PREVIOUS_POST
NEXT_POST

Enganchados al juego

Elena Gómez Rey Salir del laberinto
21 Feb 2017 BLOG_NUM_COMMENTS

blogs_image_post_detail

Juego patológico también lo conocemos como ludopatía y ludomanía se considera una adicción,  dependiendo de la frecuencia y la intensidad con que se realiza y por supuesto de la problemática que se deriva de ello,   la conducta dañina para la propia persona y su repercusión en el trabajo, en la familia y a nivel económico.

También es considerado como un trastorno del control de los impulsos, dado que aunque el jugador cree que puede controlarlo, el impulso de jugar lo lleva a seguir en ello.(Asi es como se recoge en las primeras clasificaciones diagnósticas como DSM III y DSM IV de la APA).Sin embargo, en la nueva clasificación diagnóstica se considera como una adicción conductual (DSM 5).

Todos tenemos la imagen familiar de las máquinas tragaperras ,que utilizan para "enganchar" al jugador , luces (llamadas de atención) música y sobre todo el sonido estrepitoso al caer las monedas, el premio.

 

¿Y que encontramos  de atractivo en ellas?.

Algunos investigadores en adicciones(Echeburúa 1992) y juego han puesto de manifiesto características como:

- el bajo coste de la apuesta.

- se encuentran con facilidad.

- generan la ilusión de control del juego a través del manejo de la máquina .

- con ruidos y luces crean tensión emocional y activación psicofisiológica.

Desde luego las máquinas de este tipo, son algunos de los medios físicos a través de los que se facilita el juego, pero no el único.

El uso descontrolado e impulsivo de cualquier juego, especialmente relacionado con el azar, como apuestas, loterías..etc. ,   asequibles  para cualquiera , y  que los  encontramos en el día a día , nos  pueden llevar a este problema.

Más elaborado es el jugador de casino, que habitualmente se desplaza a un sitio cerrado, más privado donde suele ser cliente habitual (comodidad, familiaridad..etc).O el jugador a través de internet, donde a luces, llamadas  de atención con imágenes, símbolos de dinero y facilitación del juego se añade la comodidad, confidencialidad y la no exposición de su imagen social. Vamos que todos son ventajas!!!

  Podemos decir, que lo que hasta ahora hemos visto,es simplemente la oferta existente y recurrente , no indicativa de que por ello tenga uno que convertirse en ludópata.

Entonces nos preguntamos ¿qué  influye para convertirse en un adicto al juego?

 

Algunos estudios nos dicen que son personas que tienden a aburrirse (falta de estímulos ambientales y /o afectivos). poco motivadas en su vida, sin mucha actividad social y que suelen presentar otras adicciones como alcoholismo , marihuana, cocaína..etc.

Personas que se encuentran deprimidas (Baez y colab 1.994) y buscan una salida a sus problemas.

En esto, hombres y mujeres buscan salidas diferentes (Olei 2002), mientras ellos gustan de la tensión y excitación que les produce y de la ganancia de dinero .Ellas hacen frente de forma equivocada, a su soledad, depresión o a sus problemas familiares.

Con mucha predisposición al estrés al que no saben manejar y gestionar de una forma eficaz y positiva .

Y ¿por que el jugador  patológico sigue jugando , aunque pierda?

Hay algo muy básico de entender, y es que las conductas que tendemos a repetir suelen ser aquellas de las que obtenemos placer, agrado, satisfacción, liberación de la tensión..etc. como premio al realizarlas o tras realizarlas. En el caso que estamos tratando,en este post, el refuerzo, el premio que recibe la persona es variable, es decir no depende de nada en concreto el que se de  unas veces  y otras no. Y esto, engancha enormemente al jugador que tiene la ilusión de control de la situación y cree que puede conocer  y actuar cuando se da.

¿como superarlo?

Los estudios realizados con tratamiento psicológico  y a veces acompañado de fármacos, (dependiendo de si la persona presenta depresión  u otro tipo de problemática ), han dado buenos resultados. Las directrices a seguir, de forma genérica son:

- En un primer momento lo mejor es abstinencia total, aunque depende de la frecuencia, intensidad, edad..etc. del jugador puesto que existen programas de juego controlado .

- Alejamiento de los lugares potencialmente  incitadores al juego ,en especial donde la persona realiza habitualmente esa actividad.

- Control del dinero que suele ser supervisado por una persona cercana al jugador y que esta implicada en su bienestar.

Previo a ello, siempre hay una fase educativa para explicar que esta pasando, cómo y que se va a hacer y por qué.

Fuentes bibliográficas

Fernández-Montalvo, J. y Echeburúa, E. (1997). Manual
práctico del juego patológico. Ayuda para el paciente
y guía para el terapeuta. Madrid. Pirámide

Ibáñez, A. y Saiz, J. (2000). La ludopatía: una “nueva”
enfermedad. Barcelona. Masson.

Manual diagnóstico  y estadístico de los trastornos mentales DSM 5(Mayo 2013)

Publicidad
Publicidad