PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Manejando el enfado

Elena Gómez Rey Salir del laberinto
6 Mar 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

¿Últimamente te han comentado que estas muy alterado/a o que das unas contestaciones muy bruscas, que parece que todo te sienta mal y que ya no eres el mismo  o la misma?.

Si este es tu caso, con mucha probabilidad  en un primer momento lo habrás negado y si lo has seguido escuchando quizás empieces a preguntarte si es así.

En el aprendizaje del autocontrol emocional ,(que consiste en saber cambiar las emociones que nos hacen sentir mal y así estar mejor con nosotros mismos y con los demás), tenemos que utilizar la observación y dirigirla hacia nosotros mismos.

¡Sí! me doy cuenta que  estoy de mal humor, irritable y me pregunto ¿desde cuando? y ¿por qué?.

¿DESDE CUANDO?

Este aspecto es  importante,  puesto que enfadarse , irritarse o molestarse por algo que acaba de ocurrir es una reacción  a algo concreto pero si sucede de forma  muy frecuente, tenemos  que observar que tipo de situaciones lo estan provocando.

Sin embargo, si lo que ocurre  es que hace algún tiempo que me siento con rabia, ira y tengo comportamientos como insultar, gritar o golpear objetos, tendré que revisar que ha sucedido en mi vida para sentirme así.

¿POR QUÉ?

Hay muchas causas que pueden provocar esta emoción  algunas externas y otras vienen de nuestro propio interior.

EXTERNAS,como la reacción a otra persona  al no encajar sus comentarios o actuaciones en nuestros valores y por ello, sentirnos atacados.

INTERNAS ,desde dolores, cansancio o problemas de salud hasta frustración por no conseguir lo que deseamos

La ira, la rabia o el enfado podemos verlas como  variaciones en intensidad de la misma emoción.Y producen modificaciones en el estado fisiológico (nos preparamos en mayor o menor medida para atacar ) aumenta la frecuencia cardiaca, la respiración es más rápida, se tensan los músculos..etc. Los pensamientos también se alteran , se encierran en la misma visión de la situación , se aferran a una razón que no atiende a lógicas y los sentimientos nos llevan a la impulsividad, a las reacciones sin pensar, a la respuesta rápida frente a lo que nos provoca en muchas ocasiones, en otras nos encierra herméticamente haciendo que nos sintamos injustamente tratados.

Si no expresamos las emociones negativas, exteriorizando la tensión física y psíquica,  ésta puede llegar a generar  enfermedades  en el cuerpo.  No olvidemos que  enfadarse, es  útil en determinadas situaciones para defendernos. Y se convierte en un problema cuando afecta nuestro bienestar y nuestras relaciones.

Técnicas para gestionar

Si de repente te das cuenta, de que lo que estas viendo o escuchando te esta poniendo tenso/a en algunas partes del cuerpo  (mandíbula, puños..etc) y estas empezando a alterarte, lo mejor es expresarlo (siempre que lo permita la situación) y darse un time out, salir de la escena para poder relajarse y soltar la tensión física .

Si  en ese momento estas  socialmente condicionado/a (trabajo, reunión, comida con familia o amigos..) puedes:

-dirigirte al aseo y allí en privado, sacar la tensión física .¿Cómo? retorciendo una toalla o un jersey con fuerza..Realizando una maniobra como si empujáramos la pared..etc.

- Relajas y para ello te sientas y vas a realizar unas respiraciones profundas.

- Ya más calmado/a , te dices a tí mismo/a frases como :"enfadarme  va a empeorar las cosas"," puedo ver esto de otra manera"," mantenerme calmado/a mejora mi salud" ," me quiere llevar a su terreno, no reaccionare","mantengo la objetividad y la calma"..etc.

Si las manifestaciones de ira son muy frecuentes , y se producen cuando las cosas no son como quieres. Hay que revisar el área de  vida donde esta localizado  el problema ,(profesional, pareja, familia ,amigos) y hacerse consciente de qué cambiar para no arrastrar las emociones negativas al resto.

La frustración, nos puede llevar a agredirnos a nosotros mismos (pensamientos negativos y destructivos, bebida, drogas..etc.) , a agredir a otros (física o verbalmente) y en último lugar a repetir el proceso sin saber como salir de él.

RECUERDA, el cambio va unido al esfuerzo de conocernos un poco más cada día, observándonos y dando pasos hacía el propio bienestar.

Y si estamos bien, será más fácil  que los demás también lo estén.

Publicidad
Publicidad