elaborar un experto en el tema. Al ser el punto de inicio, es conveniente contratar a alguien si no sabes del tema, lo cual podrías hacer con uno de los mini créditos gratis que ofrecen algunas empresas para los emprendedores.

A continuación, tienes que contactar con un buen proveedor para mantener relaciones laborales a largo plazo. Si no consigues uno por tu cuenta, considera grandes distribuidores que están en Amazon, AliExpress y páginas similares.

La primera compra es la más difícil si no cuentas con un capital grande, aunque es recomendable conseguir una buena fuente de financiación para comprar lo suficiente y hacer más rentable el costo de envío. Es por ello que los préstamos rápidos sin papeles son una excelente alternativa a considerar, en vez de hacer dos envíos para la misma cantidad de mercancía.

También tienes que crear la página de la tienda, que hace la función de un escaparate y caja online. Aquí es dónde vas a mostrar todos los productos y su información básica a los potenciales clientes. La página debe ser llamativa y funcional, además de ser agradable con los visitantes.

Este trabajo lo puedes hacer por tu cuenta incluso si no sabes de programación web gracias a softwares que automatizan una gran parte del proceso. Es cuestión de tener buen gusto y seguir las sugerencias de los visitantes. Otra opción es usar redes sociales como Instagram y Facebook, las más visitadas porque la gente ya las usa para hacer compras.

Publicidad
Publicidad