PREVIOUS_POST

No es tan difícil cambiar, aprende a gestionar los cambios

Mónica Villaseñor Sesmero SeHRendipity
31 Jul 2015 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

<p style="text-align: justify;">En esta ocasión cambio totalmente de temática, he decidido abordar un tema que me apasiona y que está más presente de lo que podemos creer en un principio en nuestro día a día, <strong>la gestión del cambio</strong>.</p><p style="text-align: justify;">Un tema muy práctico, ya que estamos en continuos procesos de cambio -ya sea a nivel profesional o a nivel personal-, y debemos estar preparados para adaptarnos a ellos de la forma más eficiente y rápida posible.</p><p style="text-align: justify;">¿Todo el mundo sabría definir qué es un cambio? Más de uno se quedaría bloqueado y aunque supiera perfectamente lo qué queremos decir cuando hablamos de cambio, no sabría definirlo con exactitud.</p><p style="text-align: justify;">Pero, sin embargo, si cambiamos la pregunta a: <em>¿Sabrías decirme alguna situación real que haya producido un cambio en tu vida?</em> Seguramente que esta pregunta sí que la tendría todo el mundo clara sin tener que pensar mucho.</p><p style="text-align: justify;">Yo, personalmente, definiría el cambio como todo aquello que hace que nos salgamos de nuestra zona e confort, es decir, hace que veamos tambalearse nuestra situación actual y produce sensación de incertidumbre sobre lo que sucederá en el futuro.</p><p style="text-align: justify;">Aunque los cambios afecten a todos los niveles de nuestra vida, me centraré especialmente en temas empresariales, aunque podemos sacar conclusiones útiles aplicables a cualquier ámbito.</p><p>Los fallos que suele haber a la hora de adaptarse a los cambios y qué hacen que este no se produzca de forma adecuada son, principalmente, <strong>la falta de comunicación y el manejo de conflictos</strong>, aunque con especial mención a la primera. Ya que si no sabemos comunicar bien un proceso de cambio y dejar claras cuáles serán sus consecuencias, dentro del conocimiento que se tenga, no conseguiremos que las personas afectadas se impliquen.</p><p style="text-align: justify;"><strong>¿Cambiar es tan difícil o es más bien una cuestión cultural?</strong></p><p style="text-align: justify;">Fijándonos en el contexto antropológico, podemos observar que nos han moldeado durante años para no cambiar y mantener el<em> Status Quo</em> siempre que fuera posible.</p><p style="text-align: justify;">En las primeras comunidades de cazadores y recolectores que se establecieron, el hombre era nómada y se veía obligado&nbsp;a cambiar de asentamiento conforme se iban agotando los recursos. Este cambio de zona implicaba una serie de riesgos, podían no encontrar en la nueva zona los recursos que necesitaban o, que estuviera ocupada por otro grupo y tuvieran que enfrentarse para ganar el territorio, lo cual tendría consecuencias impredecibles.</p><p style="text-align: justify;">Cuando más tarde dominaron la agricultura y la ganadería, las comunidades fueron capaces de asentarse en un mismo lugar sin necesidad de cambiar constantemente de ubicación. Así nacieron los primeros pueblos, reduciendo así el riesgo de un nuevo cambio.</p><p style="text-align: justify;">De todo esto se pueden deducir los motivos por los que la sociedad moderna todavía conserva en su inconsciente la aversión al cambio que tenían sus antepasados, teniendo en cuenta el riesgo inherente que este representa.</p><p style="text-align: justify;">Charles Darwin en su estudio sobre "El origen de las Especies", la cual trata de "selección natural", señaló que las especies están en constante mutación y que <strong>"</strong><span style="text-decoration: underline;"><strong>no es el más fuerte ni el más inteligente quien sobrevive, sino el más ad</strong></span><span style="text-decoration: underline;"><strong>aptable</strong></span><strong>"</strong>.</p><p style="text-align: justify;">Una expresión que a pesar de su antigüedad, representa a la perfección la filosofía de la gestión del cambio actual.</p><p style="text-align: justify;">Como norma general, y según afirma Daryl R. Connor (Managing art he Speed of Change-1992), sólo el 10% de la gente acepta los cambios de forma inmediata. El 20% los acepta con poco esfuerzo, el 40% con mucho esfuerzo y, el 30% restante, sólo acepta el cambio después de haberse realizado de forma exitosa (un 10% de estos no llega a aceptar el cambio nunca).</p><p style="text-align: justify;">&nbsp;</p><p><img style="display: block; margin-left: auto; margin-right: auto;" alt="" src="images/avatar/blogs/post/text_e9251744c39748b657ee073c.jpg?1438438975478" height="333" width="451" />&nbsp;</p><p style="text-align: justify;">La conducta humana varía con el tiempo y, en mi opinión, las últimas generaciones (las llamadas Y y Z) están más preparadas, más moldeadas para adaptarse al cambio de una forma más&nbsp;ágil y rápida, ya que el apego al Status Quo no es el mismo que en las otras generaciones. A pesar de ello, el desafío de promover un cambio continúa siendo un proceso arduo y complejo, y debe llevarse a cabo a través de las personas para conseguir una mayor tasa de éxito.</p><p style="text-align: justify;">El mundo siempre sufrió cambios y, el ser humano, siempre se ha adaptado para sobrevivir.</p><p style="text-align: justify;">En las últimas décadas, la gran aceleración en la velocidad a la que se producen los cambios ha sido asombrosa y nos obliga a ser más rápidos en el proceso de adaptación al cambio o, incluso, a anticiparnos a él si queremos seguir sobreviviendo en la selva que representa el mundo empresarial.</p><p style="text-align: justify;">La revolución tecnológica ha producido una gran serie de cambios en la sociedad, y ya no sólo en lo que se refiere al uso de la tecnología, sino también porque ha modificado los hábitos de las personas y la forma en cómo establecen y rompen las relaciones. Diciendo esto me viene a la cabeza la situación de un grupo de amigos que se reúnen para hablar y, sin embargo, están mirando el móvil de forma individual y sin mirarse a la cara apenas. En esta situación observamos una falta de comunicación e incoherencia total, que hasta hace unos años era impensable.</p><p style="text-align: justify;">&nbsp;</p><p><img style="display: block; margin-left: auto; margin-right: auto;" alt="" src="images/avatar/blogs/post/text_d3094f74e9d1c5972ae0a28e.jpg?1438439010451" height="285" width="458" /></p><p style="text-align: justify;">&nbsp;</p><p style="text-align: justify;">O la velocidad a la que hemos conseguido que se propaguen las noticias, la inmediatez con la que queremos conseguir las cosas, el descenso de los niveles de paciencia, etc.</p><p style="text-align: justify;">Todos estos cambios en el comportamiento humano requieren ajustes dentro de las organizaciones para que consigan funcionar correctamente.</p><p style="text-align: justify;">La productividad repetitiva, basada únicamente en lo que se produce, deja paso a la <strong>productividad creativa</strong>, es decir, la que busca de forma continua mejoras en los procesos de negocio, además de superar metas innovando y renovando su organización.</p><p style="text-align: justify;">¿Qué conclusión podemos sacar? Más cambios, esta es la única certeza.</p><p style="text-align: justify;">La revolución tecnológica no ha acabado, seguirá influenciando directamente el comportamiento de las personas y su forma de consumir servicios y productos, por lo que teniendo en cuenta este escenario, sólo tendrán cabida las organizaciones que se adapten de forma más rápida y eficiente.</p><p style="text-align: justify;">Las organizaciones están compuestas por personas, que al fin y al cabo, serán las que tengan que soportar el peso del cambio. El éxito del cambio pasa por la capacidad de las organizaciones de gerenciar el factor humano en dichos procesos, teniendo presente en todo momento que las personas comprometidas son su activo más valioso.</p><p style="text-align: justify;">&nbsp;</p><p style="text-align: center;"><strong>Y tú, ¿a qué cambios deseas enfrentarte? ¿Te sientes preparado?</strong>&nbsp;</p><p style="text-align: center;">&nbsp;</p><p style="text-align: justify;">En los próximos post sobre gestión del cambio profundizaremos más sobre este proceso.&nbsp;</p><p>&nbsp;</p>

Publicidad
Publicidad