PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Situaciones amenazantes y daño psicológico.

Elena Gómez Rey Salir del laberinto
30 Aug 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

En este post voy a comentar algunas de las consecuencias psicológicas que se derivan del hecho de que una persona haya sufrido experiencias que han hecho peligrar la propia vida o la de otros, que han presenciado o vivido algún tipo de agresión física o sexual y que se han sentido en ese momento o momentos desprotegidas , indefensas y aterrorizadas.

Este tipo de vivencias son dolorosas para quién las padece y según la intensidad y el tiempo que han durado dejan una serie de síntomas que se manifiestan en la persona, a veces no de forma inmediata. Son sucesos muy estresantes que una vez han finalizado influye positivamente en su superación y normalización entre otros:

- la capacidad de afrontamiento

-el nivel de autoestima y seguridad

- la edad

- la atribución y explicación del suceso y

-el apoyo social y familiar.

Hay factores que pueden complicar la salida de estas vivencias negativas como tener predisposición o padecer ansiedad, depresión..etc.

Si se ha estado sometido a éste tipo de experiencias como : catástrofes naturales, atentados, guerra..etc. Es muy posible que se manifiesten algunos síntomas derivados de ello como:

-pensamientos que irrumpen en cualquier momento y situación de forma recurrente relacionados con los hechos

-sueños repetitivos y desagradables.

-imágenes relacionadas, que surgen de repente.

También los afectados pueden llegar a experimentar un cierto malestar, desagrado, miedo y evitación de sitios que se relacionan o le recuerdan "aquello".

Así como ciertos cambios emocionales, arrebatos de agresividad o irritabilidad y algunas alteraciones cognitivas en lo relativo a la concentración. Estados de hipervigilancia y alteraciones o pérdidas de memoria .Así como insomnio y alteraciones en el sueño.

Todo ésto puede tomar forma en un trastorno de estrés postraumático TPEP, según la duración y si cumple los criterios diagnósticos especificos.

Foa y colab(1995) diseñaron una estrategia de prevención del TPEP, a través de un programa de intervención , que se desarrollaría en los siguientes pasos:

-INFORMACIÓN, sobre las reacciones psicológicas que suceden tras una agresión.

-ENTRENAMIENTO en técnicas de respiración y relajación.

-EXPOSICIÓN EN IMAGINACIÓN a las situaciones recordadas de violencia y en vivo a las situaciones evitadas que no conllevan ningún riesgo para los afectados.

-REESTRUCTURACIÓN COGNITIVA ,sobre las creencias desarrolladas referentes a los peligros que se pueden presentar en el mundo y hacía el control de los hechos.

Cuando lo que se diagnostica es un TPEP, puede ser que la sintomatología no remita de forma espontánea y se necesite de tratamiento psicológico que sobre todo ayude a desvincular la ansiedad y el miedo de la situación traumática vivida.

Algunas de las terapias utilizadas con éxito son la terapia cognitivo conductal, la terapia de procesamiento cognitivo y la terapia de exposición prolongada.

La persona afectada se beneficia del hecho de poder contar el trauma una y otra vez , en un ambiente de seguridad y confianza para poder ir procesando lo sucedido, desenbilizandose al exponerse al recuerdo de lo acaecido secuencialmente.

En la actualidad también se utiliza la técnica de EMDR (desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular) que se realiza mientras la persona relata los sucesos.

La terapia de grupo también es valiosa y eficaz, al igual que la terapia familiar en el caso en que sea adecuada.

Bibliografía utilizada

Psicoterapia del trastorno por estrés postraumático A propósito de un caso. Susana Amodeo Escribano .Centro de salud mental de Villaverde .Madrid

Psicobiología del estrés. M. Valdés y T. de Flores

Otros artículos de internet y criterios en DSM5

Publicidad
Publicidad