PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Coaching para ser Auténtica, 'te ofendes o te ofenden'

Matilde Pastor SerFelizSinPeajes
7 May 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Las personas pasamos la mayor parte de nuestra vida sintiéndonos ofendidas por lo que “alguien” nos hizo o dijo. El día que comprendes que ¡Nadie, te ha ofendido! es una completa revelación.

En realidad, son tus expectativas sobre esas personas o situaciones las que te hieren. Y, las expectativas las crea tu pensamiento. No son reales. Sólo están en tu mente y son imaginarias. ¡Increíble, sí!

A partir de hoy vive desde ¡Nadie te ofende, tú te ofendes!  

Si tú esperabas que tus padres te dieran más amor, y no te lo dieron. Son tus expectativas de lo que “un padre ideal” debió hacer contigo. Si esperabas que tu pareja reaccionara de tal y cual forma y no lo hizo … Tu pareja no te ha hecho nada. Simplemente hizo algo diferente a lo que tu pensabas, creías o esperabas que debía hacer.

Cuando nacemos, somos auténticos. Aunque si bien es cierto que nuestra esencia queda en olvido del subconsciente y es sustituida por conceptos que nuestros padres, la escuela, la sociedad y los medios nos enseñan. Así creamos cómo deberían ser las cosas en todos los aspectos de nuestra vida y cómo “deben” de actuar los demás. Algo que no tiene nada que ver con la realidad.

Por desgracia las experiencias negativas dejan más huella en nosotros que las positivas. El miedo a que se repita hace que nos predispongamos a que ocurran de nuevo. Evidentemente lo que temes lo provocas. Y te ves de nuevo en el bucle del  ‘ves, lo sabía’. Y a medida que pasan los años, nuestra biblioteca de problemas aumenta y somos menos felices.

Entender que nadie te ha ofendido te permitirá dejar a las personas ser . Dejarás la responsabilidad a cada uno, su libertad de ser ellos mismos.

No tomarte nada personalmente te dará la tranquilidad de saber que todo lo que haces está bien, al igual que lo que hacen los demás también.

Dejar de ver las cosas como obstáculos hará que sientas que los demás no son  el enemigo, y la ira y las ganas de atacar dejarán de ser tu primer recurso.

No hay recetas milagrosas, simplemente aprende a crear tu realidad sabiendo que nadie ni nada te ofende excepto tus propias expectativas.

Si te ha gustado este artículo déjame tu opinión abajo, y no olvides apuntarte a mi boletín semanal gratuito para recibir todas las novedades directamente en tu correo. Pincha aquí

www.matildepastor.org  

Publicidad
Publicidad