PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Coaching para ser Auténtica, controlas la rabia o el enfado

Matilde Pastor SerFelizSinPeajes
31 Aug 2016 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail
¿Controlas la rabia o el enfado?

Alguna vez te han sorprendido preguntándote por qué estabas en guerra con el mundo mientras tú sonreías. O has escuchado esa frase demoledora: ‘menudo carácter’.

Cuando somos pequeños no nos damos cuenta que, si tu educación traspasa límites esenciales para tu ‘pequeño yo’, harán que estés en guerra. Ira, rabia o enfado… irracional, perceptible para los demás e incomprensible para ti.

Cuando el enfado nace a partir de un estímulo concreto es sencillo buscar una conducta: causa-efecto. Ahora bien, cuando la rabia no se dirige a algo o a alguien específicamente, sino que simplemente impregna tu mundo emocional, es más difícil mantenerla bajo control.

La rabia es una emoción positiva porque te pone en alerta sobre amenazas, principalmente en cuestiones esenciales (valores). A veces una educación estricta, perfeccionista, represora te enseñan a esa rabia a volverse sorda y te hacen estallar por cosas insignificantes.

matilde_pastor_coach

Desandar el camino andado. Aprender a expresar tus emociones sin usar el impulso de la rabia para decir lo que has callado. Quitarle y quitarte esa sobrecarga a las palabras es un gran paso.

Simplemente agradece cuando te dicen algo bueno (gracias) o bien, aprende de las valoraciones positivas o negativas de otras personas (gracias, valoraré lo que me comentas).

Exigimos justicia, valoración y usamos nuestro enfado para evitar sentirnos heridos de nuevo. Es lo que aprendimos, un hábito de supervivencia.

Busca alternativas, practica la meditación, purifica tu mente, escucha el trasfondo de las palabras. Dedica tiempo a expresarte honestamente usando palabras razonables: ‘Ay, es horrible’ pásalo a ‘Ay, es frustrante’. Ten cuidado con palabra como ‘nunca’ o ‘siempre’. Y, recuerda que el mundo no está en contra tuyo.

El enfado, la rabia, la ira… son sentimientos hermanos que tienen el mismo origen: el miedo.

Si te ha gustado este artículo déjame tu opinión abajo, y no olvides apuntarte a mi boletín semanal gratuito para recibir todas las novedades directamente en tu correo. Pincha aquí

www.matildepastor.org  

Publicidad
Publicidad